Doctor Sueño review

Danny Torrance ya es un adulto pero sigue traumatizado por los acontecimientos del Hotel Overlook y sin atreverse a utilizar sus poderes. Conocerá a una niña que como él, tiene El Resplandor pero que, por este motivo, será el objetivo de un grupo de asesinos que quieren encontrarla para alimentarse de ella. Danny deberá decidir si ayudarla o seguir en su escondite.

Título original: Doctor Sleep

Año: 2019

Duración: 151 min.

País: Estados Unidos

Director: Mike Flanagan

Guion: Akiva Goldsman, Mike Flanagan, Stephen King

Música: The Newton Brothers

Fotografía: Michael Fimognari

Reparto: Ewan McGregor, Rebeca Ferguson, Kyliegh Curran, Zahn McClarnon, Carl Lumbly, Alex Essoe, Bruce Greenwood, Catherine Parker, Robert Longstreet, Carel Struycken


La secuela cinematográfica que nadie esperaba.

Una de las mejores películas de terror de la historia es sin lugar a dudas El Resplandor (1980) dirigida por Stanley Kubrick que, en contraposición con el resto del mundo, Stephen King, escritor de la novela en la que se basa la película, renegaba de ser una mala adaptación de su obra. Sabiendo la proliferación de adaptaciones de libros y relatos del escritor a la gran (y pequeña) pantalla, llegando a prácticamente a ser mensuales, y con una calidad tan irregular que hace pensar el por qué la tomó con la película de Kubrick, a todas luces una gran película. En mi opinión creo que no le gustaba que otra estrella le robara los focos. Casi cuarenta años más tarde aparece la adaptación del libro secuela de aquel: Doctor Sueño, pero en este caso decide hacer, a su vez, una secuela de la película de Stanley Kubrick conociéndose la animadversión del escritor por aquella película. ¿Los motivos? Pues creo que está bastante claro que es... la viruta.


Danny Torrance ya es un adulto pero sigue traumatizado por los acontecimientos del Hotel Overlook y sin atreverse a utilizar sus poderes. Conocerá a una niña que como él, tiene El Resplandor pero que, por este motivo, será el objetivo de un grupo de asesinos que quieren encontrarla para alimentarse de ella. Danny deberá decidir si ayudarla o seguir en su escondite.

Mike Flanagan vuela alto en esta película, que te encomienden este tipo de proyectos con tanta presión pueden alzarte a lo más alto o hundir tu carrera. Afortunadamente, el trabajo del director es sobrio y meticuloso, ya no por la difícil adaptación de una novela bastante peculiar, sino además tener que lidiar con una estética y cinematografía de uno de los grandes genios de la historia del cine. Ahí es nada. Doctor Sueño, pese a que tarda un poco bastante en arrancar, algo normal si quieres presentar a tu personaje protagonista de manera óptima, sus dos horas y media de duración no pesan en absoluto en el espectador que va siguiendo la historia sin demasiados problemas, y es que esta película ha sido suprimida toda nota que pudiera dificultar su comprensión o, en caso ineludible, minimizarla hasta quedar en su esencia más básica.

Como decía antes, la dirección de esta película era un regalo envenenado, y el director de La Maldición de Hill House (2018) consigue salir reforzado, personalmente no veo la necesidad de estar recordando la película de Kubrick en todo momento como pasa en Doctor Sueño, no suelen pasar más de diez minutos sin que se haga referencia de alguna manera a aquella película, y eso hace que esta no pueda desplegar todo su potencial. Lo que no cumple las expectativas es la banda sonora obra de los hermanos Newton, especializados en bandas sonoras para películas de terror, la cinta, aunque es indudablemente de género no tiene tanto componente terrorífico como podría parecer, en cambio la composición está muchas revoluciones por encima y no encaja demasiado. Protagoniza un entregado, como es habitual en él, Ewan McGregor (Trainspotting, Big Fish) con un personaje interesante y denso. Destaco a los dos personajes femeninos principales, la villana interpretada por una intensa Rebecca Ferguson (Life, Men in Black: International) un personaje elegante, misterioso e inteligente pero que va perdiendo fuelle a lo largo de la película, y a la joven Kyliegh Curran con un personaje inteligente y carismático. Siempre decimos que los personajes niños en las películas suelen ser un lastre pero en esta película sale perfectamente airosa.


Evidentemente a esta película no se la puede comparar con El Resplandor, aunque se preocupe constantemente de recordarnos que es su secuela. Si la tomamos como una película de thriller y terror esta es de calidad y entretenida pese a su duración, si en cambio la tomamos como una de las más importantes contribuciones al cine de terror como sí lo fue la película de Stanley Kubrick... pues no.

Firma: Oriol Hernández.
@Oriol_TW