Ghost Stories review



Phillip Goodman es un escéptico profesor cuya manía consiste en desenmascarar historias de fantasmas. Se le ponen los ojos como platos al encontrar un archivo perdido con tres inexplicables casos.


Título original: Ghost Stories

Año: 2017

Duración: 98 min.

País: Reino Unido

Director: Jeremy Dyson, Andy Nyman

Guion: Jeremy Dyson, Andy Nyman

Música: Haim Frank Ilfman

Fotografía: Ole Bratt Birkeland.

Reparto: Andy Nyman, Martin Freeman, Paul Whitehouse, Alex Lawther, Paul Warren, Kobna Holdbrook-Smith.


Calidad y terror van de la mano.

Quien crea en los fantasmas parece que está de enhorabuena, y digo parece porque en esta cinta no se acaba de ver claro hacia que parte, entre la verdad o la mitología, se dirigen sus directores. En un principio, y haciendo honor a su título, todo indica que su fe ciega en esos entes nos llevará, a través de una oscura trama, a darnos de bruces con algo que la ciencia rechaza con claridad. Esta ambigüedad intuida la tenemos que valorar abiertamente. Para ello toman prestado otro concepto que ha llenado las pantallas con todo tipo de films. Me estoy refiriendo a la locura.


Nos encontramos entonces ante la dicotomía fantasmal-locura. Son dos términos que se retroalimentan y que uno sin el otro, cinematográficamente hablando, están condenados al fracaso. La pareja Jeremy Dyson y Andy Nyman logran una simbiosis, en mi opinión, perfecta. Se sirven de un inteligente y muy bien hilvanado guion, del cual también son autores, para llevarnos de la mano por un estrecho camino lleno de trampas, sustos y excelentes diálogos.

Conforme empieza el metraje mentalmente vamos fijando parecidos o referentes. Primeramente, las muchas veces llevadas a la pantalla películas de sketches. Nombrarlas todas nos llevaría mucho tiempo, pero a modo de ejemplo tenemos las sagas V/H/S y The ABCs of Death. Nombrar, por ser una de las precursoras, Historias Extraordinarias (Histoires extraordinairesFederico FelliniLouis Malle y Roger Vadim. 1968) en la cual adaptaban, cada uno con su estilo, tres relatos del maestro Edgar Allan Poe. La semejanza antes comentada salta por los aires conforme va avanzando la trama, si bien mantiene un poco de ese regusto de refrito.

Otro parecido razonable es con la excelente Black Mirror. A eso ayuda la aparición en pantalla de algunos de los actores participantes en la serie televisiva y una calidad visual que raya la perfección. Por eso tenemos que destacar el meritorio trabajo del encargado de la fotografía Ole Bratt Birkeland, su tono oscuro y nebuloso crea una atmósfera llena de angustia que llega a sobrecoger, ayudada por un gran diseño de producción a cargo de Grant Montgomery.

La historia está repleta de referencias al más allá. Algún que otro susto hará que saltemos de la butaca, aunque parece que eso está colocado para regocijo de los amantes de llevar artificiales válvulas cardíacas.

Phillip Goodman es un escéptico profesor cuya manía consiste en desenmascarar historias de fantasmas. Se le ponen los ojos como platos al encontrar un archivo perdido con tres inexplicables casos.


Al frente del reparto tenemos al codirector y coguionista Andy Nyman en un papel hecho a su medida. Seguimos con Martin Freeman, conocido por su papel de Bilbo Bolsón en la trilogía El Hobbit de Peter Jackson. Continuamos con Alex Lawther participante en uno de los capítulos de Black Mirror, concretamente Shut Up and Dance de James Watkins, director de Eden Lake. Para acabar destacar la participación de Paul Whitehouse, reputado guionista televisivo.

Una película que nos atrevemos a decir que será uno de los bombazos del año. Combina calidad, una historia sugerente y un gran final. Para apuntarla en vuestra repleta agenda cinematográfica.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan