Buscador

Translate

Medio Oficial

sábado, 7 de octubre de 2017

El Sacrificio de un Ciervo Sagrado review


Título original: The Killing of a Sacred Deer

Año: 2017

Duración: 121 min.

País: Reino Unido, Irlanda

Director: Yorgos Lanthimos

Guión: Yorgos Lanthimos, Efthymis Filippou

Música: Johnnie Burn

Fotografía: Thimios Bakatakis

Reparto: Nicole Kidman, Colin Farrell, Alicia Silverstone, Raffey Cassidy


Vuelve el terror más sutil.

Amigos y amigas que estáis artos del cine de terror actual, donde el reventar los tímpanos o donde las niñas de pelo largo campan a sus anchas en nuestras salas de cine. El director griego vuelve a acercarnos el terror más sutil, un terror atemporal y personalmente el más efectivo, que desgraciadamente se ha ido diluyendo con los años y la llegada de los nuevos consumidores de cine de género.


Steven es un grandioso cirujano que decide acercarse a un pequeño joven que perdió a su padre durante unas de sus intervenciones en quirófano. Cuando llega el momento de introducir al pequeño a su familia, Steven empezara a comprobar que algo raro sucede. Parece ser que no todo es lo que parece.

Yorgos Lanthimos ha ido forjando su merecida reputación a golpe de efecto, ha decidido dejar de hacer cine como actualmente hacen todos, y recorrer sus propios caminos. Ahora mismo ha creado una marca personal, como otros grandes, esto no significa que sea peor o mejor, pero he de reconocer su mérito al convertirse en un pequeño icono del terror menos convencional de la actualidad.

El guión escrito por el propio director junto a Efthymis Filippou, un dúo inseparable y que funciona a la perfección. No sé cómo deben ser las reuniones entre ambos genios, pero pagaría por poder asistir a una sesión de locuras de ambos. Cierto que la historia que propone The Killing of a Sacred Deer, las sutilezas, los personajes tan raritos que nos proponen, el ritmo, o la narrativa de la propia cinta no están pensadas para el grosor del público.

Muy atentos a una dupla indispensable para que esta película funcione, la música de Johnnie Burn junto a la fotografía de Thimios Bakatakis funciona a la perfección. Por momentos recuerdan bastante al resplandor de Stanley Kubrik, pero creo que esto más que un defecto o una copia, es una virtud o un homenaje.


Pasamos a las interpretaciones y pese a que en pantalla tenemos nombres tan grandes como Nicole Kidman o Colin Farrell, personalmente me quedo con Barry Keoghan, firma una actuación tan perturbadora que no va a dejar a nadie indiferente.

Si ya has visto con anterioridad el cine de Lanthimos, podrás imaginar por dónde van los tiros de su nueva cinta, ya que la estética es bastante similar. Estamos ante una gran película de terror que no gustara a todo el público, pero los que sean capaces de disfrutarla, posiblemente comprenderán que es una de las películas terror del año.

Firma: Omar Parra.
@Omar_FTW