Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 22 de febrero de 2013

Killer Joe review


Título original: Killer Joe

Año: 2011

Duración: 103 min.

País: Estados Unidos

Director: William Friedkin

Guión: Tracy Letts

Música: C.C. Adcock

Fotografía: Caleb Deschanel

Reparto: Matthew McConaughey, Emile Hirsch, Thomas Haden Church, Gina Gershon, Juno Temple


Oscura y cínica de principio a fin.

Si habéis pensado alguna vez en solicitar los servicios de un asesino profesional, aseguraos de que éste pueda recibir sus honorarios con puntualidad. Esta sería la recomendación si no queréis encontraros en la difícil situación presentada en este thriller con tintes de comedia negra. El director de obras tan relevantes como El Exorcista (1973) o de The French Connection (1971), vuelve por sus fueros recobrando la fuerza de antaño. El señor Friedkin, a sus 76 años, sigue vigoroso como siempre y nos regala un baño de sangre al estilo de Pulp Fiction o Fargo, y muestra su lado más canalla para contar la historia de una familia un tanto surrealista. Este insolente relato, transpira violencia e ironía por todo su ser.

Moraleja incluida, la premisa mil veces contada de urdir un asesinato por dinero, se le añade aquí otra vuelta de tuerca al narrar las peripecias de una entrañable familia de perdedores profesionales, que consiguen despertar la sensibilidad del público. Todo esto sin un buen guión se quedaría en nada y para eso se eligió al experimentado guionista Tracy Letts. El argumento no deja nada al azar y crea una trama frenética y pausada, malsana y esperanzadora, de las que atrapan desde el primer momento. Con un ritmo de montaje a veces lento, a veces vertiginoso, William Friedkin nos arrastra en un torbellino de sentimientos cada vez más opuestos. Hasta llegar al estruendoso final y estallar con fuerza en la cara del espectador.

Por otra parte, el trabajo de Mathew McConaughey es notable, consigue llegar a unos registros hasta ahora desconocidos en él. Ha penetrado en lo más sombrío del alma para poder tocar el cielo con las manos. Si bien, con un papel tan agradecido como el de Joe Cooper todo resulta mucho más sencillo. Además, el brillante trabajo de casting queda reflejado en el resto del elenco. Thomas Haden Church (Ansel), Gina Gerson (Sharla) y Juno Temple (Dottie), realizan destacadas interpretaciones. Algo cargadas de estereotipos, pero de vital importancia para entender los contradictorios comportamientos de los personajes.

Un traficante de poca monta acuciado por las deudas, convence al haragán de su padre para contratar a un policía, que hace horas extra como asesino por encargo, llamado Killer Joe. Con el poco loable propósito de eliminar a su madre y así poder cobrar la póliza del seguro de vida. Poco a poco, las cosas se complicarán y nada saldrá como ellos habían planeado.

Excelente e incatalogable película, orientada para mantener la concurrencia aferrada a la pantalla durante la mayor parte de la proyección y que, con toda probabilidad, no recibirá ningún premio importante (demasiada violencia). Pero el reconocimiento de prensa y público ya lo ha conseguido.

Firma: Sergio Bosch.