Buscador

Translate

Medio Oficial

lunes, 9 de mayo de 2016

The Mind's Eye review


Título original: The Mind's Eye

Año: 2015

Duración: 87 min.

País: Estados Unidos

Director: Joe Begos

Guión: Joe Begos

Música: Steve Moore

Fotografía: Joe Begos

Reparto: Graham Skipper, Lauren Ashley Carter, John Speredakos, Larry Fessenden, Noah Segan, Matt Mercer, Michael A. LoCicero, Jeremy Gardner, Patrick M. Walsh, Brian Morvant, Josh Ethier, Susan T. Travers


Re-imaginando Scanners. Sangrienta oda a los 80.

Desde Estados Unidos nos llega una nueva oleada de cine de terror con sabor ochentero. Ya llevamos unos años pudiendo disfrutar de un cine independiente que nos transporta a esos añorados 80, donde todo era posible, donde los tópicos no importaban y donde el malo era el verdadero protagonista de la cinta. Por aquella época sonaban nombres como el de David Cronenberg, Wes Craven o Sean S. Cunningham. A día de hoy tenemos Ti West, Adam Wingard o el que ahora nos ocupa Joe Begos. Directores de esta nueva oleada de cine de terror que se mueve entre la nostalgia y el moderneo y que tantos adeptos están ganando.

Zack tiene poderes mentales, pero lejos que buscar la fama o la gloria con sus poderes, lo único que quiere es vivir en paz, bajo el anonimato total. Pero el Dr. Slovak tiene planes totalmente distintos. Bajo su clínica que supuestamente ayuda a controlar a personas con poderes telequinéticos esconde una verdad mucho más oscura. Si Zack quiere vivir tranquilo deberá enfrentarse al malvado doctor y a todos sus secuaces.

Dos años más tarde de su debut en el largometraje, el director Joe Begos nos trae su segundo trabajo frente a la dirección. The Mind's Eye sigue el camino marcado en Casi Humanos, pues sus señas de identidad es un terror totalmente anclado en los 80, llenos de efectos prácticos, presupuesto más bien reducido y un elenco de actores bastante desconocido, o más bien conocidos dentro del circuito de terror independiente.

El guión del mismo Begos, básicamente es casi en su totalidad una revisión de la mítica Scanners, aunque esta nueva versión tiene más bien poco de la crítica social que en el film del 81. En lugar de crítica social lo que tenemos es una explosión final cargada de violencia y gore por doquier que harán las delicias del público más amante de la vertiente gore y festivalera.

En cuanto al reparto recupera a uno de sus actores de su film debut, en este caso Graham Skipper, que en esta ocasión ejerce de protagonista y cumple con creces, partiendo que estamos en un film donde tenemos que creernos que con las caras de estreñimiento están ejerciendo un poder metafísico, pues ole por el señor Skipper porque yo me lo creo.

Creo que esta película no pretende usurpar lo que en su día significó la mítica cinta de Cronenberg, sino homenajearla y a su vez llevarla al propio terreno del director con una formula algo así como: 60% serie B, 20% nostalgia y un 20% de festivaleo total. Así pues si puedes evitar las comparativas obvias entre ambos films posiblemente acabes por disfrutar bastante de la nueva cinta de Joe Begos, que a opinión personal supera su opera prima en todos los aspectos.

Firma: Omar Parra.
@Omar_FTW