Annabelle Vuelve a Casa review


Tras muchas vicisitudes, por fin la muñeca Annabelle se encuentra atrapada en la habitación protegida del matrimonio Warren. Cuando estos salen en un viaje, dejan a su hija Judy al cuidado de la niñera Mary Ellen, pero la aparición en la casa de la mejor amiga de esta, Daniella, liberará la muñeca y con ella la mayoría de los objetos malditos que yacen en la casa.

Título original: Annabelle Comes Home

Año: 2019

País: Estados Unidos

Duración: 106 min.

Director: Gary Dauberman

Guion: Gary Dauberman

Fotografía: Michael Burgess

Música: Joseph Bishara

Reparto: Vera Farmiga, Patrick Wilson, McKenna Grace, Katie Sarife, Madison Iseman, Michael Cimino


El mejor spin off de The Conjuring hasta la fecha.

Desde que fuera creada la ya mítica The Conjuring, la muñeca Annabelle se ha convertido, por méritos propios debido a su inquietante presencia, en uno de los puntales del Universo Warren. El guionista Gary Dauberman fue el encargado de crear su historia y mitología propia en dos películas irregulares que, aunque daban apuntes, siempre se quedaban a mitad de camino. Ahora, auspiciado por el director James Wan, Dauberman no solo escribe este Annabelle Vuelve a Casa sino que salta detrás de la cámara.


Tras muchas vicisitudes, por fin la muñeca Annabelle se encuentra atrapada en la habitación protegida del matrimonio Warren. Cuando estos salen en un viaje, dejan a su hija Judy al cuidado de la niñera Mary Ellen, pero la aparición en la casa de la mejor amiga de esta, Daniella, liberará la muñeca y con ella la mayoría de los objetos malditos que yacen en la casa.

Vale, empecemos con una afirmación propia: Annabelle Vuelve a Casa no solo es la mejor película de la maldita muñeca hasta la fecha sino que podría considerarse la mejor continuación de la cinta original, incluso mirando a la cara a la más irregular The Conjuring 2. ¿A qué puede deberse esto? Lo primero es que todo intento de explicar la naturaleza de la muñeca se ha revelado inútil, por mucho que Dauberman quiera establecer el origen de Annabelle ni de lejos se acerca y, por ello, aquí deja de lado la mitología y se centra en lo que realmente gusta a los fans de este universo: la muñeca es el MAL, a secas, y de dónde venga ese mal es lo de menos ya que lo importante es el caos que produce a su alrededor.

No solo el guion de Dauberman, sin pies ni cabeza si uno busca explicaciones, funciona a la perfección sino que sabe utilizar lo que mejor funciona en estas películas: el carisma del matrimonio Warren, lugares oscuros, escasas localizaciones, sonidos premonitorios… E incluso se saca de la manga un personaje malvado, el Barquero, que no solo protagoniza una de las mejores secuencias de Annabelle Comes Home sino que- miedo me da - es carne de Spin Off. El manejo de la cámara de Gary Dauberman es funcional en principio, pero sigue tan de cerca el estilo James Wan que ofrece al espectador un espectáculo muy disfrutable que funciona como una montaña rusa con apenas descansos. Gran parte del elemento continuista lo encontramos en la fotografía de Michael Burgess, lo mejor de la cinta The Nun y al que próximamente veremos en The Conjuring 3, y en la música de Joseph Bishara, quien incomoda con sus notas.


No hablaremos aquí del tándem Warren formado por Vera Farmiga y Patrick Wilson, quienes protagonizan el primer tercio de Annabelle Vuelve a Casa en una mini historia que deja ganas de volver a encontrarles en pantalla, pero si destacaremos el reducido casting que se enfrentará a los sucesivos peligros generados por Annabelle: McKenna Grace como Judy Warren es un gran acierto de casting, lo mismo que la dulce – aunque más convencional a nivel fisico – Madison Iseman, y la tercera en discordia es Katie Sarife, cuya naturalidad frente a la cámara es sorprendente a pesar de llevar sobre sus hombros el personaje que más puede irritar al espectador.

El gran acierto de Annabelle Vuelve a Casa es apostar por una historia pequeña, casi anecdótica, con un ritmo endiablado, unos buenos efectos especiales y personajes carismáticos, todo bien envuelto para dar generar un producto menor que, sin embargo, resulta muy gratificante debido a sus múltiples aciertos. En resumen: una cinta que vuelve a dar fuerzas al universo The Conjuring.

Firma: Javier S. Donate.