BIFFF - Sound of Violence review

Un traumático momento del pasado hace que Alexis, quien es sorda, recupere la audición. Han pasado los años y su búsqueda de un sonido perfecto la empujará a cometer una serie de asesinatos a cada cual más violento.

Título original: Sound of Violence

Año: 2021

Duración: 94 min.

País: Estados Unidos

Director: Alex Noyer

Guion: Alex Noyer

Música: Alexander Burke, Omar El-Deeb, Jaakko Mannimen

Fotografía: Daphne Qin Wu

Reparto: Jasmin Savoy Brown, Lili Simmons, James Jagger, Tessa Munro


La nueva carne de Cronenberg convertida en sonido.

La sinestesia es una capacidad que los humanos perdemos al crecer, la capacidad de unir los sentidos: ver sonidos, oler colores. De la sinestesia que aúna sangre y sonido es lo que trata Sound of Violence.


Un traumático momento del pasado hace que Alexis, quien es sorda, recupere la audición. Han pasado los años y su búsqueda de un sonido perfecto la empujará a cometer una serie de asesinatos a cada cual más violento.

Hay películas que son modernas por naturaleza, otras películas quieren ser modernas a puñetazos. Este es el caso de Sound of Violence de Alex Noyer – en el doble papel de guionista y director - que parte de un concepto novedoso y que funciona como un reloj dentro de la historia: la violencia puede generar sinestesia, despertar sentidos ocultos, y lanzarnos a la crueldad para lograr expandir esos sentidos que nos dan placer; el origen perfecto de un psycho killer.

Los primeros quince minutos de Sound of Violence son casi modélicos al plantear con efectividad tanto el escenario como su personaje central: Alexis, quien recupera la audición con 10 años y, desde entonces, nada ni nadie detendrá su obsesión por los sonidos. Pero este planteamiento muy cercano a la Nueva Carne de David Cronenberg, falla pasado el primer tercio ya que el personaje central se mueve entre lo soso y lo antipático.

Se siente el interés de Alex Noyer por el concepto, pero tras un primer asesinato cruel pero sórdido e interesante, le pierde la búsqueda de lo moderno: esos ambientes discotequeros cool, ese remolque anclado en un garaje, la sala de arte… Son cosas que resultan impostadas porque, a la larga, hacen daño a la película ya que añade demasiados elementos y pierde el foco: Sound of Violence ¿Es la historia de una mujer obsesionada con el sonido? ¿de una psicópata? ¿de un genio del mal? ¿del miedo a volver a perder la audición?


Lamentablemente, Jasmin Savoy Brown no consigue hacer suyo el personaje de Alexis y, por tanto, tampoco el espectador se implicará con ella. Lili Simmons interpreta a Marie, la compañera de piso de Alexis y su amor en secreto; Simmons es muy guapa, viste de lujo y brilla en pantalla pero… ¿A qué dedica su vida más allá de la bisexualidad y las fiestas? Marie es una comparsa, no un personaje. James Jagger, como el tercero en discordia, la bisagra entre los personajes de Alexis y Marie, aparece y desaparece según la interesa al director.

Entre los hallazgos de Sound of Violence encontramos la composición musical, obra de Alexander Burke, Omar El-Deeb y Jaakko Mannimen, que da idea de lo que Alex Noyer quería lograr.

Sound of Violence resulta entretenida pero no deja mucho poso en la memoria. Desde aquí animamos a Alex Noyer para que siga investigando este camino de Nueva Carne/Nuevo Sonido porque tiene ideas muy interesantes al respecto.

Firma: Javier S. Donate.

🎬 VOD