Buscador

Translate

Medio Oficial

sábado, 15 de julio de 2017

Killing Ground review


Título original: Killing Ground

Año: 2016

Duración: 88 min.

País: Australia

Director: Damien Power

Guión: Damien Power

Música: Leah Curtis

Fotografía: Simon Chapan

Reparto: Harriet Dyer, Tiarnie Coupland, Aaron Pedersen, Stephen Hunter, Maya Stange, Ian Meadows


No te volverás a fiar de nadie.

La verdad que el terror proveniente de Australia llega pegando fuerte estos últimos años. Con Killing Ground me ha dejado un poco con el quiero y no puedo. No es que estemos ante una mala película, sino más bien es que tiene grandes elementos para que sea un producto realmente resultón, pero termina siendo una más del montón, eso sí, entretenida y con alguna escena de esas que dentro de una semana entrarán ganas de volver a ver.


Una pareja decide ir de acampada para pasar unos días alejados del ajetreo diario. Al llegar a la zona de acampada se dan cuenta que no están solos, pues otra familia acampa junto al lago donde deciden plantar su tienda. Pronto lo que iba a ser un idílico fin de semana en pareja se tornará en una verdadera pesadilla, donde tendrán que luchar por sus vidas con todas sus fuerzas.

Estamos ante el debut para el director Damien Power, que sabe cómo firmar un guión sencillo pero firme, y a la hora de dirigir nos lleva desde el thriller al terror sin golpes ni giros sin sentido que muchas veces campan por este tipo de films. Tal vez la peor parte de esta película esté en su sencillez, ya que no pude quitarme la sensación de haber visto ya todo lo que iba ocurriendo y parece que Power prefiere coger el camino recto de A hacia B sin intentar sorprender. Esto no es que sea malo, pero es que ya hemos visto muchas películas similares que nos ofrecen un plus en diferentes aspectos.

Estamos ante una cinta que sabe jugar con las emociones del espectador, y la impotencia predomina en todo el metraje, cosa que ayuda a empatizar algo con sus protagonistas, que por otra parte firman unas actuaciones bastante discretas.

Killing Ground es un survival horror entretenido, con alguna que otra escena para el recuerdo, pero no logra destacar en conjunto. Se convierte en un producto que los amantes del terror podrán disfrutar ya que su ritmo in crescendo ayuda a que el film nos pase en un suspiro, pero para disfrutar en su totalidad de esta cinta intentar evitar comparaciones, ya que la que hoy nos ocupa estas líneas saldrá mal parada.


Aunque como he dicho no es una cinta redonda, sí que la recomiendo para todos aquellos que busquen un poco de terror primigenio, rednecks, clichés, persecuciones por el bosque... Tiene un poco de todo y no lo hace mal. Por mi parte el director Damien Power tiene mi voto de confianza para sus futuros proyectos.

Firma: Omar Parra.
@Omar_FTW