SITGES - Superdeep review

Corren los ochentas y la Unión Soviética trabaja en un laboratorio secreto en el pozo más profundo del mundo, pero las investigaciones se tuercen debido a unos hechos desconocidos, lo que hará clausurar el laboratorio a la espera de que un grupo de científicos liderados por Anna consiga resolver el problema. Este equipo no estará preparado para lo que van a encontrar en las profundidades.

Título original: Kolskaya Sverhglubokaya

Año: 2020

Duración: 110min.

País: Rusia

Director: Arseny Syuhin

Guion: Arseny Syuhin

Música: Dmitriy Kliminov, Digba Kurpjel, Gadou Naudin, Nick Price, Aleksey Sinitsyn, Aleksandr Volodin

Fotografía: Hayk Kirakosyan

Reparto: Milena Radulovic, Maksim Radugin, Nikita Dyuvbanov, Andrey Trushin, Vadim Demchog, Sergey Ivanyuk, Ilya Ilinykh, Kirill Kovbas


Descenso a los infiernos.

La ciencia ficción procedente de Rusia y de autores de la antigua URSS ha sido históricamente puntera, ha estado en primera línea tanto en las novelas de autores como Isaac Asimov o en cuanto al cine se refiere con directores de la altura de Andrei Tarkovsky. Muchas veces imitada o adaptada en películas procedentes de USA. Con Superdeep tengo la impresión de justo lo contrario, siendo una película rusa que parece querer imitar una película americana.


Corren los ochentas y la Unión Soviética trabaja en un laboratorio secreto en el pozo más profundo del mundo, pero las investigaciones se tuercen debido a unos hechos desconocidos, lo que hará clausurar el laboratorio a la espera de que un grupo de científicos liderados por Anna consiga resolver el problema. Este equipo no estará preparado para lo que van a encontrar en las profundidades.

El responsable de la historia así como de la dirección es Arseny Syuhin, quien parece tener las ideas más claras de lo que realmente a logrado plasmar en el resultado, en cierta manera es normal, pues ha escogido una película tremendamente ambiciosa para su opera prima. Un proyecto más propio de grandes estudios con infinidad de personal y presupuestos holgados. La película continua en posproducción por lo que detalles como el CGI o la banda sonora no están finalizados.

Pero el director también ha incurrido en errores que no tienen nada que ver con el dinero, está claro que con más presupuesto podría disponer de mejores actores ya que solo se salva Milena Radulovic y tampoco es que sea la interpretación del año, igualmente no ha sido capaz de dirigir al elenco de manera que encajaran en la película dando con ello a situaciones inverosímiles, donde cuesta desengranar si es que realmente los personajes están vacíos de contenido o no han tenido unas instrucciones claras que seguir para dar forma al trabajo final que ve el espectador.

Por otro lado, y entendiendo que se hace con fines puramente comerciales, duele mucho ver una película rusa o de cualquier otro país del mundo rodada en un idioma que no es el suyo, en este caso el inglés, sí está claro, si está en otro idioma que no sea el internacional no se venderá igual, pero en lo artístico pierde toda la personalidad que tienen las películas creadas lejos de los estudios de Hollywood.


A pesar de los hándicaps comentados también hay puntos positivos en el film, como la idea realmente interesante de una “infección” bastante curiosa que da incluso para reflexión, además de dar paso a lo mejor de la película, un monstruo y unos efectos prácticos, que a pesar de recordar descaradamente a The Thing de John Carpenter se disfrutan mucho, y se echan de menos cuando no aparecen más tiempo en pantalla.

Es una pena pensar que esas situaciones forzadas con el plano artístico podrían haber sido salvados con algo más de experiencia, quizás entonces habríamos visto la película que esta historia se merece. Incluso con todo, si se hace un acto de buena fe, se puede entretener uno.

Firma: Gerard FM.
@tmagerard

🎬 VOD