Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 25 de febrero de 2015

La Mujer de Negro: El Ángel de la Muerte review


Título original: The Woman in Black 2: Angel Of Death

Año: 2015

Duración: 98 min.

País: Reino Unido

Director: Tom Harper

Guión: Jon Croker, Susan Hill (Novela)

Música: Marco Beltrami, Brandon Roberts

Fotografía: George Steel

Reparto: Helen McCrory, Jeremy Irvine, Phoebe Fox, Oaklee Pendergast, Adrian Rawlins, Ned Dennehy, Faith Elizabeth, Jorge Leon Martinez, Leanne Best


Otros personajes, otra época, misma historia.

Hace unos pocos años apareció la adaptación de la novela de terror de Susan Hill, La Mujer de Negro cosechando un importante éxito. Sus principales bazas eran una cuidada producción y la presencia del ex Harry Potter, Daniel Radcliffe. Ahora nos llega una segunda parte completamente independiente de la obra original con un elenco completamente nuevo y el objetivo, que no consiguen, de mostrar algo nuevo.

Es 1941 en Londres, ciudad asediada por la guerra. Dos maestras llevan a ocho niños a la vieja mansión abandonada de Eel Marsh para escapar de los bombardeos. Pronto descubrirán que en ese lugar ya habitaba algo más.

La película nos sitúa casi sesenta años después de la primera parte en los que se aprecian varios cambios geográficos y estéticos. Para empezar el pueblo que había cerca está completamente abandonado, y la mansión que ya estaba bastante cascada en la primera parte en esta está prácticamente en ruinas. La estética varía bastante de la anterior, rebaja (que no elimina) el aire “gótico” para darle un toque más militarizado de una manera bastante sutil. Colores fríos en paredes y muebles y más escenas de terror diurnas, inexistentes en la primera parte.

Está por debajo en líneas generales que la anterior, en esta el ritmo es algo lento llegando a casi aburrir en algunos pasajes pero gana en variedad o “inspiración” en algunas escenas de ataque fantasmal, aunque son algo cortas y un poco menos intensas que en la anterior. Sin querer destripar nada de la película hay muy pocas muertes y las que hay tienen poco de espectacular, como sí las habían en la primera parte. A parte de la enorme incoherencia en la trama principal que es llevar a un grupo de niños en una mansión encantada que se sabe que ellos son los máximos perjudicados de su maldición. Se entiende que ya no queda nadie en el pueblo para prevenirles pero seguro que tendría que haber alguien que les advirtiera de que allí ha muerto gente.

Protagoniza la desconocida Phoebe Fox (War Book), interpreta a una joven maestra que guarda un secreto. Es una mujer que, sin rodeos, los tiene bien puestos. Empatiza con los niños a su cargo, una mujer que va construyendo muros dentro de ella para aguantar la situación que le ha tocado vivir. Pero pincha un poco cuando es rescatada, repetidas veces, por el atractivo joven. Jeremy Irvine (War Horse, A Night in Old Mexico) es un piloto destinado en una base cercana que conecta rápidamente con la maestra. Al principio da la sensación de ser un personaje fallido pero a lo largo de la película va remontando y acaba siendo bastante interesante. Prometedor actor.

Correcta película de terror con ritmo algo irregular, inferior a la primera parte pero con unos mínimos de calidad aceptables. Algo de abuso con los golpes de sonido para asustar que echan por tierra todo el efecto psicológico de la escena. Muy meritorio el hecho de que aún con tantos niños en la película no se hagan (demasiado) odiosos.

Firma: Oriol Hernández.