FrightFest - Honeydew review

Una pareja quiere pasar el fin de semana en el campo y al principio todo va bien, en medio de la noche un granjero de la zona les echa por estar en sus tierras y tienen que marcharse al momento. Al poco encontrarán una casa en la que vive una dulce señora mayor que los acogerá y dará de comer. Pero como en los cuentos clásicos, la vieja tiene sus propios planes.

Título original: Honeydew

Año: 2020

Duración: 106 min.

País: Estados Unidos

Director: Devereux Milburn

Guion: Devereux Milburn, Dan Kennedy

Música: John Mehrmann

Fotografía: Dan Kennedy

Reparto: Sawyer Spielberg, Malin Barr, Barbara Kingsley, Stephen D'Ambrose, Jamie Bradley, Joshua Patrick Dudley


La película más anticlimática que recuerdo.

En la mayoría de las veces entras a la sala de cine, ya no diré expectativas (que es una cosa que el tiempo te enseña a reducirlas al mínimo) si no con cierta curiosidad por saber a qué te enfrentas, si se hará larga, si tendrá buen ritmo, si los protagonistas o el/los villano/s tendrán carisma o si tendrá una historia original. Mi cara al salir de Honeydew era un poema, todas esas preguntas fueron contestadas, pero todas ellas con la respuesta más negativa posible. Una lástima.


Una pareja quiere pasar el fin de semana en el campo y al principio todo va bien, en medio de la noche un granjero de la zona les echa por estar en sus tierras y tienen que marcharse al momento. Al poco encontrarán una casa en la que vive una dulce señora mayor que los acogerá y dará de comer. Pero como en los cuentos clásicos, la vieja tiene sus propios planes.

Pues ya te estarás imaginando que tras el primer párrafo y la nota que tiene no estaríamos ante una película que me haya entusiasmado. Es una cinta que, sobre el papel, podría recordar mucho (de hecho es un calco) a La Matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974), pero vamos, que a Honeydew le falta todo lo que hacía buena a aquella. Sus personajes son odiosos desde el primero hasta el último, su argumento no tiene nada, ni un giro, ni una sorpresa. Su ritmo es inexistente hasta el punto de que parece que lo están haciendo a propósito (siendo, por su argumento, similar a dispararse en un pie), y poco más queda por decir, cada uno de estos problemas condiciona toda la película y no hay asidero al que agarrarse. Incluso la trama de la preparación del trigo, que podría haber sido una línea interesante, te la despachan al primer minuto en los mismos créditos sin trama alguna, simplemente es un conocimiento que meten en tu cabeza cuando se podría haber aprovechado mucho más si hubieran sido los protagonistas que lo hubieran ido descubriendo poco a poco.

Debuta en la dirección Devereux Milburn por lo que se entienden algunos de los errores que hay a lo largo de Honeydew pero otros no tanto. Cada uno tiene sus gustos y sus influencias pero lo que no puedes hacer es con recursos de un género hacer otro, puede sonar un poco raro pero es como utilizar el lenguaje de, por ejemplo, comedia romántica en una película como Alien. Son dos campos que no encajan uno con otro y es algo que encontramos en Honeydew, no puedes hacer una película de gente loca asesina y usar sistemas de drama y cine de autor. Hazlo si quieres, pero no va a funcionar. No puede ser una película de terror cuando no hay nada que provoque miedo, una señora mayor de 40 kilos con dificultad para moverse es original, si, pero nunca jamás a nadie le puede dar miedo. Mención especial a la música de John Mehrmann, bastante extraña pero funciona.


Protagonizan Sawyer Spielberg y Malin Barr como la pareja atacada, no son interpretes malos, hacen un buen trabajo pero hay poco con lo que trabajar y no hay demasiada química entre ellos. Tienen una trama de que son una pareja que están pasando un mal momento pero es una trama que no lleva a nada y parece más una excusa para disimular la poca profundidad que tienen. Destaco a Barbara Kingsley pues es de lo poco rescatable pero que acaba cansando por pura repetición, pero con eso poco puede hacer la actriz.

Es evidente que Honeydew es una película que no puedo recomendar de ninguna manera, es lenta, repetitiva, falta de chispa y agotadora. Todas las escenas están alargadas innecesariamente hasta el extremo incluida una escena final tan agotadora como intrascendente. Decepcionante.

Firma: Oriol Hernández.
@Oriol_TW

🎬 VOD