Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 11 de septiembre de 2015

La Visita review


Título original: The Visit

Año: 2015

Duración: 94 min.

País: Estados Unidos

Director: M. Night Shyamalan

Guión: M. Night Shyamalan

Fotografía: Maryse Alberti

Reparto: Olivia DeJonge, Ed Oxenbould, Deanna Dunagan, Kathryn Hahn, Michelle Rose Domb, Peter McRobbie, Benjamin Kanes, Erica Lynne Arden, Celia Keenan-Bolger, Dave Jia, Shelby Lackman, John Buscemi


Shyamalan en el camino correcto.

M. Night Shyamalan, ese hombre. No se puede decir que haya tenido una carrera demasiado típica. No es fácil empezar con tus mejores trabajos (obviamos sus anteriores trabajos por poco importantes), El sexto sentido y, para mí su mejor película, El protegido. Todo el mundo vio en él la punta de lanza de una hornada de jóvenes directores destinados a los próximos grandes blockbusters de Hollywood. Entonces salió Señales, y más o menos la euforia se mantuvo aunque fuera un trabajo más flojo. Llegó El bosque, trabajo que personalmente considero infecto, una grandiosa decepción y las expectativas hacia él bajaron. Aparecieron La joven del agua y El incidente. He encontrado algún fan de la primera pero creo que a NADIE le gustó la segunda. Se atrevió a hacer la versión en imagen real de la genial serie Avatar, la leyenda de Aang en Airbender, el último guerrero y de ahí salió un desastre. La gota que colmo el vaso fue la horrible After Earth en la que ya ni siquiera, aparecía su nombre en los carteles promocionales. ¿Cómo puede ser una bajada a los infiernos tan acentuada?¿Estaba sobrevalorado? Aquí llega La Visita como una vuelta a los orígenes del director, una de sus mejores películas, aunque dicho sea de paso, más por deméritos del resto.

Los hermanos Becca y Taylor van a conocer a sus abuelos y a pasar unos días con ellos. Lo que por el día parecen encantadores ancianos por la noche se vuelve algo mucho más extraño y agresivo.

La Visita cuenta dos historias, la primera la más obvia, la estancia de los nietos en casa de sus abuelos y, la segunda, mucho más comedida y sutil que cuenta el proceso de aceptación de los dos niños ante el abandono de su padre, años atrás. Y es que los dos actores están muy bien, Olivia DeJonge y Ed Oxenbould, pese a su juventud cumplen con creces. En el caso del chico ya me santiguaba, pues al principio me pareció totalmente odioso, y no, luego consigue caer simpático y lleva toda la carga cómica de la película, que es bastante más recurrente de lo que parece en un principio. Película rodada en found footage, con la escusa de la grabación de un documental por parte de la chica. Al principio no veía necesario este método pero una vez vista reconozco que le queda muy bien, está bien planteado, se aprovecha la idea y, aunque parezca mentira, no marea.

Deanna Dunagan (un sinfín de apariciones en televisión) y Peter McRobbie (Puro vicio, 16 calles) interpretan a los abuelos. McRobbie está correcto hasta el último cuarto que se vuelve algo histriónico. En cambio Dunagan esta genial, ya no solo la actriz con esas miradas que congelan si no que el personaje es de lo más raro que he visto en una película de un tiempo a esta parte. El personaje de la madre, interpretado por Kathryn Hahn me pareció horrible, por todo lo estereotipo que es. En cuanto a Shyamalan se le nota más mimo que en otros proyectos pasados. Sigue teniendo esos tics que se repiten, como envolverlo todo en un halo de ambiente de cuento, aunque esta muy acertado con los planos y no se atreve a repetir juegos con las cámaras que no gustan a nadie. En cuanto a la resolución de la trama, la gran sorpresa que explica todo, es bastante floja y no demasiado rompedora. Creo que llega un poco pronto, quedando bastantes minutos en los que la película pierde ese algo que la hace especial. Debería continuar con estas películas pequeñas haciendo lo que mejor sabe hacer y no tener tanta prisa por romper los esquemas del star system

Divertida película con poco de terror pero mucha tensión y momentos “Wtf?”. Con mucho más humor de lo que parecía a priori y casi todo bastante acertado.

Firma: Oriol Hernández.