FANTASIA - The Dark and the Wicked review


Aunque su madre les ordenó específicamente que no fueran, Louise y Michael acuden junto a la cama de su padre moribundo. Lo que debería ser un momento de recogimiento y despedidas emotivas, se convierte en una pesadilla ininterrumpida cuando los pecados del pasado vienen en busca de su salario.

Título original: The Dark and the Wicked

Año: 2020

Duración: 94 min.

País: Estados Unidos

Director: Bryan Bertino

Guion: Bryan Bertino

Música: Tom Schraeder

Fotografía: Tristan Nybi

Reparto: Marin Ireland, Michael Abbott Jr., Xander Berkeley, Julie Olivier-Touchstone, Tom Nowicky, Ella Ballentine


La mejor película de Bryan Bertino.

Siempre se ha dicho que las herencias sacan lo peor de cada familia, apenas se ha enfriado el difunto y ya están todos peleando por las latas compradas en el súper. La idea que tiene Bryan Bertino de las herencias es mucho más oscura y, desde luego, terrorífica.


Aunque su madre les ordenó específicamente que no fueran, Louise y Michael acuden junto a la cama de su padre moribundo. Lo que debería ser un momento de recogimiento y despedidas emotivas, se convierte en una pesadilla ininterrumpida cuando los pecados del pasado vienen en busca de su salario.

Te puede gustar o aburrir Bryan Bertino pero hay que reconocerle el lugar que se ha ganado dentro del género con The Strangers, una película pequeña que sin embargo logró gran reconocimiento, sus siguientes propuestas como Mockinbird o The Monster pasaron sin pena ni gloria y ello es debido a una serie de tics marca de la casa: lentitud casi exasperante, personajes siempre al límite, falta de explicaciones en esta época que la gente solo quiere respuestas… Todo esto se repite en The Dark and the Wicked pero funciona mucho mejor.

Cierto que tampoco encontramos explicaciones en esta película, pero Bryan Bertino, de nuevo como director y guionista, suelta pequeñas pistas y deja tiempo al espectador para generar teorías. La atmósfera en The Dark and the Wicked es enfermiza desde el minuto uno, y el mayor pero que encontramos es que Bertino se pasa con el coitus interruptus ya que la historia va a trompicones – ahora se acelera, ahora se ralentiza, ahora se acelera… - pero todo se perdona porque se nota el trabajo de Bryan Bertino para generar situaciones que van desde lo atmosférico a lo terrorífico sin olvidarse de un gore muy logrado. Eso sí: Bertino, por favor, deja de meter pesadillas cada diez minutos, que ya agota.

Luego hablaré de los actores, pero es necesario detenerse en el apartado técnico. Si Bryan Bertino es listo, volverá a contar con un director de fotografía debutante en el cine como es Tristan Nybi y con Tom Schraeder a la batuta: las atmósferas son oscuras y agobiantes, las notas llegan directas al hueso.


El casting cumple de sobra, Marin Ireland y Michael Abbott Jr. funcionan como los atribulados hermanos que se enfrentan al horror, pero quiero citar las tres actuaciones que más llamaron mi atención: Julie Olivier-Touchstone como la madre luchadora tiene una gran presencia, Ella Ballentine repite con Bryan Bertino tras The Monster y debemos quitarnos el sombrero porque es capaz de aunar inocencia y maldad en un solo gesto – qué lejos de esa niña histérica que daban ganas de tirar por la ventana en el minuto dos de The Monster -, y Xander Berkeley que aparece poco en la película pero la marca gracias a su predicador cristiano, cuya maldad y amenaza podrían convertirle en el hijo bastardo del Predicador Kane en Poltergeist II: The Other Side.

The Dark and the Wicked es la mejor película de Bryan Bertino hasta la fecha, no es perfecta pero está repleta de grandes momentos y dará para muchas charlas tras su visionado: por qué está pasando esto, qué es lo más acongoje te ha dado y, sobre todo, ese final tan brusco pero valiente.

Atrévete a venir a esta granja, las puertas se abren solo para ti.

Firma: Javier S. Donate.

🎬 VOD