Dolls review


La familia Bowen embarranca el coche en medio del bosque, de noche y con tormenta. Pero muy cerca avistan una gran casa en la que viven dos agradables ancianos. Pasarán allí la noche y cuando amaine proseguirán su viaje. No debería ocurrir nada raro, ¿no?

Título original: Dolls

Año: 1987

Duración: 77 min.

País: Estados Unidos

Director: Stuart Gordon

Guion: Edward Naha

Música: Fuzzbee Morse

Fotografía: Mac Ahlberg

Reparto: Ian Patrick Williams, Carolyn Purdy-Gordon, Carrie Lorraine, Guy Rolfe, Hilary Mason, Bunty Bailey, Cassie Stuart, Stephen Lee


Hay un enemigo en mí.

El encanto de los ochenta terminó y ya no volverá. Por muchos revivals que hayan jamás se podrá igualar la intensidad que la cultura pop alcanzó en esa década. Y el cine de terror fue, sin duda alguna, de los más beneficiados pues los clásicos del género se cuentan por centenares. La mayoría de esas inolvidables películas se gestaron en una misma época (y en 1987 fue la apoteosis) y es algo que no hay que olvidar y mostrar a las futuras generaciones para intentar cambiar el rumbo. En esta review hablaremos de una película que aunque no goce de tanta popularidad como otras (ni siquiera en la filmografía del director) sí que es otra muestra de las maravillosas películas que prácticamente salían como churros.


La familia Bowen embarranca el coche en medio del bosque, de noche y con tormenta. Pero muy cerca avistan una gran casa en la que viven dos agradables ancianos. Pasarán allí la noche y cuando amaine proseguirán su viaje. No debería ocurrir nada raro, ¿no?

Hay que ser honestos y reconocer que si esta película se hubiera producido en estos días tal vez no seríamos tan magnánimos en algunos aspectos: Los personajes totalmente cliché, las miles de explicaciones que serían necesarias para que no hubieran cabos sueltos, su poco trabajado final, el retorcimiento del argumento para llevarlo por donde se quiere... Pero realmente da lo mismo, lo que cuenta es la diversión, las situaciones hilarantes y las apañadas escenas sangrientas. Por su sencillez parecería un episodio de una antología, pero aunque se extienda un poco más en la duración (tampoco mucho) nunca deja de ser entretenida e incluso divertida en algunos ratos.

Dirigía su tercera película Stuart Gordon tras las emblemáticas Re-Animator (1985) y Re-Sonator (1986) y la primera sin ser una adaptación de H.P. Lovecraft. Dolls tiene un aire mucho más infantil y despreocupado que esas, algo tendrá que ver que no firme el guión por primera vez en su carrera, quien caería en su totalidad en Edward Naha. No obstante el director hacía gala, una vez más, de unos efectos especiales encantadores, apostando mucho menos por lo viscoso y sucio y más por un tratamiento más limpio y con un stop motion algo rudimentario pero divertido, obra y gracia de David Allen leyenda de los FX.


La película tiene pocos personajes pero es lo suficientemente coral, protagonizada por la joven Carrie Lorraine, que abandonaría su carrera tras esta película, y por el desaparecido Stephen Lee (El foso y el péndulo, Ghoulies III) quien tiene algunas escenas de comedia física buenísimas. Ian Patrick Williams (TerrorVision, Re-Animator) y Carolyn Purdy-Gordon (Re-Sonator, ABCs of Death 2.5) cumplen con sus personajes de odiosos padres de la niña, con escenas, como decía antes, bastante cliché pero deliciosamente divertidas. Mención especial a Hilary Mason (Amenaza en la sombra, Meridian: El beso de la bestia), quien pese a tener pocas escenas su sola presencia e inquietante mirada dejan poso en el espectador.

Película muy disfrutable, entretenida y con escenas memorables, poco más se le puede pedir. Hora y cuarto de diversión sin contemplaciones ni darle muchas vueltas al asunto. Muy recomendable, sin duda.

Firma: Oriol Hernández.
@Oriol_TW