Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 22 de octubre de 2013

Audition review


Título original: Ôdishon

Año: 1999

Duración: 115 min.

País: Japón

Director: Takashi Miike

Guión: Daisuke Tengan

Música: Kôji Endô

Fotografía: Hideo Yamamoto

Reparto: Ryo Ishibashi, Eihi Shiina, Tetsu Sawaki, Jun Kunimura, Renji Ishibashi, Miyuki Matsuda, Toshie Negishi, Ren Ohsugi, Shigeru Saiki, Ken Mitsuishi, Fumiyo Kohinata


Un antes y un después en el cine de terror.

No os vamos a mentir si os decimos que nos hallamos ante unos de los mejores y sorprendentes finales de la historia del cine de terror. Todo el film está concebido para esa brutal conclusión. Solo alguien como Takashi Miike nos podría ofrecer dos películas en una. Una primera parte más cercana a una historia de amor y alejada de lo que habitualmente esperamos de este genio, y una segunda parte donde desata todo su arsenal de truculencia. No estamos ante la vuelta de tuerca tradicional, si no que al final de la escalera siempre hay algo, en este caso muy escabroso.

Audition es un punto de inflexión en la carrera de Miike, ya que fue su lanzadera definitiva en el plano internacional. Supuso para muchos espectadores un descubrimiento que marcaría un antes y un después en el cine más extremo japonés. Su brutalidad hizo que fuera censurada en varios países aunque más tarde acabarían cediendo ante una película de unos de los grandes genios cinematográficos de la historia, convirtiéndose en un film de culto dentro de su extensísima filmografía.

Sus protagonistas masculinos Ryo Ishibashi y Jun Kunimura son habituales en sus cintas, en cambio Eihi Shiina es un descubrimiento del director, ya que anteriormente solo había actuado en una obra dramática y por tanto muy alejada de los planteamientos de Miike, en este cambio de registro lo borda, y crea un personaje aterrador a la vez que único y original.

Vamos a hablar ahora del ritmo, el cual va in crescendo sin pausa hasta ese final que hemos comentado antes. El cambio de registro se produce casi sin darte cuenta, aunque el director va dejando pequeñas pistas.

Shigeharu es un cuarentón que enviudó hace 7 años. Hablando con su hijo adolescente decide dar el paso y rehacer su vida con una nueva pareja. Su amigo Yasuhisa le propone la solución definitiva que no es otra que hacer una audición para una película ficticia examinando a 30 candidatas. La elegida, en apariencia la mujer perfecta para el protagonista en contra de la opinión de su amigo, acabará siendo su perdición.

Miike nos vuelve a entusiasmar con una dirección estudiada al milímetro y que sorprende por su audacia. No tiene miramientos a la hora de explicarnos cualquier tipo de historia, y esto lo convierte en alguien único. Su capacidad de usar todo tipo recursos es sorprendente, juega con la curiosidad del espectador como quiere, usando flashbacks y mezclando sabiamente la realidad con los sueños. El guión de Daisuke Tengan basado en una novela de Ryu Murakami, es una lección de cómo explicar una historia que a simple vista no ofrece nada especial, pero que se torna en algo sublime. La fotografía es la habitual del director, vuelve a ser obra de Hideo Yamamoto y siempre consigue darle ese toque tan Miike. Parece grabado de manera amateur pero esconde unos planos realmente inquietantes. Da un poco la impresión de no estar muy bien acabada, pero eso hace que el argumento sea sumamente creíble, sin excesos, lo justo y necesario, y eso a la vez ayuda aun más a que su final sea apoteósico.

Estamos ante una de las obras cumbres del cine asiático en general, y en el de cine de género en particular. Una arriesgadísima apuesta que se convierte en una lección de buen hacer, y pese a sus carencias técnicas, consigue atraernos hacia el especialísimo mundo cinematográfico del director japonés, Audition es una película de obligatoria visión para todos los amantes del cine de terror, y nos atrevemos a decir para los amantes del cine en general. Antes de terminar solo una advertencia a los aprensivos, kirikirikirikiri...

Firma: Korean Bros.