Buscador

Translate

viernes, 17 de abril de 2015

Hellmouth review


Título original: Hellmouth

Año: 2014

Duración: 95 min.

País: Canadá

Director: John Geddes

Guión: Tony Burgess

Música: Jeff Graville

Fotografía: Jeff Maher

Reparto: Stephen McHattie, Siobhan Murphy, Boyd Banks, Julian Richings, Mark Gibson, Ari Millen, Bruce McDonald


Lo que pudo haber sido pero no fue.

La estética propuesta que se mueve entre un cuento de Edgard Allan Poe y un episodio de la película Sin City se ve manchada por unos FX dignos de hace 10 o 15 años cuando las primeras películas se atrevían a adentrarse en los efectos digitales. Tal vez con un presupuesto más holgado esto no sucedería, pero aquí estamos, y esto es lo que tenemos delante.

Charlie Baker es un enterrador que se verá forzado a viajar hasta el mismísimo infierno para enfrentarse a sus demonios interiores y de paso recuperar el alma de una joven y bella mujer que se cruza en su camino.

Tercer largometraje dirigido por John Geddes que sigue su trayectoria por el género de terror, aunque esta vez añade bastantes matices de fantástico a la ecuación, pese a tener experiencia en este tipo de films parece que esta vez se encontraba desubicado pues no acaba de tener ningún momento apoteósico en todo el metraje, convirtiendo la experiencia del espectador en algo bastante plano. Frente al guión tenemos a Tony Burgess, que hace unos años sorprendió a todos con el brutal guión de Pontypool, aunque sus siguientes trabajos han bajado notablemente la calidad de la mencionada, en Hellmouth sigue ese camino de descenso, ofreciendo a priori una historia que podría dar mucha más juego del que finalmente nos muestra.

Lo mejor del film sin duda alguna es el magnífico trabajo que nos regala Stephen McHattie, en el papel de Charlie Barker, como protagonista indiscutible del film. Es capaz de mostrar todo un abanico de emociones con una facilidad sorprendente y desprende un carisma único, como ya ha demostrado en otras ocasiones.

Por contrapartida, el mayor punto débil de Hellmouth son sus efectos digitales, muy flojos en general. Para poneros en situación de la gravedad de esto, posiblemente el 90% de metraje este rodado tras un croma verde.
jueves, 16 de abril de 2015

One on One review


Título original: Il-dae-il

Año: 2014

Duración: 122 min.

País: Corea del Sur

Director: Kim Ki-duk

Guión: Kim Ki-duk, Jin Eun-soo

Fotografía: Kim Ki-Duk

Reparto: Ma Dong-Seok, Kim Young-Min, Lee Yi-Kyung, Jo Dong-In


El sectarismo es malo, ser víctima es peor.

Kim Ki-Duk ha vuelto a crear polémica. No si eso es de su agrado o, por el contrario, intenta que le veten en festivales de corte oriental que dicho sea de paso, últimamente tiran más hacia el más puro entretenimiento que a otra cosa.

Parece que la controversia o la discusión persiguen al afamado director surcoreano. Siempre ha sido un cineasta atípico dentro de la magnífica hornada de realizadores de ese país, alejándose de unas cintas que quitan el hipo, y que dicho sea de paso, se esperan con ansia en esta parte del mundo. Él no es una excepción, y la expectación que crean sus obras se ven enturbiadas por la decepción que provocan algunas de ellas. One on One es de estas, para desgracia de un público entusiasta que espera en las dos horas de duración que arranque de verdad la historia.

El tema daría para mucho, puesto que las sectas, sean del tipo que sean, siempre atraen nuestra atención. Aquí está tratado como si fuera una broma, al menos en mi opinión. Es como si a un coche de fórmula uno le pusiéramos unas ruedas de bicicleta, ostión seguro. La dureza de estas palabras viene dada por la decepción de ver algo que no encaja, que está deslavazado, sin sentido, y que además está rodado por alguien capaz de ofrecernos mucho más.

Nadie encuentra explicación al terrible asesinato de una niña. La secta The Shadows decide aplicar la justicia por su cuenta a los siete causantes de ese horrible crimen. Nadie está a salvo, ni sus propios componentes.

Como no podría ser de otra manera, Kim corre con todo el peso del film, eso tiene una ventaja que es que el mérito, si se tercia, es todo suyo, pero también tiene el inconveniente de que el fracaso recaerá todo sobre sus espaldas. No obstante todo tiene arreglo y el que veo en esta ocasión es que rápidamente se ponga a rodar algo más digerible.

En medio de tanta confusión, sí que hay cosas que se salvan. Por ejemplo la exquisita fotografía, no voy a decir de quién. Oscura y muy cercana al cine que nos gusta, pero pasa desapercibida entre un guión confuso y falto de ritmo y unas interpretaciones que dan la impresión de que navegan en una tormenta, van dando bandazos sin sentido, el que logra al menos salvarse es Ma Dong-Seok, en su papel de líder sectario. La trama es interesante, por lo tanto la premisa inicial sí que hay que valorarla, no tanto su desarrollo, que como hemos comentado, dista mucho de lo que se podría esperar.

El Ardor review


Título original: El Ardor

Año: 2014

Duración: 110 min.

País: Argentina

Director: Pablo Fendrik

Guión: Pablo Fendrik

Fotografía: Julián Apezteguía

Reparto: Gael García Bernal, Alice Braga, Chico Díaz, Claudio Tolcachir, Jorge Sesán, Lautaro Vilo, Julián Tello


Nadie está a salvo de la ambición.

Nos encontramos ante una extraña película. Ese término "extraño" lo podríamos usar en los dos sentidos, tanto positivo como negativo. En el lado bueno decir que tiene un aire misterioso, donde el personaje principal parece surgido de la nada, como un héroe sobrenatural llegado a un escondido confín sin saber porqué ni cómo. Naturalmente su llegada es en el momento en que suceden la serie de episodios que componen este largometraje. Este planteamiento tan de western, donde el chico de la película es un ser solitario, atractivo y solucionador por la tremenda de numerosos líos, se ve reforzado por la caracterización, tanto de él, como de sus oponentes.

Sigamos con las cosas positivas, los films con mensaje nunca han sido mi fuerte, de hecho todos lo tienen, pero creo que me entendéis por dónde voy. En esta ocasión es claro y conciso, tanto que hasta hace daño a la vista, pero está bien que se nos vaya recordando en qué mundo vivimos, y que hilos son los que lo mueven.

En el otro plato de la balanza está el planteamiento un tanto infantil de la historia. Tú serás el malo y yo el bueno. En todo hay matices, aquí esto se ha obviado y vamos a piñón en un dibujo de los personajes demasiado simple y fácil. Con lo que nos gustan a nosotros los sujetos difíciles e imprevisibles.

Kaí es un joven vagabundo que merodea por la selva argentina. Va a parar a una plantación de tabaco regentada por Torquinho y su hija, que pronto recibirán la visita de unos mercenarios que se dedican a la desforestación de ese idílico paraje, asesinando al padre y secuestrando a la hija. Kaí impondrá su ley, aunque no todo será tan simple.

Película escrita y dirigida por Pablo Fendrik, que parece más una obra de transición que algo en que hubiera puesto toda la carne en el asador. La premisa, aunque de entrada parezca buena, adolece de mucha chicha si lo que pretendía era hacer algo perturbador. Si ese no era su objetivo, nos quedamos en la duda de hacia dónde van los tiros, quedando claro, eso sí, una bien intencionada moraleja.

Destacar la fotografía de Julian Apezteguía, puesto que pese a estar rodada íntegramente en exteriores, consigue una meritoria sensación de claustrofobia. Asimismo logra que la selva se convierta en un personaje más, y muy activo.

That Demon Within review


Título original: Mo jing

Año: 2014

Duración: 112 min.

País: Hong Kong

Director: Dante Lam

Guión: Wai Lun Ng, Dante Lam

Música: Leon Ko

Fotografía: Kenny Tse

Reparto: Daniel Wu, Nick Cheung, Andy On, Kai Chi Liu, Ka Wah Lam, Kwok-Lun Lee, Stephen Au, Kuan-Chun Chi


Violenta y oscura lucha contra tu demonio interior.

Un cierre espectacular de la trilogía sobre thrillers policiacos protagonizada por Nick Cheung, en la cual encontramos un poco de derivación hacia el terror. Posiblemente estamos ante la película más oscura de Dante Lam. Un espectáculo cuidado al milímetro donde destacan las escenas de acción y oníricas.

Dave Wong es un policia atípico con el cual ninguno de sus compañeros quiere trabajar. Esto es debido a los traumas que arrastra desde su infancia. El encuentro con Hon, cabecilla de los Gang From Hell, apodado acertadamente como el Rey de los Demonios, hace salir a la superficie todo el perturbador pasado de Dave. Aquí empieza su descenso al más profundo de los infiernos.

