Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 27 de noviembre de 2012

The Devil’s Carnival review


Título original: The Devil’s Carnival

Año: 2012

Duración: 55 min.

País: Estados Unidos

Director: Darren Lynn Bousman

Guión: Darren Lynn Bousman, Terrence Zdunich

Música: Saar Hendelman, Terrance Zdunich

Fotografía: Joseph White

Reparto: Bill Moseley, Briana Evigan, Emilie Autumn, Ivan Moody, J. Larose, Alexa Vega, Ogre, Paul Sorvino, Marc Senter, Sean Patrick Flanery


¡Quizás el infierno no sea tan malo!

¿Cuáles son los parámetros para definir lo que nos gusta y lo que no?, a veces reconocer un buen trabajo, dejando de lado nuestros complejos no es lo común. Y más aun experimentar y conocer nuevas cosas. Esta pequeña reflexión viene a cuento por la película en cuestión y otras tantas, los musicales no es algo que me motive personalmente, y quizás de ahí venga este cuestionamiento.

Leyendo lo anterior podría malinterpretarse, pero en este caso me refiero a algo desconocido, me parece una propuesta curiosa y hasta arriesgada, dentro de determinadas categorías uno espera ciertas cosas y estas no siempre son como esperamos o queramos.

Pero centrémonos en lo que nos interesa, nuevamente me encuentro frente a una nueva incursión en el género musical del director Darren Lynn Bousman, su anterior trabajo fue Repo! The Genetic Opera. Me parece una propuesta interesante, partiendo de que es un musical y no es un género que me interese, pero su carácter teatral, festivo y barroco han acabado por llamar mi atención, a pesar de que estemos con el mismo demonio, no olvidemos que es su propio carnaval. No existe ningún villano, una historia bien contada en la cual los personajes acompañados por la música de Saar Hendelman y Terrance Zdunich, comienzan una especie de viaje onírico en el cual se enfrentan a sus propios demonios internos.

La evolución de los mismos personajes nos llevan a un guión estructurado, ya que podría haberse caído en muchos temas comunes o clichés, no olvidemos que esta el “demonio” en medio y además en un “circo”. Hubiese sido fácil llevarlo hasta lo grotesco y ridiculizarlo, pero no pecan de ello, tampoco emiten juicio y se dedican a contarnos una historia y no a dogmatizar.

En cuanto al trabajo de escenografía y la iluminación fantástico, que transcurra casi toda la historia en un mismo lugar no es común y no por ello me refiero a su carácter teatral. Y las caracterizaciones de algunos personajes parecían sacados de obras del Bosco y Lautrec.

Así que ha sido una grata sorpresa enfrentarme a un musical que abra mi apetito a otros nuevos, habrá que continuar los trabajos Darren Lynn Bousman de y su compañero el Terrence Zdunich y ver con que nuevos proyectos nos sorprenden, ya sea juntos o por separado.

Firma: Pablo Bravo.