FANT Bilbao - The Hidden review

Un detective de homicidios de la policía de Los Ángeles y un detective del FBI tendrán que aunar fuerzas para poder resolver los extraños casos de violencia desmedida con resultado de muerte, efectuados por parte de personas aparentemente normales sin un historial criminal.

Título original: The Hidden

Año: 1987

Duración: 97 min.

País: Estados Unidos

Director: Jack Sholder

Guion: Jim Kouf

Música: Michael Convertino

Fotografía: Jacques Haitkin

Reparto: Kyle MacLachlan, Michael Nouri, Clarence Felder, Claudia Christian, Clu Gulager, Ed O'Ross, William Boyett, Richard Brooks, Larry Cedar


Un viaje de no retorno al cine de los ochenta.

A través de la cámara de seguridad de un banco vemos como un hombre impávido e impasible sin mediar palabra ni subir una sola pulsación, saca un arma larga y sin dar tiempo a exigencias abre fuego contra todo el que se le cruza en su camino, recoge el dinero, a cara descubierta mira desafiante a la cámara y abre fuego para dar final a esta primera y magnífica escena que tan bien define la tónica de la historia que compondrá la película de la cual hoy os hablo.


Un detective de homicidios de la policía de Los Ángeles y un detective del FBI tendrán que aunar fuerzas para poder resolver los extraños casos de violencia desmedida con resultado de muerte, efectuados por parte de personas aparentemente normales sin un historial criminal.

Sencillo pero divertido thriller policiaco que juguetea con la ciencia ficción como tema principal y que entre los intervalos de las escenas de acción y persecuciones, nos sorprende con golpes de originalidad desinhibida en formato de cine de entretenimiento puro de los 80 que tan bien funciona y que marco una época gloriosa del cine para disfrutar.

Como elemento más curioso e incluso de más merito destacaría el concepto en si de la idea, me parece maravilloso la invasión por la diversión, el extraterrestre que viene a liarla porqué simplemente le gusta el cachondeo, sin un motivo sólido más que requemado en el cine como podría ser conquistar la tierra o cualquier otra cosa que ya hemos visto mil veces, el atrevimiento de tirar la idea del todo por el esparcimiento, es una singular receta que pone un punto picante y de ritmo a una historia que funciona como una batidora que liquida minutos haciendo que prácticamente se pase en un suspiro.

EL responsable del film es Jack Sholder (Solos en la oscuridad, Pesadilla en Elm Street 2) de quien con amplia perspectiva en el tiempo, más de treinta años de carrera, y con más de una decena de títulos a su espalda, algunos de ellos tv movies, podemos decir que estamos ante su mejor trabajo, en cuanto al resultado final se refiere, ya que la dirección no es que sea especialmente destacable por encima del resto de films policíacos de persecuciones de esta época en que colocar la cámara a la altura de la llanta en medio de una persecución era lo que molaba. Mencionar además, que el guion que adapta es de Jim Kouf quien seis años después escribiría la secuela The Hidden 29, eso sí, de manera bastante más superficial y por supuesto, con menos éxito y repercusión.

El elenco principal de actores está compuesto por Kyle MacLachlan (Blue Velvet, Twin Peaks), quien desempeña una actuación tan inverosímil y tan evidente respecto a su “secreto” que hace parecer un poco lento a Tom Beck, el personaje de su compañero de reparto Michael Nouri, quien para cuando se de cuenta de lo que está ocurriendo, el espectador llevará una semana en esa línea. Aprovechando la corriente diré que una de las mejores cosas del film es la manera en que los secundarios van entrando y saliendo de primera línea, oxigenando muchísimo la historia y manteniéndonos a la espera de quien será el próximo en aparecer.


En el apartado técnico destacar el trabajo de algunos efectos prácticos que están bastante conseguidos y gracias a los cuales se obtienen unas escenas bastante curiosas, aunque desgraciadamente chirrían los FX en la última parte del film, donde parece que el presupuesto y la originalidad fueron a menos.

Realmente es pequeña la sutileza que le separa de otras películas de esta índole de su década, es obvio el elemento diferenciador, pero en concreto el funcionamiento del metraje es el que es y no pretende distanciarse tanto. Siendo una película perfecta para los que quieren volver por un rato a las divertidas películas de los ochenta.

Firma: Gerard FM.
@tmagerard

🎬 VOD