Buscador

Translate

Medio Oficial

viernes, 20 de octubre de 2017

Psychopaths review


Título original: Psychopaths

Año: 2017

Duración: 85 min.

País: Estados Unidos

Director: Mickey Keating

Guion: Mickey Keating

Música: Shayfer James

Fotografía: Mac Fisken

Reparto: Ashley Bell, Jamie Ann Burke, Larry Fessenden, Angela Trimbur, Mark Kassen, Helen Rogers


Los psicópatas más sangrientos.

La idea de unir una serie de psicópatas en un film no es nueva. En 2012 ya pudimos ver Siete Psicópatas (Seven Psychopaths. Martin McDonagh), aunque el que iba preparado para ver todo tipo de atrocidades quedó bastante defraudado. No obstante, su aire desenfadado y de comedia salvaba los muebles.

Psychopats es todo lo contrario. De gracia no tiene ninguna, teniendo que apechugar el sufrido espectador con una historia algo deslavazada y a ratos incongruente, aunque en ocasiones nos hará mirar para otro lado.


Mickey Keatin es una estrella en ascenso en el mundo del cine de terror indie gracias a títulos como Carnage Park y Darling. En Psychopaths nos presenta una narración con una serie de horribles escenas de violencia y brutalidad, así como un musical compuesto de números de canciones y bailes. El resultado es sorprendente gracias a la experiencia estilística del cineasta, el amor al medio ambiente y el ambiente fresco y retro de los años setenta que harán que los espectadores de cierta época sientan nostalgia de los días de grindhouse de su juventud.

Ante nuestros ojos van pasando unas escenas que intentan provocarnos. La idea es original. Un grupo de psicópatas que no se conocen entre sí la lían parda, en una noche que parece que no va a acabar nunca. El dibujo de estos seres algo desquiciados es demasiado simple, tanto que llega un momento en que no sabemos quién es psicópata y quién no, y no es que nos caigan simpáticos dicho de otra manera. En el origen un discurso apocalíptico, que no acaba de convencer. No penséis que estos angelitos sean unos seres desvalidos, al contrario, cualquiera de ellos podría entrar en el Hall of Fame de la truculencia y, habéis acertado, el uso de máscaras eleva bastante ese sentimiento terrorífico.

Varios psicópatas causan estragos en el transcurso de una noche llena de violencia.

El guion obra de Mickey Keating no es un ejemplo de claridad, no porqué busque algo metafísico, sino porqué se pierde entre tanto personaje. Da la impresión de que esté acabada a toda prisa. De eso dan fe sus escasos 85 minutos que, todo sea dicho, se nos hacen un pelín largos.

La música de Shayfer James es todo un acierto, ayudando a la digestión de un film que no pasará a la historia del cine de terror, pero que cumple con los requisitos mínimos exigidos por un público ávido de escenas fuertes.


En el reparto nos encontramos con Ashley Bell (El Último Exorcismo y Carnage Park), Jamie Ann Burke (C.S.I.) y Larry Fessenden (Southbound y Most Beautiful Island).

Está indicada para los acérrimos seguidores de personajes salvajes y oscuros. Lo que pasa es que al juntarlos a todos pierde la principal premisa de este tipo de films: acongojar.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan