Buscador

Translate

Medio Oficial

martes, 6 de septiembre de 2016

Curtain review


Título original: Curtain

Año: 2015

Duración: 74 min.

País: Estados Unidos

Director: Jaron Henrie-McCrea

Guion: Carys Edwards, Jaron Henrie-McCrea

Música: Adam Skerrit

Fotografía: Jaron Henrie-McCrea

Reparto: Danni Smith, Tim Lueke, Martin Monahan, Rick Zahn, Preston Lawrence


Aterradora puerta a lo desconocido.

De cortinas hay de muchos tipos y colores. Es un utensilio de lo más curioso, puesto que oculta sin mucha convicción y resistencia lo que hay detrás, sobre todo si son de baño. Y ¿qué hay detrás?, Hitchcock ya se encargó de darnos un ejemplo de lo que nos podríamos encontrar en su obra maestra PsychoCurtain no llega a tanto, suponemos que esa no era su intención, pero no deja de ser curioso que algo tan insulso como ese objeto dé para tanto.

Tampoco penséis que la cortina es la protagonista, ya sabemos de la habilidad de ciertos cineastas para dar vida a todo tipo de artilugios. Sirve como pretexto para explicarnos una historia delirante, no exenta de gracia. El tono, un tanto cínico, es un acierto.


Jaron Henrie-McCrea tuvo su debut en el largometraje, en el año 2012, con el film Pervertigo, el cual tuvo muy buena acogida. Curtain es su siguiente trabajo. Da la impresión de ser una obra de transición, no porque no ponga toda la carne en el asador, si no por cierta falta de convicción en su rodaje. La idea quizás hubiera encajado mejor en un cortometraje.

Danni vive con su tío Gus hasta que decide mudarse a un modesto y un tanto destartalado apartamento. En la bañera decide colocar una cortina, la cual desaparece como por arte de magia. Tras unos cuantos intentos descubre que en la pared se esconde una puerta que lleva hacia lo desconocido, y que se traga todo lo que se pone por delante.

Originalidad no le falta, el guión obra de Carys Edwards y el mismo Jaron Henrie-McCrea es de lo más creativo con un trasfondo ecológico que ayuda a poner en situación a los protagonistas. Su buen ritmo ayuda a tragarse algo increíble a lo que uno llega a acostumbrarse en aras de descubrir el final, el cual no defrauda en absoluto. Encontramos a faltar algo más de mala baba ya que las situaciones dan para mucho más. Las escasas escenas gore están bien conseguidas con algún que otro susto sacado de lo más clásico del cine de terror.

Indicar que la fotografía también está a cargo de Jaron Henrie-McCrea el cual sabe mezclar unos planos bastante elegantes, con otros más efectistas y arriesgados.


Las interpretaciones son muy convincentes. Los dos protagonistas, Danni Smith y Tim Lueke dibujan a dos personajes antagónicos unidos, aparte de por su afición por la ecología, por satisfacer uno de los instintos primarios del hombre, la curiosidad.

Una buena película para pasar un rato divertido. Su escasa duración ayuda a que todo sea más digerible. Curiosa.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan