Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 6 de noviembre de 2012

Zombibi review


Título original: Zombibi

Año: 2012

Duración: 90 min.

País: Holanda

Director: Martijn Smits, Erwin van den Eshof

Guión: Tijs van Marle

Música: Matthijs Kieboom, Martijn Schimmer

Fotografía: Joost van Herwijnen

Reparto: Yahya Gaier, Mimoun Ouled Radi, Sergio Hasselbaink, Gigi Ravelli


Gamberra y bizarra. La zombie-comedia más irreverente de los últimos años.

La interesante propuesta holandesa de zombies ha llegado con fuerza, dispuesta a abrirse un hueco en el panorama del cine de género actual. Al exitoso estilo de Shaun of the Dead, Zombibi logra arrancar sonoras carcajadas, a base de encadenar hilarantes situaciones de lo más inverosímiles. La pareja de directores Erwin van den Eshof y Martijn Smit, tenían claro este objetivo desde el primer momento y eso se evidencia en el resultado final, hora y media de diversión desenfrenada.

Con el propósito de entretener a la concurrencia, el guión escrito por Thijs van Marle demuestra estar elaborado con singularidad y frescura. Y manifiesta seguir la premisa de Zombies Party, película dirigida por Edgar Wright y denominada con todo merecimiento obra de culto. Los innumerables gags de humor cruento, cada cual más salvaje que el anterior, hacen de Zombibi una producción de referencia. Además, los personajes rozan el surrealismo en todos los casos, son extravagantes a la par que entrañables y siempre toman la peor decisión posible. Motivo por el que a menudo, se encuentran en condiciones de alto riesgo para su integridad mental y física.

Rodada en su totalidad en la cosmopolita ciudad de Amsterdam, son de gran vistosidad los escenarios de absoluta destrucción que se muestran en pantalla. A pesar de no contar con un presupuesto millonario, el resultado obtenido no difiere demasiado de lo que veríamos en una gran superproducción. Otra cosa son los efectos de maquillaje de las criaturas, que no pasan de la simple corrección y generan más risa que cualquier otra reacción. También, al contar con el fluido vital del color de la esperanza (verde), queda patente que aterrorizar no es la pretensión del film.

Tras pasar la noche en el calabozo de la comisaria a causa de un pintoresco altercado, Aziz y Mo despiertan y descubren que todo a su alrededor parece destruido. El fin de los tiempos ha llegado, el desgobierno y la anarquía lo invaden todo. Sin demasiadas dificultades consiguen salir a la calle y su perplejidad es mayúscula, cuando descubren que la gente se abalanza sobre ellos con propósitos de gourmet. Es de vital importancia conseguir cualquier objeto que sirva para defenderse de la putrefacta horda, que amenaza con degustarlos vivos. Aziz tratará por todos los medios encontrar y rescatar a su chica, atrapada en la emisora de televisión en la cual trabaja.

Competente película de elevada calidad, que sin atesorar grandes alardes técnicos, consigue regalar un buen rato de esparcimiento y distracción. No obstante, se echa en falta una mayor profundidad a nivel argumental. Muy recomendable para todo espectador que disfrute con el cine de zombies.

Firma: Sergio Bosch.