No os vamos a contar nada que no sepáis del prolífico Dante Lam, maestro del thriller hongkonés, y que ahora ha sabido como aproximarse a algo tan delicado como el terror. Es difícil de decir pero estamos ante una de las mejores películas de las cuales es autor. El guión obra también de Lam junto a Wai Lung Ng, que ha colaborado en otras ocasiones con él, está muy cuidado y a pesar de su excesiva duración sabe como dibujar a unos personajes atrayentes y no exentos de profundidad.

Como hemos comentado la larga duración del film es su tendón de Aquiles, pues a pesar de lo interesante de la propuesta, más de un espectador puede llegar a desconectar a medida que va avanzando. Como curiosidad comentar que en su segundo visionado hace que empatices más con los protagonistas. Da la sensación que el personaje magistralmente interpretado por Daniel Wu, se centra demasiado en su mundo interior haciéndolo un poco pretencioso, en contrapartida Nick Cheung como Hon en tan solo cinco minutos nos descubre su personalidad a la perfección.

El apartado técnico tiene tres nombres propios, si antes decíamos que el director sabe mezclar géneros, gran parte de la culpa es debido a la excelente música de Leon Ko, que sabe cómo poner en tensión al espectador en el momento oportuno. Otro nombre propio a destacar es el de Kenny Tse en el apartado de la fotografía, oscura cuando es preciso, contrastando mucho a la hora de plasmar las justas y luminosas escenas de acción. Finalmente hablar de Curran Pang como editor del film, que realiza un trabajo exquisito acabando de poner la guinda a este sabroso pastel.
miércoles, 15 de abril de 2015

Starry Eyes review


Título original: Starry Eyes

Año: 2014

Duración: 98 min.

País: Estados Unidos

Director: Kevin Kolsch, Dennis Widmyer

Guión: Kevin Kolsch, Dennis Widmyer

Música: Jonathan Snipes

Fotografía: Adam Bricker

Reparto: Alex Essoe, Amanda Fuller, Noah Segan, Fabianne Therese, Shane Coffey, Natalie Castillo, Pat Healy, Nick Simmons, Maria Olsen, Marc Senter


Terrorífica. Un rape & revenge que no deja indiferente.

Tiene crítica social, tiene fantástico, tiene terror y tiene violencia, Starry Eyes es un todo en uno que funciona muy bien y atrapa al espectador. Posiblemente una de las mejores películas en su género que hemos podido ver a lo largo de este 2014. También es verdad que a día de hoy después de ver un film como este, es inevitable que no te vengan a la cabeza casi media docena de producciones de temática similar. Si no eres de esos quisquillosos con la cantinela de "esto ya se ha hecho veinte veces" disfrutarás de una película que sabe muy bien como mezclar el rape & revenge con una temática de terror algo más sobrenatural.

Sarah, como muchas otras aspirantes a actriz, pelea duro con un trabajo mal remunerado y lo compagina con interminables audiciones para intentar alcanzar la tan ansiada fama algún día. Siguiendo un anuncio bastante misterioso, empezará a asistir a una serie de audiciones para nada convencionales, llevándole cada vez hacia un mundo más oscuro y retorcido. Parece que el precio que Sarah tendrá que pagar por la fama es demasiado alto...

Segundo largometraje para los directores Kevin Kolsch y Dennis Widmyer, que la mayor parte de su carrera ha sido trabajar juntos en todos sus proyectos, que incluyen cortometrajes, un documental y con Starry Eyes dos películas. El guión también está firmado por ambos, y precisamente es esto, su guión la parte que más flojea. No es que sea una historia mala, pero lo cierto que dista mucho de ser una idea original o rompedora. Lejos de ello, lo que si me llama la atención y mucho, es la gran puya que lanzan a ese mundo llamado Hollywood y todo lo que ello comporta, a estas alturas no vamos a engañar a nadie, pues Hollywood no todo es glamour y alfombras rojas.

Mención especial para su protagonista, Alex Essoe hasta la fecha una carrera discreta, compuesta mayormente por actuaciones en cortometrajes y sus apariciones en algún que otro largo, como Passion Play. En esta película sabe coger las riendas perfectamente y es ella quien tira del carro y nos llena la pantalla con una magnífica actuación.

Nocturna 2015 homenajeará a El día de la bestia y Maestro del Fantástico para Álex de la Iglesia


El cine español no podía faltar en las celebraciones de los diferentes aniversarios a los que homenajeará el Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid, NOCTURNA 2015, en una tercera edición que se celebrará en los Cines Palafox de Madrid del 25 al 31 de mayo.
Por ello el Festival entregará, el sábado 30 de mayo, uno de sus premios Maestro del Fantástico al guionista, productor y director Álex de la Iglesia (Bilbao, 1965) por su dilatada trayectoria y su decisiva aportación al cine fantástico español.

Ese mismo día y con motivo de su 20 aniversario se proyectará El día de la bestia, película de 1995 con la que se alzó con el Goya a la Mejor Dirección, todo un gran éxito comercial y popular que servirá a su vez como homenaje al tristemente desaparecido protagonista del film, el grandísimo actor Álex Angulo.

NOCTURNA 2015 también contará con presencia de cine español, aquí os avanzamos unos títulos:
VAMPYRES, la revisión del film de José Ramón Larraz, Las Hijas de Drácula, que dirige Victor Matellano con un reparto encabezado por Caroline Munro, junto a Anthony Rotsa, Veronica Bacorn, Alina Nastase, Luis Hacha, Marta Flich y Almudena León entre otros, sigue conteniendo sensualidad, truculencia, descaro y una atmósfera malsana, pero en un tono más sofisticado que ofrece más acción, más terror y más gore en consonancia con los tiempos actuales. La historia se centra en dos vampiras que habitan en una oscura mansión donde atraen a hombres a los que les ofrecen orgías de sexo que terminan siendo orgías de sangre. Hasta aquel lugar llegan, unos jóvenes excursionistas con ganas de fiesta, y un hombre joven que esconde un oscuro pasado.

DON’T SPEAK, el film dirigido por de Amadeu Artasona que participará en la sección oficial Dark Visions, y que nos cuenta como un grupo de jóvenes que celebra una fiesta en un barco sufrirán un percance que les obligará a pedir ayuda en un extraño pueblo cercano en el que pronto comenzarán a suceder cosas extrañas.

NATALIE NET, dirigida por el conocido blogger El Chico Morera, y protagonizada por Sara G, se presentará en la sección Panorama. Una película perteneciente al movimiento Low Cost, cuya producción se ha desarrollado durante tres años, que nos narra los avatares de su protagonista, una joven internauta que comienza a desarrollar las cualidades de una computadora.


SECCIÓN OFICIAL DARK VISIONS
La sección más indie de NOCTURNA 2015 anuncia otras dos incorporaciones que cierran nuestra sección oficial:

THE MIDNIGHT SWIM, un film dirigido por Sarah Adina Smith, que ha pasado por festivales tan renombrados como el Fantasia de Canada, el AFI Fest en el que se alzó con el premio del público o el Festival de Ithaca donde se alzó con el galardón a la mejor película. The Midnight Swim nos traslada al inusualmente profundo Spirit Lake, un lugar del que ningún buceador ha logrado alcanzar el fondo. La doctora Amelia Brooks desaparece durante una inmersión y sus hijas se reúnen para poner en orden sus asuntos y sumergirse en los misterios del lago.

Desde el Reino Unido llega AFTERDEATH, un film dirigido por Gez Medinger y Robin Schmidt, en el que cinco jóvenes despiertan cerca de una casa abandonada en una noche perpetua. Pronto descubren que están muertos y comienzan a experimentar explosiones de dolor, y la aparición de una demoniaca criatura que les hacen pensar que se encuentran en el mismísimo infierno.

THE MIDNIGHT SWIM y AFTERDEATH se suman a las ya anunciadas anteriormente DON’T SPEAK, III, HELLMOUTH y ANOTHER, completando así el programa de la Sección Oficial Dark Visions.


SECCIÓN OFICIAL MADNESS
Junto a las ya anunciadas FEAR CLINIC, LOST AFTER DARK y HEADLESS, además de la inclusión de VAMPYRES, la Sección Oficial Madness se completa con la irreverente historia de BUNNY THE KILLER THING, un film dirigido por Joonas Makkonen que nace del cortometraje del mismo título que cosechó un gran éxito en diversos festivales internacionales. En el film un grupo de finlandeses e ingleses pasan un fin de semana en una cabaña cuando una extraña criatura, que parece ser mitad hombre mitad conejo, persigue todo aquello que recuerda a los genitales femeninos al grito de “Pussy”.

La película australiana CHARLIE’S FARM, dirigida por Chris Sun y protagonizada por Tara Reid, Bill Moseley y Kane Hodder, nos contará como con la intención de hacer algo diferente, cuatro amigos se meten en la Australia profunda para explorar la granja de Charlie, el lugar donde una familia murió violentamente a manos de una muchedumbre enfadada. A pesar de todas las advertencias, ellos continúan en su aventura en busca del terror...

Otro de los films que podrán verse en Madness es WE ARE MONSTERS, el nuevo e intenso trabajo de Sonny Laguna y Tommy Wiklund, ganadores de NOCTURNA 2013 con Wither, que esta vez nos ofrecen una vuelta de tuerca al género del rape & revenge presentándonos a Emma, una joven australiana que tras llegar a los Estados Unidos será secuestrada y torturada por un trío de psicópatas. ¿Hasta dónde estará dispuesta a llegar para escapar de sus captores?

Ocho directores mexicanos se unen para ofrecernos MÉXICO BÁRBARO, una antología de historias inspiradas en las tradiciones y leyendas mexicanas, en las que se dan cita duendes, fantasmas, criaturas extrañas, sacrificios aztecas, el día de los muertos y muchas cosas más.


Ya están a la venta los bonos y abonos VIP en taquillas de Palafox y en la web: http://www.nocturnafilmfestival.com/index.php/es/bonos

The Canal review


Título original: The Canal

Año: 2014

Duración: 92 min.

País: Irlanda

Director: Ivan Kavanagh

Guión: Ivan Kavanagh

Música: Ceiri Torjussen

Fotografía: Piers McGrail

Reparto: Rupert Evans, Antonia Campbell-Hughes, Hannah Hoekstra, Steve Oram, Anthony Murphy, Kelly Byrne, Maura Foley


El terror se esconde entre las aguas.

¿Qué hay, cinematográficamente hablando, más bonito que el terror psicológico?, poca cosa creo, puesto que cabe todo dentro de ese, digamos, cajón. Podemos poner fantasmas, criaturas del más allá, sonados recalcitrantes, putas sangrientas, etcétera. No obstante no es tan fácil de realizar. Necesitamos cierta dosis de maldad o tener la azotea con más grillos que un pastizal. Quizás el mérito radique ahí en dejar volar la imaginación pero, eso sí, que todo quede como muy congruente.

Ivan Kavanagh pertenece a esa tribu de directores-guionistas que intentan dejar cierta huella intelectualoides en sus films. Queda muy bien la verdad, pero si escarbamos un poco, en la mayoría de este tipo de films descubrimos que poco poso tiene el asunto. En The Canal podríamos hacer una excepción. Su calidad es innegable, la historia es perversa como a nosotros nos gusta, das algunos botes en la butaca cangándote en todo, las interpretaciones rayan a gran altura, en fin si vas sumando te queda un producto final muy apañado y resultón. Salvando las distancias encontramos cierta semejanza con Insidious de James Wan, creo que todo va quedando más o menos claro.

David visiona material de archivo de principios del siglo XX. Para su pesar descubre que en su casa se cometieron una serie de horribles asesinatos. Realidad y ficción se empiezan a mezclar hasta que pierde todo atisbo de cordura. En su mano está discernir entre bien y el mal, cosa que no resulta del todo fácil.

Magnífico guión que no tanto dirección de Ivan Kavanagh. Todo está muy bien hilvanado para que podamos seguir una historia que por momentos se vuelve confusa. Eso queda arreglado con pequeñas vueltas de tuerca que te van llevando hasta un magnifico y, en cierta manera, lógico final. Se echa de menos no obstante algo de firmeza a la hora de llevar todo esto a cabo. Es como si se escapara por los costados, diluyéndose.

Su acertado dibujo de los protagonistas nos lleva a hablar de las interpretaciones, con un sublime Rupert Evans a la cabeza. Carga sobre sus espaldas con todo el peso de la película y lo hace sobradamente, con soltura. Atrás quedan, entre su ya extensa filmografía, Elfie Hopkins y Ágora. Es de aquellos actores que su sola presencia ya hace subir enteros cualquier producto. Del resto destacar al niño Calum Heath y al queridísimo Steve Oram, co-protagonista y co-guionista de la recordada Sightseers, y que aquí le toca enfrentarse a un papel algo más serio y aburrido, aunque sabe dar ese ligero toque cínico que nos encanta. ¡Ah!, me olvidaba nombrar a otro de los protagonistas: The Canal, siempre amenazadoramente presente.