Madre review


Título original: Madre

Año: 2020

Duración: 82 min.

País: Argentina

Director: Amin Yoma

Guion: Amin Yoma

Música: Luciano Onetti

Fotografía: Amin Yoma

Reparto: Florencia Benítez, Flor Berthold, Joaquín Berthold, Magui Bravi, Chucho Fernández, Miguel Ángel Paludi, Daiana Provenzano


Aterradora relación de pareja.

Los que ya hemos visto unas cuantas películas, creo que tenemos cierta facilidad para discernir algo, tan sutil a veces, como puede ser la sinceridad, honestidad u otra palabreja semejante, con que está rodada. El carácter de cada uno hará que huyamos de eso como la peste, me estoy refiriendo a lo pretencioso, o que nos sintamos atraídos como moscas a un rico pastel. Me posiciono entre los primeros, con lo cual ese elemento me sirve de referencia para que una obra me entre a la primera o que se me tenga que meter con calzador.


Madre cumple ese requisito primordial para mí. Tampoco penséis que al empezar de esta manera la esté minusvalorando, al contrario, tiene muchas cosas positivas, lo que hace que disfrutemos de un ritmo in crescendo, que se guarda lo mejor para el final, quizás demasiado. Y lo hace a través de una historia en principio sencilla y algo estereotipada pero tratada con profundidad y, ¿por qué no?, con un toque afrancesado, en el buen sentido cinematográfico del término.

Adela está obsesionada con ser madre. Culpa de todos sus males a la esterilidad de su esposo, Hernán. Aconsejada por su vecina Daniela, decide visitar a un vidente que no es muy optimista en relación a su futuro. A partir de este momento Adela elegirá el camino más tortuoso.

Hay muchas maneras de explicar una historia, Amin Yoma elige un desarrollo en espiral, es decir, evita tirar por la tangente dándonos acertadas pinceladas de una tortuosa relación de pareja que acaba, como tiene que ser, de una manera muy intensa. El elaborado guion nos lleva a encerrarnos en un callejón sin salida, donde convergen tanto la trama como el apartado más técnico, a través de una fotografía cambiante, a cargo del mismo director y guionista, que prolonga nuestro estado de excitación, visualmente hablando.

Sin apartarnos de la parte más técnica, destacar la fantástica banda sonora a cargo de Luciano Onetti que, como es habitual, mezcla los sonidos más modernos, por llamarlos de alguna manera, con otros más locales y jazzísticos. Soy de la opinión de que sí hubiera adolecido de la parte musical, el resultado habría resultado similar, esto creo resalta la solidez del proyecto.


En el apartado interpretativo destacar a una gran Florencia Benítez, que crea un personaje atormentado, adueñándose ella solita de la pantalla. Le secunda Joaquín Berthold que le da buena réplica a través de la naturalidad de su interpretación. Del resto tenemos que destacar a Flor Berthold, Chucho Fernández y Daiana Provenzano.

Estamos ante un film cuidado hasta el último detalle, con una producción exquisita, una historia llena de aristas y una buena realización. No se puede pedir más. Indicada para los que les guste las nuevas visiones.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan