Buscador

Translate

Medio Oficial

lunes, 12 de septiembre de 2016

Shelley review


Título original: Shelley

Año: 2016

Duración: 92 min.

País: Dinamarca

Director: Ali Abbasi

Guión: Ali Abbasi, Maren Louise Käehne

Música: Martin Dirkov

Fotografía: Nadim Carlsen, Sturla Brandth Grøvlen

Reparto: Ellen Dorrit Petersen, Cosmina Stratan, Peter Christoffersen, Marianne Mortensen, Björn Andrésen.


Melancólica historia de terror.

Estamos ya acostumbrados a ver películas con una gran ambientación y unos paisajes idílicos. Son películas pausadas, tranquilas y lentas, naturalmente, dónde el continente da la impresión que es más importante que el contenido. El terror nos aparece tímido, como si no quisiera molestar demasiado. Por lo tanto la primera pega que podríamos poner a Shelley es la falta de truculencia. De lo que hemos comentado al principio va sobrada, pero una cosa es imaginar unas buenas vacaciones y otra que sirva de telón de fondo de una película de terror. Tampoco penséis que la sangre sea nuestro leitmotiv, la hemoglobina no es imprescindible para provocar alguno que otro bote en la butaca.

Que este principio un poco negativo no os lleve a engaño, Shelley es una buena película, con una historia interesante y muy bien realizada. Esto último se realza al indicar que es el debut en el largometraje del director iraní afincado en Dinamarca Ali Abbasi. Un buen inicio que no escatima algo de  riesgo.


La idea original de la cinta es del propio Abbasi aunque cuenta con la colaboración en el guion de Maren Louise Käehne. Le da un toque que la acerca a algo que no nos gusta mucho mencionar, pero que en este caso le cae como anillo al dedo, me estoy refiriendo a que es una película femenina, cosa por otro lado muy acertada.

Elena es una emigrante rumana que se dirige a un paraje paradisiaco situado en Dinamarca. Su misión es cuidar a una madura y enfermiza Louise. La amistad nace entre ellas y Louise le propone a Elena que sea una madre de alquiler puesto que ella no puede tener hijos. Queda bastante claro que el pacto entre ellas es por dinero pero no todo es tan simple y las cosas no salen como estaban previstas.

Excelente debut de Ali Abbasi. Su forma de rodar es pausada sin llegar a ser tediosa. La tensión va creciendo a cuentagotas pero cuenta con los suficientes recursos para mantenernos alerta. La evolución de los personajes la hace sumamente interesante, lo que indica una vigorosa dirección en ese sentido.

La fotografía de Nadim Carlsen y Sturla Brandth Grøvlen es fantástica. Es muy fácil rodar en unos exteriores como los que nos muestra este film, pero si decimos que el matrimonio formado por Louise y Kasper viven en una solitaria mansión que no cuenta con electricidad y que la mayoría de escenas son de INT. CASA - NOCHE, el mérito se engrandece. Un gran trabajo.


Las interpretaciones están a un buen nivel. La pareja femenina protagonista formada por la noruega Ellen Dorrit Petersen y la rumana Cosmina Stratan llevan el peso del film. Muy interesantes sus duelos interpretativos que al ser muy comedidos, en todos los aspectos, dan idea de la dificultad de los mismos. En la parte masculina destacar los papeles de Peter Christoffersen y Björn Andrésen, breves pero intensos.

Para acabar decir que es de aquellas películas que te dejan buen sabor de boca. Inapropiada, eso sí, para los amantes de lo extremo. De todo tiene que haber, y Shelley es de aquellos productos bien acabados.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan