Puppet Master: The Littlest Reich review


Edgar, un recién divorciado que trabaja en una tienda de cómics, regresa a casa de sus padres. En el armario de su hermano fallecido, encuentra una peculiar y extraña marioneta, para su sorpresa descubre que ésta tiene un gran valor comercial y que podrá realizar su venta en la convención para conmemorar el 30 aniversario de los atroces asesinatos de Toulon. Junto con su novia Ashley y Markowitz su excéntrico jefe se embarcan en un viaje a la convención con la esperanza de venderla a muy buen precio. A la llegada al hotel donde se realiza la convención, conocerán de primera mano los sucesos acaecidos hace 30 años, lo que prometía ser un fin de semana interesante y diferente se acaba transformando en una terrible pesadilla.

Título original: Puppet Master: The Littlest Reich

Año: 2018

Duración: 84 min.

País: Reino Unido

Director: Sonny Laguna, Tommy Wiklund

Guion: S. Craig Zahler

Música: Richard Band, Fabio Frizzi

Fotografía: Sonny Laguna, Tommy Wiklund

Reparto: Thomas Lennon, Jenny, Pellicer, Charlyne Yi, Michael Paré, Udo Kier, Nelson Franklin, Barbara Crampton, Matthias Hues, Tina Parker, Kennedy Summers, Betsy Holt


Un slasher gamberro, sangriento y muy políticamente incorrecto.

Reboot de la franquicia de las Marionetas Asesinas creada por el prolífico Charles Band (Trancers, The Creeps), la saga resurge con la excusa esta vez de la celebración de la Convención del 30 Aniversario de los asesinatos de Toulon que dieron lugar al nacimiento del mito. Donde no faltarán todos los ingredientes que han hecho la saga, una de las más prolíficas del cine, humor, gore, y sangre a raudales. Las marionetas han vuelto y esta vez vienen para quedarse durante mucho tiempo...

Edgar, un recién divorciado que trabaja en una tienda de cómics, regresa a casa de sus padres. En el armario de su hermano fallecido, encuentra una peculiar y extraña marioneta, para su sorpresa descubre que ésta tiene un gran valor comercial y que podrá realizar su venta en la convención para conmemorar el 30 aniversario de los atroces asesinatos de Toulon. Junto con su novia Ashley y Markowitz su excéntrico jefe se embarcan en un viaje a la convención con la esperanza de venderla a muy buen precio. A la llegada al hotel donde se realiza la convención, conocerán de primera mano los sucesos acaecidos hace 30 años, lo que prometía ser un fin de semana interesante y diferente se acaba transformando en una terrible pesadilla.


El resolutivo guion corre a cargo de S. Craig Zahler (Bone Tomahawk, Brawl in Cell Block 99) quien en este caso dotará de un perfil marcadamente nazi y xenófobo a las malignas marionetas lo cual creará situaciones de lo más políticamente incorrectas, y que escandalizarán al gran público.
En cuanto a la dirección, destacar el tándem Sonny Laguna y Tommy Wiklund quienes ya habían colaborado en Wither (Posesión Infernal) y Blood Runs Cold, que también son los encargados de la estupenda dirección fotográfica, y de quienes esperamos grandes cosas en el futuro. Salvando mucho las distancias, recuerda mucho a la dirección en los giallos italianos, los primeros planos en las muertes y lo gore de las mismas harían palidecer al mismísimo Argento.
La parte musical no se ha dejado al margen, con marcada personalidad corre a cargo de Richard Band y Fabio Frizzi. Richard Band, hermano del creador de la saga, y Fabio Frizzi es un colaborador habitual en las películas del gran Lucio Fulci. El vals de las marionetas encaja muy bien en la película porque conjuga a la perfección la ingenuidad de las mismas con la maldad de la que son capaces.

En el apartado interpretación, todo el reparto cumple con solvencia, todos habituales de series de televisión, Jennifer Pellicer (presente en numerosas series de televisión), Nelson Franklin (The Office, New Girl), Thomas Lennon (Santa Clarita Diet) y guionista de Noche en el Museo, destacar la aparición de dos de las leyendas del cine, Udo Kier (Suspiria, Iron Sky) quien interpreta al inefable Toulon y la incombustible Barbara Crampton, una de las musas del terror de los 80 quien interpreta a una peculiar policía (su aparición es un guiño a la primera película de la saga) y mencionar también a un genial Michael Paré (El Experimento Philadelphia) quien da vida a un especial detective.


Película muy políticamente incorrecta, llena de personajes y situaciones tópicas y estereotípicas, pero con un humor gamberro que convierte la película en un divertimento de la vieja escuela, sin más pretensión que hacernos pasar un buen (mal) rato, con efectos ochenteros, casi total ausencia de CGI lo cual es muy destacable para lo que estamos acostumbrados últimamente en las películas en general y de género en particular.

Así que preparad las palomitas, y dejaos llevar por esta locura en la que cada asesinato, es más creativo y más sangriento que el anterior y creedme, la imaginación no tiene límites.

Firma: Marta P.
@MartaPraOc