Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Entrevista a Sadrac González-Perellón director de Black Hollow Cage


Sadrac González-Perellón (ganador del premio de honor del jurado en el Festival de Cine de Austin por su anterior trabajo, Myna se va) escribe y dirige Black Hollow Cage, película española que tuvo su Premiere Mundial en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Neuchâtel, en Suiza y se alzó con el Premio del Jurado en el BiFan. Protagonizan la película Lowena McDonell, Julian Nicholson, Haydée Lysander y Marc Puiggener.


¿Esperabas la buena recepción que está teniendo tu película en el circuito de los festivales?

Pues la verdad es que si, cuando escribía el guion recuerdo que pensaba que no tendría demasiada repercusión en salas comerciales y al final la hemos podido vender en todo el mundo. Que sería más una película para festivales, que suelen coger más este tipo de producción.


¿Cuáles han sido tus influencias a la hora de dirigir Black Hollow Cage?

Tengo muchas influencias, pero aprovechando que estamos en el festival de Molins de Rei que hace una introspección al cine de Haneke, pues él sería uno de los más importantes.


Hitchcock decía que lo más difícil es rodar con niños y animales, tú haces ambas cosas, ¿fue un rodaje difícil?

Me encanta trabajar con niños, mis cortometrajes siempre han sido protagonizados por niños, de hecho, en el caso de Lowena McDonell, la actriz protagonista, cuando hicimos el casting buscábamos a una niña que tuviera talento, pero también que pudiera aguantar el rodaje como un adulto. Recuerdo que mi amiga Sonia Escolano siempre dice que los actores deben trabajar como si fueran soldados, y creo que por ser niño no creo que debas trabajar menos. Así que realmente trabajar con Lowena fue genial, porque es como una adulta, lleva actuando desde los seis años. Lo difícil fue trabajar con el perro, tenía muchos inconvenientes porque quise que fuera mi perro por fetichismos míos. Eso costó que repitiéramos y repitiéramos, perdiendo mucho tiempo de rodaje hasta que nos dimos cuenta de que teníamos que volver a rodar todas las escenas del perro, los últimos tres días solo rodamos escenas con el perro. Al final teníamos que poner jamón en la cara de los actores para que les mirara a la cara.


¿Crees que las escuelas de cine te preparan para salir ahí fuera y rodar una película?

No. Yo estudié Comunicación Audiovisual, eso no es estudiar Cine. Además que ni lo terminé. Porque me di cuenta que mientras yo estaba estudiando otros ya estaban rodando cortos y cuando yo saliera de ahí ya estarían rodando largos. Me parecía que estaba perdiendo el tiempo. Obviamente aquí en Catalunya tenemos la ESCAC, que es una escuela a nivel mundial muy potente, de hecho la mayoría de mi equipo ha salido de ahí, lo cual es genial. Pero esta y otras escuelas quizás tengan el defecto de no tener una asignatura para saber dirigir a actores, enseñan a rodar planos preciosos y una estética fantástica pero no a tratar con los actores. Entonces te encuentras a directores que no tienen ni puta idea de dirigir a actores.


Podemos ver que la película toca varios géneros, ¿lo planteaste originalmente así?

Sí, es un retrato intimista que habla sobre la redención, la perdida, la venganza, la imposibilidad de volver en el tiempo para arreglar algún error. La relación entre padres e hijos es una tema que me parecía muy interesante de contar. Pero ya en el guion cuando escribo escenas tengo tendencia a llevarlas un poco al extremo. Hay un par de escenas que no sabes si es un drama o una especie de comedia. Me apetecía jugar a eso, escribir todas las locuras que se me pasaran por la cabeza. Me lo pasé muy bien escribiendo el guion porque quería hacer una película para festivales y me pareció que lo mejor que podía hacer era lo más anti comercial posible, al menos durante la fase del guion, luego en montaje y post producción sí que intentas hacer algo un poco más convencional, porque había que venderla.

Saw VIII review


Título original: Saw VIII

Año: 2017

Duración: 92 min.

País: Estados Unidos

Director: Peter Spierig, Michael Spierig

Guión: Josh Stolberg, Pete Goldfinger

Música: Charlie Clouser

Fotografía: Ben Nott

Reparto: Matt Passmore, Tobin Bell, Callum Keith Rennie, Hannah Emily Anderson, Clé Bennett, Laura Vandervoort, Paul Braunstein, Mandela Van Peebles, Brittany Allen, Josiah Black, Edward Ruttle


Sangre y misterio para volver a jugar a un juego.

Intentadlo, todos aquellos que cayerais en algún momento de la saga e incluso para los que dijisteis que Saw VII era vuestra última película de Saw ya que así es como se anunciaba en su momento. A todos vosotros os digo, intentadlo de nuevo. Aunque no carente de algún matiz propio de la marca, esta última parte en cines, estoy seguro que no de la colección, fideliza con el público que disfrutó con la saga sangrienta más entretenida de todas.


Al parecer John Kramer o mejor conocido como JIGSAW parece haber vuelto, un asesinato con la misma firma del mencionado, junto alguna sorpresa más, así lo anuncia y promete no detenerse aquí. El detective Halloran y el detective Keith Hunt junto a dos médicos forenses tratarán de encontrar al culpable que se esconde tras los crímenes.

Para desmembrar o diseccionar el film, nunca mejor dicho, hay que remontarse a sus predecesoras, pues ésta es una saga, donde sabes lo que vas a ver, sabes lo que quieres encontrar, pero además existe un hilo conductor entre todas ellas, quizás ahora más que nunca. Pero desgraciadamente la última entrega que vimos en 2010, y a pesar de su gran inicio con tintes voyeur, Saw VII 3D (The Final Chapter), realizada en plena oleada febril de películas 3D, incluso aunque no fueran originalmente grabadas en este formato, no hizo justicia con sus seguidores. La que se anunciaba como el cierre de la saga, fue para muchos una total decepción, pues además de estar más cerca que nunca de parecer una de las secuelas de Destino Final (saga que nos encanta y quienes también lo intentaron con el 3D), los seguidores no sintieron la fidelización con la marca que habían continuado sus predecesoras.

Lealtad que sí continua en la saga sin fallar en ni tan sola una de las entregas es la música tan característica de Charlie Clouser, de lo cual nos alegramos gratamente.

Dicho esto, Saw VIII se convierte, aunque se hubiera dicho que no habrían más, en una continuación necesaria para los fans, y no solo eso, si no que deja en el aire las intenciones claras de continuar con la rentable saga de los más de 800 millones de dólares recaudados, o dicho de otra manera, este no es el cierre que no gustó en su precuela. Lo digo de manera positiva, pues al menos por mí parte, esta es una de esas historias en que no necesito fin, pues lo divertido, y a excepción de la original Saw (2003), nunca fue la trama, aunque se le haya ido añadiendo esa continuidad a base de giros totalmente imposibles, de la cual seguimos siendo espectadores en 2017. A pesar de que en esta nueva entrega, hay un giro, realmente bueno, que nos tendrá cabreados parte de la película y que sabremos reconocer con gusto al final de ella. Bravo pues, por el montaje de Kevin Greutert y el guion de Josh Stolberg, junto a uno de los hermanos a la dirección Pete Goldfinger, que aunque incluye como he dicho, algún incrédulo giro en pro de la continuidad de la historia, como ya estamos acostumbrados, el resto y aunque siga el plan de juego de Saw V, en una versión visualmente mucho más oscura, merece la pena.

Citado éste, comentar que su hermano gemelo y codirector es Michael Spierig, ambos dirigen con buen resultado a pesar que en las escenas más jugosas se haya optado por saltos de plano que restan fuerza al gore y que tan desacorde va con el nombre que titula su nuevo film. Ambos los recordareis por su carrera relacionada con la ciencia ficción especialmente por la estupenda Predestination (2014).

A sus órdenes, un cast mencionado en la ficha técnica que sin mencionar a nadie de manera especial, todos cumplen con la línea de los actores que hemos ido viendo pasar todos estos años por la historia, correctos, acertados en su mayoría, pero sin papeles importantes donde destacar de manera sobresaliente al resto.


Partes negativas en la historia, especialmente por la película de la que estamos hablando, falta chicha, vísceras, gore, sangre, carnaza, kétchup o como se le quiera llamar. ¡Estamos hablando de Saw!  probablemente una de las sagas más sangrientas de la historia del cine, queremos ver esos extremos que hacen que en alguno de los países más atrasados moralmente hablando, hagan catalogar la película como le ocurrió a alguna de sus predecesoras con la distinción X. Queremos ese salseo que te obliga a apartar la vista de la pantalla. Con esto, estaríamos hablando de una película con prácticamente una estrella más en su puntación.
martes, 21 de noviembre de 2017

Entrevista en EXCLUSIVA a Callum Keith Rennie​ y Hannah Emily Anderson actores de Saw​ VIII


CALLUM KEITH RENNIE nació en Sunderland (Inglaterra) y se crió en Alberta (Canadá). La vocación de actor le vino estando en Edmonton (Canadá). Dio sus primeros pasos en la radio universitaria y llegó a participar en el famoso Shaw Festival, tras lo que se trasladó a Vancouver y llamó la atención de la industria del cine y la televisión. Después de coprotagonizar la exitosa serie Due South, logró su primer papel en el filme independiente Double Happiness y empalmó este trabajo con Hard Core Logo, muy bien recibida por la crítica.

HANNAH EMILY ANDERSON trabaja como actriz, guionista, productora y directora. Comenzó su carrera profesional tras estudiar arte dramático en el George Brown College. Hannah nació y se crió en el campo y vive en Toronto. Su historial en cine y televisión incluye papeles protagonistas en Saw VIII (Lionsgate) y Love of My Life (Paragraph Pictures Inc.). Anderson escribió y dirigió su primer corto Come Back, dedicado a Kent Nolan, que se estrenará en festivales. Recientemente codirigió un corto titulado Open All Night, protagonizado por Abigail Winter.


The Lodgers review


Título original: The Lodgers

Año: 2017

Duración: 92 min.

País: Irlanda

Director: Brian O’Malley

Guion: David Turpin

Música: Kevin Murphy, Stephen Shannon, David Turpin

Fotografía: Richard Kendrick

Reparto: David Bradley, Charlotte Vega, Eugene Simon, Moe Dunford, Bill Milner, Deirdre O’Kane, Roisin Murphy


Un cuento de terror gótico.

Como aquella criatura que sale del oscuro pozo, mirando con sus ojos saltones a derecha e izquierda buscando una presa fácil. Como aquel cuervo negro de las largas noches de antaño que vigila las sombras que el tiempo ha dejado allí. Como aquel infecto amontillado de olor nauseabundo ingerido por aquellas gargantas sedientas del más terrible de los sabores. Como aquellos seres enterrados vivos en inmensos panteones, que confunden la vida y la muerte en la más profunda de las desesperaciones.


Como todo eso emerge un guion, obra de David Turpin, que bebe de la literatura del siglo XIX y principios del XX y que marca esta curiosa película llena de romanticismo y un disimulado terror. No en vano Turpin es profesor de literatura irlandesa y eso se nota desde el minuto uno. No escatima la apropiación o quizás homenaje, de los elementos cruciales en los principales autores de esa época. Una generación de escritores y dramaturgos que llegó a hacerse universal.

Otra cosa es la forma de llevarlo a la pantalla. El responsable de ello es Brian O’Malley, que ya nos ofreció en 2014 la sangrienta Let Us Prey (review). La diferencia en cuanto a calidad es de destacar, abandonando aquella manera tan simple y plana de rodar para adentrarse en una obra harto más compleja.

Como ya hemos indicado el screenplay en The Lodgers es decisivo, pero hay que decir que O’Malley ha sabido plasmar lo mencionado en él haciéndolo suyo a través de una atmosfera barroca y decadente. Por otra parte, la comparación con el film The Innocents de Jack Clayton es inevitable aunque injusta ya que se trata de productos muy diferentes, el último que he mencionado no tan influido por las letras a pesar de que en el guion contamos con William Archibald y Truman Capote.

Ambientada en la zona rural de Irlanda en 1920, este relato gótico evoca las historias espeluznantes de Rachel y Edward en un cuento de gemelos adolescentes que viven en una mansión embrujada bajo la sombra de una maldición familiar.

La reiteración de las situaciones hace que baje en cierta manera el resultado final, abandonando lo que podría haber sido una obra espeluznante para llegar a un producto correcto que se sustrae de situaciones perturbadoras o que, como mínimo, nos hagan pasar miedo. Quizás en este aspecto pese excesivamente ese romanticismo que indicamos al comenzar.

Que nos quedemos fascinados con lo que aparece en pantalla es culpa de Richard Kendrick a través de una fotografía que coge algo de ambos mundos. El de la mansión a través de un tono más bien frío y azulado, casi fantasmagórico, y el del mundo rural, mucho más alegre y colorista.


En las interpretaciones tenemos a la actriz británica nacida en Madrid: Charlotte Vega (Mi Otro Yo y Velvet), David Bradley (Juego de Tronos y Harry Potter), Eugene Simon (Juego de Tronos y Ben-Hur) y Bill Milner (Dunkerque y X-Men: Primera Generación).
lunes, 20 de noviembre de 2017

Palmarés del TerrorMolins 2017

Premios Largometrajes

Mejor Director: Bryan Taylor (Mom abd Dad)
Mejor Película: The Lodgers
Mejor Actor: Owen Campbell (Super Dark Times)
Mejor Actriz: Emma Booth (Hounds Of love)
Mejores FX: 68 Kill
Mejor Guion: Ben Young (Hounds of love)
Mención Especial del Jurado para el guión de Super Dark Times (Ben Collins)
Premio del Público Sección Oficial: Hounds Of Love
Premio del Público Being Different: Tragedy Girls
Premio de la Crítica De Oro (otorgado por Blogos de Oro): Super Dark Times

Premios Cortometrajes

Mejor Cortometraje: Centrifugado
Mejores FX: Cauchemar Capitonné
Mejor Guion: Nic Alderton (Health, Wealth & Hapiness)
Mejor Interpretación: Fernando Albizu (Aprieta pero raramente ahoga)
Melies Argent to Best European Fantastic Short Film: 9 pasos
Premio de la Crítica De Oro (otorgado por Blogos de Oro): Cauchemar Capitonné
Mención Especial: We Togheter
domingo, 19 de noviembre de 2017

Crónica Festival TerrorMolins 2017 día 9


Sábado 18 de Noviembre

Ya hemos llegado a uno de los acontecimientos más esperados del año y que ningún otro festival se atreve a programar. Doce horas de terror ininterrumpidas. Solo un público fiel como el que asiste al Festival de Cine de Terror de Molins de Rei se atreve a sufrir, reír, llorar y aterrorizarse durante tan largo periodo de tiempo. Pero todo tiene su recompensa y esta es poder disfrutar de unas proyecciones cuya calidad alcanza cotas máximas.

Vamos a desgranar en que consiste esta maratoniana sesión. Para empezar Les Affamés de Robin Aubert autor también del guion. Si hay una criatura, dentro del género del terror, que ha sido sobre explotada por el cine eso son los zombis. No ha habido otro que haya proliferado más en menos tiempo que los muertos vivientes. Y entendemos que son un caramelito para cineastas que buscan colocar a sus personajes en situaciones extremas con un monstruo tan carismático. Pero con tanta reiteración de películas, que han salido prácticamente de debajo de las piedras no se puede negar cierto desgaste. En Les Affamés también pasa, pero no se puede negar que se esfuerza en mostrar un nuevo punto de vista, una original propuesta que hace que veamos a este monstruo de una manera más humana. Es una película muy triste, los pocos no infectados que quedan se saben que su supervivencia es cuestión de días y cada uno lo sobrelleva de maneras distintas, lo que hace que por algunos momentos un extraño y refrescante humor se apodere de la pantalla logrando volverse deliciosa. Cuenta con menos de una docena de personajes lo que hace que todos tengan su momento, pero sin duda sus protagonistas son Marc-André Grondin (5150 rue des Ormes) y Monia Chokri, dos personajes entrañables y muy bien escritos a los que indudablemente, les cojeras cariño. Los zombis han conquistado el mundo. Los pocos supervivientes que quedan procuran seguir adelante sin cruzarse con ellos en la medida de lo posible. Pero la falta de recursos y la constante expansión de los depredadores les obligará a tener que desplazarse.

La cosa se va volviendo candente por momentos. Seguimos con Revenge, un producto francés escrito y dirigido por Coralie Fargeat que hace su estreno en el exigente mundo del largo y además atreviéndose con un film que provocó en su estreno más de un desmayo. Estamos ante un nuevo rape & revenge, uno de los subgéneros de terror más prolíficos el cual creemos que es una navaja de doble filo. Por una parte, ¿a quién no le gusta ver como una mujer cobra venganza de la manera más cruel posible de sus asaltantes? Por otra parte, estamos ante un subgénero realmente plano, no hay más que ir de A hacia B y de B hacia el desenlace, por eso muchos fans del terror tal vez pidan un algo más que tan solo una simple venganza. A pesar de como dijimos antes la historia es simple, porque realmente este tipo de films es que no tienen gran cosa que contar, pero es tanta su potencia visual, su ritmo, su protagonista, que consiguen atraparte desde el minuto 0 y no es hasta que salen los títulos de crédito que te das cuenta que has estado gozando del mejor rape & revenge durante casi 2 horas de metraje, las cuales pasan en un suspiro. Espero que estéis listos para aplaudir, para situaciones imposibles, para las muertes más dolorosas y para ser testigos de cómo una bellísima Matilda Anna Ingrid Lutz se come la pantalla armada hasta los dientes y con tan poca ropa como escasos miramientos hacia sus captores. Jen y Richard llegan en helicóptero a su nido de amor, una espectacular casa en mitad de la nada. Pronto descubriremos que Richard es un hombre casado y Jen simplemente el ligue para pasar el rato. Todo esto se complicará aún más cuando aparezcan en escena Stan y Dimitri, los amigos de Richard, los cuales quieren unirse a la fiesta. Todo acaba muy mal y tras un intento de huida por parte de Jen, ésta acaba al final de un precipicio... Pero en esta trágica historia esto es solo el principio.

Vamos avanzando sin prisa pero sin pausa. Ahora le toca el turno a The Lodgers, producción de Irlanda dirigida por Brian O'Malley. En el guion David Turpin, profesor de literatura irlandesa. Haciendo un poco de memoria recordamos el anterior trabajo del director: Let Us Pray, que tuvo bastante repercusión allá en el año 2014. Nos encontramos ante una historia gótica de fantasmas ambientada en la Irlanda rural de principios del siglo XX. Tiene un enfoque sobrenatural que también abarca temas de conflicto de clases y el deber patriótico en una sociedad que cambia rápidamente bajo el dominio del colonialismo británico. En las interpretaciones nos encontramos con Charlotte Vega (El Club de los Incomprendidos, Mi Otro Yo), David Bradley (Harry Potter, The Strain) y Eugene Simon (Juego de Tronos, Ben Hur). Ambientada en la zona rural de Irlanda en 1920, esta historia gótica evoca las historias espeluznantes de Shirley Jackson y Oscar Wilde en un cuento de gemelos adolescentes que viven en una mansión embrujada bajo la sombra de una maldición familiar.

Como viene siendo habitual en mitad de la noche la peli sorpresa. Como escribimos a toro pasado, no tenemos ningún inconveniente en decir cuál es: The Crazies de George A. Romero, en el guion está ayudado por Paul McCollough. Nombrar toda la biografía del director norteamericano nos llevaría hasta las doce horas del año próximo, así que destacaremos La Noche de los Muertos Vivientes, Creepshow, Zombi y El Día de los Muertos. Como podéis comprobar todas y cada una de ellas dentro del género terrorífico. The Crazies es una película acerca del accidentado ensayo de un arma biológica militar en los habitantes de un pequeño pueblo estadounidense. Aunque el film fue un fracaso de taquilla en su estreno, acabó convirtiéndose en una película de culto. Un remake de la película fue hecho en 2010 por Breck Eisner. En las interpretaciones Lane Carroll, Will MacMillan (El Gran Héroe Americano), Lynn Lowry (Vinieron de Dentro De) y Richard Liberty (El Día de los Muertos). Una plaga biológica ataca un pueblo de Pennsylvania provocando una incontrolable sed de sangre en sus habitantes. El ejército es llamado a contenerla, pero la gente, afectada por la enfermedad, se rebela y atenta contra los soldados.

Como penúltimo film tenemos Game of Death de Sebastien Landry y Laurence Morais-Lagace. En el guion un póker: Edouard H. Bond, Philip Kalin-HadjuSebastien Landry y Laurence Morais-Lagace. Game of Death es una fiesta de gore y nostalgia ochentera a partes iguales, estamos ante una fórmula muy parecida que nos ofrecía Turbo Kid o Beyond the Gates. Aunque es cierto que el humor en este film queda en un plano más secundario, y a cada minuto que avanza en el metraje nos introducimos en un juego de terror bastante sórdido. Estamos ante el primer largometraje de terror que dirigen juntos los directores Laurence Morais-Lagace  y Sebastien Landry, los cuales ya habían trabajado juntos en anterioridad en algún cortometraje. Estamos ante una gran película de género, que estoy seguro hará las delicias de los fans del terror más festivaleros. En las interpretaciones Sam Earle (Defiance), Victoria Diamond (Los Demonios), Emelia Hellman (19-2) y Catherine Saindon (Say Goodbye).  Un grupo de amigos están pasando el día juntos, el alcohol y el buen rollo reinan en el ambiente. Es entonces cuando descubren un viejo y polvoriento juego de mesa. Cuando todos deciden que es momento de probarlo, descubrirán que han escogido la peor elección de sus vidas. El juego les obligará a tomar la imposible decisión constante de matar o morir si es que quieren tener alguna posibilidad de sobrevivir. EL JUEGO EMPIEZA AQUÍ.

Luchando como unos cosacos contra el enemigo más encarnizado a estas horas: el sueño, llegamos al final de una maratón que ha llenado nuestros más bajos instintos. Para ello que mejor que degustar The Night Watchmen de Mitchell Altieri. En la confección del screenplay: Ken Arnold, Dan DeLuca y Jamie Nash. El cine se puede tomar de muchas maneras, y en películas de género el abanico está abierto de igual manera, pudiéndose mezclar sin demasiados problemas con otros estilos cinematográficos con los que encaja más o menos bien. Uno de ellos, y de los que mejor combina, es la comedia pues la comparación de criaturas o situaciones terroríficas con un buen chiste colocado a contrapié convierte la situación en todavía más increíble e inverosímil. The Night Watchmen sería probablemente la demostración perfecta a la anterior frase. Lo que ofrece esta cinta es diversión de principio a fin, ella misma sabe que como valor audiovisual no tiene nada memorable pero como simple y sano divertimento es un producto con grandes cualidades. En el trabajo actoral Ken Arnold (The office of Doom) y Dan DeLuca (The Jersey Devil) protagonistas y guionistas de la cinta (junto a Jamie Nash), pero también hay que destacar a Kara Luiz (A Beguinner's Guide to Snuff), Kevin Jiggets (One Penny) y Max Gray Wilbur (Thrill Kill). Un grupo de vigilantes nocturnos de unas oficinas algo “flipados” alucinan al ver por las cámaras de seguridad que una extraña criatura ataca a todos los empleados convirtiéndolos en monstruos como él. El deber llama a la puerta. Alguien tiene que acabar con ellos.

Hemos llegado al final y casi sin ningún rasguño. Esperamos que hayáis podido disfrutar, como nosotros realizándolas, de unas crónicas que han intentado plasmar todo lo que ocurría a nuestro alrededor. Dar las gracias a la organización por las facilidades para realizar nuestro trabajo y felicitarles por una edición que marcará época. De eso nos daremos cuenta de aquí unos años.

¡Larga vida a TerrorMolins!
sábado, 18 de noviembre de 2017

Crónica Festival TerrorMolins 2017 día 8


Viernes 17 de Noviembre

El Festival en su 36 edición está llegando a su fin, no obstante nos queda un largo trecho por recorrer, tendremos que aprovechar los últimos coletazos de una programación que ha rayado a gran altura y que ha colmado nuestros más oscuros deseos.

Por la mañanita tenemos la 9ª. Mostra de Curts de Terror per a Instituts, una introducción al cine de terror en formato cortometraje para chicos y chicas en edad de aprender. No sabemos si el cine está entre sus variados gustos, Terromolins intenta que esto, que se antoja algo difícil, llegue a buen puerto.

Como no podía ser menos, el documental hace acto de presencia. Herederos de la Bestia de David Pizarro y Diego López, trata, como suponemos habéis adivinado, de la película de culto El Día de la Bestia de Álex de la Iglesia. Parece mentira pero ya han transcurrido dos décadas desde su estreno. Destacar que supuso la confirmación como cineasta del director vasco y el descubrimiento de Santiago Segura.

Para hacer tiempo bajamos hasta la Sala Gótica para ver Tonight She Comes de Matt Stuertz, autor asimismo del guion. La primera secuencia de la película empieza fuerte, bastante explicita y con mucha sangre, pero tras proyectar el título en pantalla tienes la sensación de que lo que sigue no es la misma película, porque empieza con el humor más chorra posible de la mano de los personajes que te acompañaran hasta el final de la historia. No, no os habéis equivocado, esta película en realidad es una comedia para echar unas risas en “colegueo”, con sangre y posesiones, eso sí. Matt Stuertz, escribe y dirige su segundo largometraje tras RWD (2015), en esta ocasión y a diferencia de la película mencionada escribe el guion de manera individual. Una dirección sin planos complejos en que Matt se ha dedicado a contar la historia de manera ordenada sin querer alterar el curso de los acontecimientos. El elenco de actores al que podéis llegar a odiar, por los caracteres que interpretan está formado por Adam Hartley, quien tiene el rol de joven pasota y fumado obsesionado con el sexo, bastante común en muchas películas, como podéis observar, Brock Rusell, en el carácter de un personaje bastante desvitalizado que a menudo reacciona incoherente a la situación, Larissa White y Cameisha Cotton hacen de una pareja de pánfilas que quieren pasarlo bien sin mucho más que resaltar, Dal Nicole en un rol más exigente que el resto y Jenna McDonald como Felicity más que correcta en su interpretación. Un peculiar cartero y su amigo terminan por casualidad en una casa aislada en mitad del bosque, allí conocerán un par de chicas que dicen estar esperando a su amiga que es la propietaria de la casa. Tras estos acontecimientos todo se volverá del revés.

Volvemos a La Peni vestidos de etiqueta para asistir a una Sesión de Clausura que incluye un merecido homenaje a las 50 ediciones del Festival de Sitges y la lectura del palmarés. Primeramente asistimos a la proyección del corto fuera de concurso y en formato animación stop-motion, Cavalls Morts de Marc Riba i Anna Solanas. Esa pareja de cineastas ya nos dejó con la boca abierta en su obra Canis de 2013, todo un hallazgo en todos los sentidos. Juntos desde hace 15 años, los cineastas llevar explorando la animación fotograma a fotograma en un universo que mezcla la más cruel y terrorífica faceta de la realidad. En este su último trabajo ambos se posicionan a medio camino entre la devastación y la náusea que produce la acción humana y la inocencia del mundo visto a través de los ojos de un niño. En un aislado lugar rural donde la Guerra amenaza, un niño se ve obligado a huir. Por el camino, cadáveres de caballos por doquier. Solo caballos muertos. ¿Por qué? ¿Por qué han decidido los caballos matarse unos a otros?

Para finalizar la jornada que mejor que ver el film A Ghost Story de David Lowery que también se hace cargo del guion. Curiosa esta película, sinceramente no esperábamos nada más que un melodrama romántico de baratillo, una revisión de la película Ghost (1990) actualizada, con un aire hipster y un par de caras conocidas. Y bueno, en sus primeros minutos nada nos hizo cambiar de opinión y sinceramente, no recordamos en qué momento nuestra cabeza empezó a entender que podría aprender algo importante. Fue más bien un arco, una gráfica ascendente que, con mucha tranquilidad y sobre todo silencio, explica al espectador la importancia de la vida y la de los que están a tu alrededor. No la podemos considerar una película de terror, salvo algún momento aislado (totalmente light), sí es una película peculiar que quiere explicar una historia, hay momentos en los que peca de tomarse demasiado tiempo en algunas escenas para ser poética, pero se comprende su intención. Opta por rodearse de un reparto de lujo, que también acostumbra en colaborar con proyectos pequeños junto al director, como es el caso de En un lugar sin ley (2013) como son Casey Affleck (Manchester Frente al Mar, Interstellar) y Rooney Mara (Lion, Carol). La tranquila vida de una joven pareja se trunca cuando él fallece en un accidente de tráfico. Pero su existencia no termina ahí, su fantasma vuelve a su casa para ser observador silencioso del proceso de duelo de su mujer, y de mucho más.

No ha estado mal, ¿no os parece? Ardientes estamos ante el desafío de mañana, pero no corramos tanto, primero descansar, tomar algún refrigerio sin alcohol, comer sano y soñar con los angelitos.