Buscador

Translate

Medio Oficial

domingo, 14 de octubre de 2012

Osombie review


Título original: Osombie

Año: 2012

Duración: 90 min.

País: Estados Unidos

Director: John Lyde

Guión: Kurt Hale

Música: Jimmy Schafer

Fotografía: Airk Thaughbaer

Reparto: Corey Sevier, Eve Mauro, Jasen Wade, Danielle Chuchran, Matthew Reese, Holly Lynch, Andrew Hook


Grandes expectativas primero, mayores desilusiones después.

Osama Bin Laden convertido en zombie, y protagonista en una película de muertos vivientes. ¿Puede haber algo más prometedor? Parece mentira que mediante una idea, a priori tan original, el resultado final sea tan insulso. Todo está premeditado para que los soldaditos americanos se luzcan como a ellos les gusta y el resto del mundo veamos maravillados, como exterminan a las hordas talibanes con total impunidad. Eso sí, debidamente zombificados para evitar herir algunas sensibilidades. Es posible pensar que los responsables del film podrían ser el objetivo de futuras venganzas yihadistas, pero después de verla no creo que ni se molesten en hacerlo. Pero dejemos de lado los mensajes subliminales de mayor o menor moralidad y vayamos al apartado técnico de la producción.

Rodada en los vastos parajes naturales de Utah, el magnífico desierto americano sirve de gran ayuda para recrear las montañas del norte de Afganistán. Es bastante más asequible y tal como está la situación por oriente medio, mucho más tranquilo. El debutante director Jonh Lyde, es el encargado de llevar a cabo el proyecto y no queda muy claro si quería hacer una película o un videojuego titulado “dispara en la cabeza al zombie”. Por momentos, parece como si algún mandamás del Pentágono susurrase al oído del director lo que tiene que ir sucediendo, para que el glorioso ejército norteamericano quede siempre, estupendo de la muerte.

Pero no todo iba a ser malo, la fotografía sí está llevada a cabo con oficio. Suntuosos atardeceres, evocadoras imágenes naturales y paisajes de gran belleza, aportan su granito de arena para mejorar la producción. También la labor de maquillaje es digna de reseñar, la caracterización de la mayor parte de zombies está por encima de la media en este tipo de género. Además, ver a los muertos ataviados con sus respectivos turbantes, representa una novedad en sí misma. Respecto a los efectos digitales sólo decir que son lamentables. El uso, o abuso, de la computadora se nota tanto que termina por causar ataques de risa. Explosiones de pega, balas de gran calibre que no rompen nada y helicópteros que pasan volando a pocos metros del suelo, sin mover ni una brizna de hierba. Parece mentira que una producción made in Hollywood, tenga un perfil tan bajo en este apartado.

Vamos con los actores, Corey Sevier cuenta con una prolífica carrera en producciones de terror como Metamorphosis (2007) o El Futuro Perdido (2010). El chico representa al soldado guaperas del pelotón y su tarea más relevante consiste en quitarse la camiseta cada dos por tres, para enseñarnos el torso desnudo. Otra cara conocida es la de Eve Mauro, ha trabajado en Zombies Vs. Strippers (2012) o El Mundo de los Perdidos (2010), entre otras. Aquí, por desgracia, no enseña nada de nada. Al resto del elenco no lo mencionaré porque, para ser sincero, no me acuerdo.

Una joven llamada Dusty viaja sola a la zona fronteriza de Afganistán, en busca de su hermano perdido meses atrás. Cuando está a punto de ser devorada en un ataque de muertos vivientes, es rescatada por un comando de soldados americanos. Juntos compartirán camino con la intención de sobrevivir, a la terrible plaga que se ha desencadenado.

Argumento reiterativo, plano y monótono que sólo provoca bostezos. Si unimos una idea fallida a una película decepcionante, se obtiene Osombie. Recomendable para los fanáticos del cine de zombies más carente de sentido que se haya visto.

Firma: Sergio Bosch.