Re-Animator (Director’s Cut) review


La llegada del afamado, y polémico Herbert West a la universidad de Miskatonic es todo un revulsivo: su compañero de habitación, Dan Cain y su novia Megan, se verán envueltos en una batalla entre el Doctor Carl Hill y Herbert West por hacerse con el control de una sustancia que despierta muertos.

Título original: Re-Animator (Director’s Cut)

Año: 1985

Duración: 105 min.

País: Estados Unidos

Director: Stuart Gordon

Guion: Stuart Gordon, Dennis Paoli, William J. Norris (basada en la novela corta de H. P. Lovecraft “Herbert West, Reanimator”).

Música: Richard Band  

Fotografía: Mac Alhberg

Reparto: Bruce Abbot, Barbara Crampton, Jeffrey Combs, David Gale, Robert Sampson


Un clásico indiscutible que se disfruta una y otra vez.

Soy defensor de los Director’s Cut, sobre todo porque muchos directores se quejan de no haber tenido derecho sobre el montaje final. He visto películas como Alien 3 cuyo nuevo montaje – no firmado por David Fincher pero sí cercano al primero que presentó a los productores – elevaba hasta la estratosfera una simple película entretenida, pero al mismo tiempo he contemplado como el remontaje que hizo Ridley Scott de Alien convertía un clásico en una película aburrida…. Y ya la elefantiasis de Peter Jackson y la tierra media es patológico.


La llegada del afamado, y polémico Herbert West a la universidad de Miskatonic es todo un revulsivo: su compañero de habitación, Dan Cain y su novia Megan, se verán envueltos en una batalla entre el Doctor Carl Hill y Herbert West por hacerse con el control de una sustancia que despierta muertos.

El primer montaje de Re-Animator ya nos descubrió una película maravillosa –  extraño adjetivo para un atracón visual de sangre y vísceras – repleta de secuencias que se te agarran a la cabeza, una montaña rusa entre la casquería y el humor más negro donde un líquido verde brillante se convirtió en un icono para la posteridad, pero el remontaje de Stuart Gordon le da una capa más gracias a la inclusión de una trama entera que afecta al personaje de David Gale/Doctor Carl Hill: la maldad de este nuevo Hill no solo afecta al Doctor West sino ahora también es un acoso y derribo a Bruce Abbot/Dan Cain. Hechos que ocurrían en el montaje original y al que no se le daba mucha importancia, ahora se muestran como parte de un plan mayor del Doctor Hill en una vuelta de tuerca que nos retrotrae al universo de H.P.Lovecraft, recordemos que esta película se basa, muy libremente, en una novela por entregas de este escritor.

Nada cambia sustancialmente, excepto remarcar el gran trabajo de David Gale y dar un poco más de metraje a Robert Sampson, el padre en la ficción de Barbara Crampton; lo que funcionaba en el montaje de 1985 sigue funcionando aquí: el ritmo endiablado que Stuart Gordon imprime al guion – que parece ligero pero no es así – coescrito junto a Dennis Paoli y William J. Norris, esa música burlesca de Richard Band que homenajea/plagia el Psycho de Bernard Herrmann, y sobre todo los maravillosos efectos de John Carl Buechler y su equipo que apenas han envejecido tantos años después. ¿Jeffrey Combs y Barbara Crampton? se ajustan como un guante a las órdenes de Gordon.


El único error que puedo achacarle a Re-Animator es el gran fallo de casting de Bruce Abbot, un galán de medio pelo con poco peso en pantalla y que pierde puntos ante cualquier otro actor o actriz de la película… ¿Os imagináis a Bruce, Campbell interpretando este papel? Hubiera sido totalmente increíble.

Podría tirarme horas hablando de las bondades de Re-Animator y como esos 15/20 minutos le dan más peso, pero eso sería quitaros la oportunidad de comprobarlo por vosotros mismos.

Poned rumbo a Miskatonic en cuanto podáis.

Firma: Javier S. Donate.