Buscador

Translate

Medio Oficial

domingo, 17 de julio de 2016

Crónica Festival Nits de Cinema Oriental 2016 día 5


Sábado 16 de Julio

El fin de semana y recta final del festival da comienzo con Killa la película india que gano en Berlin el Oso de Cristal.

La película retrospectiva de hoy, se acerca más a nuestros días que sus antecesoras proyectadas durante lo largo de la semana, se trata del film japones de 1995 Gamera, El guardián del universo.

El plan para la tarde viene de la mano de una película india de algo más de dos horas de duración donde a pesar de ser de acción con coreografías cuenta además con música, bailes e infinidad de momentos videoclip, este metraje llamado Baaghi, intenta emular en sus minutos finales la película The Raid, pero de una manera mucho más light.

Seguimos la tarde y ya tocando a la noche con el género de acción la china Chongqing Hot Pot, que cuenta la historia de tres amigos que se ven involucrados en un atraco a un banco sin darse ni cuenta, una sucesión de acontecimientos fortuitos hace de esta una historia un tanto entrecruzada, aunque excesivamente larga.

Después de poder volver a disfrutar de trepidante thriller chino es momento de gozar con la noche más cañera de este festival. Pues si algo tenemos asegurado en la noche india es que La Bassa de los Hermanos va a ser una fiesta. 24 es la elegida para acompañarnos en la fría noche de Vic, pero para nuestra sorpresa y un tanto decepcionante pese a gozar de momentos muy sorprendentes que nos han hecho aplaudir como locos su guión y ritmo han dejado mucho que desear, pues sus casi 3 horas de duración nos han dolido un poco.

Esta sesión doble comienza por un splatter, colegialas, sierras mecánicas y locuras nos prometían, pero después de unos primeros 20 minutos de infarto el film empieza a ir cuesta abajo. Cuando nos temíamos lo peor llega la GRAN estrella de la noche para salvar a todos los asistentes. Subía a presentar Tetsudon, un conglomerado de cortos frikis y muy bizarros su creador, productor y actor Reji Hoshino que tras dar un speech legendario y dejarnos claras instrucciones de como disfrutar de cada corto logro que un público adormilado hiciera temblar entre gritos los cimientos de los cines Vigata.