Buscador

Translate

Medio Oficial

jueves, 16 de noviembre de 2017

Entrevista a Ángel González director de Compulsión


Diplomado en producción por la ECAM, cuenta con una amplia experiencia en el sector de la exhibición cinematográfica, y es cofundador de la compañía Shock Film Factory. Compulsión es su ópera prima.


¿Cuáles fueron tus referencias para hacer la historia?

Para hablar de referencias siempre es un tema peliagudo. El rodaje duró diez jornadas, y a la hora de tener referencias. Hablamos de algunas películas en la pre producción, pero en realidad procuramos no tratar de ser muy influenciados, pero nos interesa mucho los thrillers coreanos de principios de los 2000, y a pesar de que en España no hay demasiado interés por productores y directores para este tipo de planteamientos a nosotros sí que nos gusta bastante. Nos interesaba también mucho el terror de los 70, Wes Craven, Carpenter... Sí que hubo algo en concreto que me fascinó, aunque no tiene mucho que ver con Compulsión pero que me fascinó, fue À l'intériour, por el germen de la idea de hacer algo entre dos personas en una urbanización, pero realmente no tiene mucho que ver.


¿Cuéntanos como fue el proceso de casting?

Fue muy diferente para elegir a los distintos personajes. Una vez tuvimos el guion vimos que el personaje masculino era el que deberíamos buscar primero y a partir de ahí al resto, porque él tiene un papel por el que los actores españoles no están acostumbrados a este tipo de personajes. Entonces buscábamos a alguien con una importante presencia física y que fuese capaz de tener una capacidad intimidatoria como la que necesitábamos. Contactamos con Paco Manzanedo después de verle en REC 4 y nos pareció que cumplía los requisitos, sobretodo en cuanto a presencia física. Le enviamos el guion, se mostró interesado desde el principio y los siguientes seis o siete meses hasta que se puso en marcha la producción estuvo muy implicado en las diferentes fases del guion. En el caso de Susana Abaitua, el personaje que hace de scort, fue también muy fácil, la vimos en un cortometraje, le enviamos el guion y también le interesó mucho. Los problemas los tuvimos con el personaje de la protagonista. Hablamos con varias actrices que no les interesó hacerlo, nos dijeron que no estaban de acuerdo en hacer este tipo de proyecto. Nos costó bastante, la verdad. Finalmente tuvimos suerte, a dos o tres semanas de empezar el rodaje nos encontramos con Marina Esteve y era perfecta, estaba completamente preparada para empezar el rodaje pese que, en ese momento, no tenía experiencia actuando. Venía del mundo del baile y estaba haciendo la transición a la interpretación. Nos vino caída del cielo. Jugamos un poco con fuego.


Es una cinta de suspense para luego pasar al slasher ¿cambiaste la técnica de dirección?

Para nada, como comentaba antes con el tema de las influencias, queríamos hacer una especie de survival horror, un slasher muy extremo. Pero sabíamos que necesitábamos hacer una transición para llegar a ese momento. Por eso la primera parte es más thriller, y la segunda es más slasher. Pero con la técnica de dirección, de manera inconsciente, sí que hay planos más largos y que duran más tiempo en la primera mitad y en la segunda más cortos en el montaje. No fue deliberado, pero ha sido el resultado.


Sabiendo que también eres guionista y productor además de director, cuéntanos cuanto tiempo llevas trabajando en este proyecto.

Este proyecto surge en unas condiciones determinadas. José Pastor y yo somos amigos a parte de socios. Teníamos el sueño de crear una productora. Lo hicimos hace un par de años y necesitábamos una historia, un guion muy barato que pudiera ser grabado rápidamente y estuvimos años dándole vueltas a esto, la mayoría de guiones los desechamos por cuestiones logísticas y presupuestarias. Teníamos cuatro duros y sabíamos que no podríamos disponer de más de 10 días. La idea aparece en el verano de 2014, me pongo a trabajar en serio en el guion en enero del 2015. El desarrollo del guion es casi de año y medio, hasta que no se rueda no dejamos de trabajar en él. En cuanto a la preproducción, sobretodo yo y algún técnico buscando localizaciones y proceso de casting. No se puede hablar de una producción normal en el que todo el mundo está contratado desde el día 0. Eso nos llevó varios meses. La producción real fue cuatro semanas muy intensas para solo 10 días de rodaje. La postproducción también fue un proceso muy largo tanto en imagen y sonido. Hasta terminar la película en mayo de este año.


¿Puedes contarnos alguna anécdota del rodaje?

Hay una de las que se pueden contar. Parte de la película ocurre en una finca en la Sierra. Los dueños tenían una parcela anexa con unos caballos que estaban sueltos. En un momento teníamos que hacer una toma de un coche entrando en esa finca y los dueños de esa casa no nos avisaron de que si abríamos esa puerta podían escaparse unos cuantos de esos caballos. Y efectivamente nada más abrir una serie de caballos cruzaron la puerta y se escaparon. Nosotros no podíamos hacer más que mirar como subían carretera arriba, interrumpiendo la circulación. Afortunadamente era una carretera secundaria, de un solo carril y con una afluencia de coches escasa y no hubo que lamentar ninguna tragedia. Pero durante un momento yo vi como la película se alejaba junto con los caballos. Hubo dos personas, la jefa de maquillaje y la ayudante de producción que no sé de dónde sacaron unas manzanas y, milagrosamente, consiguieron que los caballos volvieran. Luego la dueña de la casa ni siquiera se enfadó, se rió bastante, cosa que me sorprendió.


Cuéntanos tus futuros proyectos.

La creación de la productora no fue solo para esta película, de hecho Compulsión es una especie de carta de presentación para hacer otros proyectos. Ahora estamos en plena re escritura de guion y búsqueda de financiación para una película que se rodará en España pero en inglés, de terror sobrenatural. Ocurre en el Kurdistán sirio, una historia de milicianos kurdos en colaboración con un grupo de boinas verdes americanos sufren una emboscada de unos terroristas y deben esconderse en una cueva cercana, pero no cuentan que en esa cueva hay algo más. Esperamos rodar en verano del 2018.


¿Cuál es tu película de terror favorita?

Esa es difícil. La película que más miedo me ha dado era Pesadilla en Elm Street vista en su momento. Recuerdo que me hizo pasar un verano horrible. La película de terror más redonda sería La semilla del diablo o El resplandor.