Buscador

Translate

Medio Oficial

lunes, 8 de julio de 2013

Fuga review


Título original: Fuga

Año: 2012

Duración: 15 min.

País: España

Director: Juan Antonio Espigares

Guión: Juan Antonio Espigares

Música: Arturo Díez Boscovich

Fotografía: Animación

Reparto: Animación


El más dulce y delicado terror.

Premiada en multitud de festivales, y con un amplio recorrido pese al poco tiempo transcurrido desde su estreno, Fuga nos lleva a un mundo donde precisamente lo visual adquiere tintes secundarios. No os asustéis, la originalidad de la animación será del gusto de los paladares más exigentes, pero, en mi opinión, lo más acertado de esta obra es la perfecta combinación entre sonido e imagen. Arturo Díez Boscovich , compone una banda sonora espectacular que mete al espectador dentro de la historia. Como veis tenemos de todo, sublimes imágenes, fantástica música y, casi me olvido de comentarlo, poesía en estado puro, ¿Quién puede dar más?

Como tenue trasfondo del film vagan los celos. En este caso celos profesionales, que no sé si serán mejores o peores, pero mucho me temo que pueden llegar también al paroxismo y a la realización de actos, digamos que perversos, que sin esa motivación nunca se nos ocurriría hacer.

Sara llega con su violín al conservatorio de Santa Cecilia, donde descubrirá, entre tenues y distorsionadas imágenes, que la realidad puede llegar a ser muy cruel.

Juan Antonio Espigares se encarga de dirigir todo esto y con un guión magnífico, del cual es autor, nos transporta a una sucesión de bellísimas imágenes jugando al mismo tiempo con la distorsión, en una magnifica gama cromática que hará las delicias del espectador. De la música ya hemos hablado antes, solo remarcar lo interesante que resulta contraponer el término musical fuga, que podemos definir brevemente como la reiteración del tema principal por cada una de las voces, con la historia. Arturo Díez Boscovich , cuya devoción por el cine se hace patente en cada uno de sus trabajos, se adentra en este cortometraje hasta lo más profundo, y lo mejor de todo es que nos arrastra con él.

Para acabar, mencionar que estamos ante una obra mayor, sin que en este caso tenga mucha importancia la duración. A los amantes de la animación les encantará por su calidad y originalidad. A los que no les guste tanto y prefieran el cine clásico, de toda la vida, les haría una apuesta, de aquí un tiempo me gustaría preguntarles por esta obra, estoy seguro que un tanto por ciento elevado no se acordará si era de animación o no.

Firma: Josep M. Luzán.