Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 19 de febrero de 2016

A Girl Walks Home Alone at Night review


Título original: A Girl Walks Home Alone at Night

Año: 2014

Duración: 100 min.

País: Irán

Director: Ana Lily Amirpour

Guión: Ana Lily Amirpour

Fotografía: Lyle Vincent

Reparto: Sheila Vand, Arash Marandi, Dominic Rains, Marshall Manesh, Mozhan Marnó, Milad Eghbali


Los vampiros llenan las fosas comunes.

El cine de origen iraní siempre ha despertado en mí una gran curiosidad, no exenta de admiración. Su simplicidad lo hace entrañable. A los que ya tenemos una cierta edad, nos recuerda épocas pasadas. Tan lejos, tan cerca como diría aquel. No obstante cuando visionamos A Girl Walks Home Alone at Night, nos llevamos algunas agradables sorpresas.

Para empezar su aire de videoclip, no por lo moderno del vestuario, que no, ni por lo último musicalmente hablando, que tampoco. Cada toma, sin omitir ninguna, está diseñada de manera perfecta. Los ángulos de la cámara, la posición de los personajes, los picados, segundos planos borrosos, etc., míralo como quieras, no tiene desperdicio y te quedas con la boca abierta con el preciosismo conseguido. Da igual que la escena sea escabrosa o incluso nauseabunda, está diseñada hasta el último detalle como los versos de un poema.

Otra cosa a destacar es el aire a Nouvelle Vague que destila. Los diálogos y sobretodo los silencios son mucho de esa manera de hacer cine, aunque ahora ya nos parezca la prehistoria. Lo curioso es mezclar una historia de terror con ese estilo. Queda un producto muy curioso y, hacedme caso, rompedor.

Bad City es una extraña ciudad de Irán donde cualquier cosa puede suceder. Vagando por sus calles encontramos toda serie de personajes de aire marginal. Entre ellos una vampiro que busca sangre para subsistir. En una de sus excursiones conoce a Arash, un joven perdido en ese mundo hostil. Contra todo pronóstico surge el amor, aunque no todo será color de rosa.

Fantástico film obra de Ana Lily Amirpour, realizadora de origen iraní pero cuya carrera se ha desarrollado mayormente en Estados Unidos, que aquí deja el sello de su fuerte personalidad, atreviéndose con esa extraña mezcla de géneros que hemos comentado antes, siendo el fuerte de la cinta, en mi opinión, el maravilloso dibujo de unos personajes al borde del abismo. Usa un inteligente blanco y negro, obra de Lyle Vincent, para dejarnos como quien no quiere la cosa, una visión de su país que a los habitantes del mundo occidental nos cuesta entender. Para conseguir esto no duda en utilizar todas las posibilidades que el cine ofrece, destacando un perfecto diseño de la producción.

Las interpretaciones son muy remarcables, y aquí tendría que nombrar a todos los protagonistas, cosa que no haré para no cansaros. Solo permitirme que nombre a Sheila Vand en su papel de chica, al padre de Arash, Marshal Manesh y a la prostituta Atti interpretada por Mozhan Marnó. Realmente fantásticos.

Para finalizar sólo me queda recomendarla encarecidamente. A los que les guste el cine de ese país y a los que, ignorándolo quieran ver un producto perfectamente manufacturado y que destila calidad por los cuatro costados. Creo que no tendréis muchas oportunidades de verla. Aprovechad las pocas que tendréis.

Firma: Josep M. Luzán.