FANTASIA - Extra Ordinary review


Rose, una dulce profesora de autoescuela, tiene habilidades paranormales. Constantemente recibe señales de espíritus locales las cuales ignora por la traumática experiencia cuando era una niña. Todo cambia al solicitar sus servicios Sarah, una chica con un atractivo padre acosado por el molesto fantasma de su fallecida esposa. Mientras, Christian, un rockstar estadounidense de capa caída, está buscando, aparte de los beneficios fiscales de las leyes irlandesas, una virgen para efectuar un ritual que lo devuelva al estrellato.

Título original: Extra Ordinary

Año: 2019

Duración: 94 min.

País: Irlanda

Director: Mike Ahern, Enda Loughman

Guion: Mike Ahern, Enda Loughman

Música: Gorge Brennan

Fotografía: James Mather

Reparto: Maeve Higgins, Barry Ward, Will Forte, Claudia O'Doherty, Jamie Beamish, Terri Chandler, Risteard Cooper, Emma Coleman.


Divertidísima comedia de terror.

Si hay algo que nos divierte en un primer visionado, cosa que se diluye con posterioridad, son las comedias de terror. Y si hablamos de obras de origen anglosajón, decir que añaden ese plus de ironía que le sienta tan bien. Si aún necesitamos algo más, destacar que estamos ante el debut en el largometraje de Mike Ahern y Enda Loughman.

Sin grandes alardes, nos explica una historia delirante evitando lo que podría haber sido una comedia de enredo, que no es que estemos en contra de ellas, pero pensamos que este no es el lugar más apropiado para analizarlas. Por el contrario, no duda en meterse de lleno en una de fantasmas, con todos los aditivos y elementos, sábanas incluidas, que os vengan primero a la mente. Eso sí, lo hacen con desparpajo y con un envidiable ritmo que no decae en ningún momento.


Rose, una dulce profesora de autoescuela, tiene habilidades paranormales. Constantemente recibe señales de espíritus locales las cuales ignora por la traumática experiencia cuando era una niña. Todo cambia al solicitar sus servicios Sarah, una chica con un atractivo padre acosado por el molesto fantasma de su fallecida esposa. Mientras, Christian, un rockstar estadounidense de capa caída, está buscando, aparte de los beneficios fiscales de las leyes irlandesas, una virgen para efectuar un ritual que lo devuelva al estrellato.

El guion es uno de los puntos fuertes de esta cinta. Sale de situaciones escabrosas a través de un humor ácido, lo que hará que en algún momento no puedas parar de reír, sobretodo en la extraordinaria parte final en la que todo se deja ir y la fantasía se apodera de la pantalla. A partir de aquí todo vale, incluidos unos inteligentes efectos especiales muy bien colocados que no por simples dejan de ser tremendamente efectivos.

La historia en sí es otra cosa. Adolece, en nuestra opinión, de originalidad. Abusa algo de los tópicos de este tipo de películas, encontrando a faltar ese plus que, por ejemplo, ofrecen obras del calibre de Lo que Hacemos en las Sombras (What We Do in the Shadows. Jemaine Clement, Taika Waititi. 2014).


El apartado interpretativo es otro de los pilares donde se apoya Extra Ordinary. La pareja protagonista formada por Maeve Higgons y Barry Ward se mueve como pez en el agua en las abundantes situaciones cómicas protagonizadas por ambos, dando la impresión de que se lo pasaban en grande durante el rodaje. Eso traspasa la pantalla en beneficio de una frescura y naturalidad que elevan la calidad final. Entre los secundarios destacaremos a Will Forte que da vida a Christian, una apagada estrella de rock con ciertas dificultades para aprender a conducir. Del resto nombrar a Claudia O’Doherty, Jamie Beamish y a Emma Coleman.

Si queréis pasar un rato divertido y sin muchas complicaciones, esta es vuestra película. Su naturalidad y frescura os cautivarán. Si sois mucho más exigentes, dejar por un momento esas exigencias y dejaros llevar. Os lo pasaréis en grande.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan