Anna y el Apocalipsis review

Anna solo tiene un objetivo en la vida: terminar la escuela y viajar por el mundo, siendo Australia su destino soñado. Pero un apocalipsis zombi puede que eche por tierra los sueños de Anna, al mismo tiempo que la vida de sus amigos corre peligro. Esta vez el final más terrorífico no es el del curso escolar sino el de la humanidad.
  
Título original: Anna and the Apocalypse

Año: 2017

Duración: 93 min.

País: Reino Unido

Director: John McPhail

Guion: Alan McDonald, Ryan McHenry

Música y canciones: Roddy Hart, Tommy Reilly

Fotografía: Sara Deane

Reparto: Ella Hunt, Malcom Cumming, Sarah Swire, Christopher Leveaux, Marli Siu, Mark Benton, Paul Kaye


Sangre, bailes, música y ¡zombies!

Siendo fan total de Buffy The Vampire Slayer, hay varios capítulos en los que la serie fue rompedora y uno, especialmente, tiene un lugar en mi corazón: se emitió el 6 de noviembre del 2001 y se llama Once More With Feeling, es un capitulo musical al 95% en el que hay aventuras, terror, drama y amor. Me gustan los musicales y los zombies, así que ya estoy vendido con Anna y el apocalipsis.



Anna solo tiene un objetivo en la vida: terminar la escuela y viajar por el mundo, siendo Australia su destino soñado. Pero un apocalipsis zombie puede que eche por tierra los sueños de Anna, al mismo tiempo que la vida de sus amigos corre peligro. Esta vez el final más terrorífico no es el del curso escolar sino el de la humanidad.

Supongo que el origen de Anna y el Apocalipsis lo podemos encontrar en el cortometraje escrito y dirigido por el difunto Ryan McHenry, llamado Zombie Musical, donde un grupo de jóvenes tratan de escapar de un apocalipsis zombie bailando y cantando. Anna and the Apocalypse tiene algo del cortometraje, esa mezcla entre lo absurdo y lo terrorífico, pero yendo más allá al añadir angustia adolescente, amoríos y problemas familiares…Básicamente un coming of age pero con devora cerebros dando vueltas por la pantalla. El mayor problema que se le puede achacar al guion, coescrito entre Alan McDonald y Ryan McHenry, es que lanzan la historia con rapidez, con más de un guiño a la ya clásica Shaun Of The Dead de Edward Wright, pero luego se toma demasiado tiempo – con un exagerado uso del dramatismo - para remontar en un clímax emocional bastante logrado.

Al igual que el capítulo musical de Buffy, las canciones sirven como “puertas” al pensamiento de los protagonistas, y este es uno de los puntos altos de la película: las composiciones de Roddy Hart y Tommy Reilly dan ganas de saltar de la butaca para bailar en el pasillo. Cierto que algunas de las canciones entran con mayor rapidez que otras – yo destacaría ese canto a la adolescencia que es Hollywood Ending y la divertida Soldier At War – pero no hay una sola canción que sobre.


A la dirección de John McPhail le ocurre lo mismo que al guion: empieza como una explosión de alegría, con dinamismo en la presentación de personajes y escenarios, pero luego parece ir perdiendo fuerza hasta remontar en el último tercio; por el camino hay cierto momentos desaprovechados, como el momento “atajo”, y se muestra totalmente inspirado en el cenit de la segunda parte con el número musical de Soldier At War, donde un grupo de adolescentes terminan con una horda de zombies al ritmo de la música.

Ella Hunt, Malcom Cumming, Sarah Swire, Christopher Leveaux, Marli Siu, Mark Benton, Paul Kaye, son los protagonistas y funcionan como un reloj dentro de la película.

¿A qué esperas? Ponte el chándal y salta sin miedo a esta pista repleta de zombies.

Firma: Javier S. Donate.

🎬 VOD