Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 20 de junio de 2014

Rabies (Rabia Asesina) review


Título original: Rabies

Año: 2010

Duración: 90 min.

País: Israel

Director: Aharon Keshales, Navot Papushado

Guión: Aharon Keshales, Navot Papushado

Música: Haim Frank Ilfman

Fotografía: Guy Raz

Reparto: Lior Ashkenazi, Danny Geva, Ania Bukstein, Yael Grobglas, Henry David, Ran Danker, Liat Harlev, Menashe Noy, Ofer Shechter


Espectacular debut. El mejor terror israelí.

Por norma general los inicios siempre son difíciles, un debut y más si es compartido suele ser complicado. Este NO es el caso, la pareja de directores (además de guionistas) Aharon Keshales y Navot Papushado, me han dejado gratamente sorprendido. El nivel de dirección, el guión, las interpretaciones, todo en Rabies roza la perfección.

La hora y media escasa de duración de la cinta es realmente frenética, la presentación de personajes es la justa, y no da tiempo a bostezar. De hecho todo lo contrario, el ritmo con el que está impreso el film es demencial. Sinceramente vi esta película después de ver su última película, la premiada Big Bad Wolves y me encuentro con esta pequeña joya en su debut.

Un grupo de amigos toman la dirección contraria y acaban perdidos en mitad de la nada, pero este es solo el principio de sus problemas. Cuando sin querer atropellan a una persona que estaba pidiendo ayuda, todo empezará a desmoronarse, una serie de catastróficas coincidencias acaban de empezar.

Los directores israelís Aharon y Navot se presentan como una pareja con unas ideas claras y dan señales que antes de llegar a Rabies han visto mucho cine del gran Quentin Tarantino, ya que inevitablemente el ritmo y el "cómo" de lo que va sucediendo recuerda mucho al de los primeros trabajos del genio.

Las interpretaciones en coral forman una perfecta unión, nadie sobresale y nadie se queda atrás. Así es como debe funcionar un film de este tipo, si alguien resalta por encima del resto todo esto no tendría sentido. Sin duda esto es un trabajo totalmente coral y así se demuestra minuto a minuto, no hay protagonistas, ellos son el TODO.

Como nota negativa, alguno de las historias entrelazadas esta poco desarrollada, por ejemplo la del asesino creo que podría haber dado mucho más juego, aun así me lo he pasado en grande, algún momento previsible y otros no tanto.

Sin duda alguna Rabies se ha convertido en una de las mayores sorpresas que he visto en mucho tiempo. Su humor negro, su mala leche, lo imprevisible que llega a ser en algunos momentos, como fan del cine del Sr. Tarantino, y como dije antes, en esta cinta no faltan referencias a este genio, me considero fan absoluto de este gran film israelita. Si tenéis la oportunidad de verlo, no lo dudéis ni por un segundo.

Cuando las cosas pueden ir mal... acabaran peor.

Firma: Omar Parra.