Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 11 de junio de 2014

Hate Crime review


Título original: Hate Crime

Año: 2013

Duración: 73 min.

País: Estados Unidos

Director: James Cullen Bressack

Guión: James Cullen Bressack, Jarret Cohen

Fotografía: James Cullen Bressack

Reparto: Jody Barton, Nicholas Adam Clark, Greg Depetro, Debbie Diesel, Tim Moran, Ian Roberts, Sloane Morgan Siegel, Maggie Wagner


Extremadamente perturbadora.

Con una duración de tan solo 76 minutos y con una introducción de 3 minutos, Hate Crime, consigue mantener toda la tensión y sobretodo la impotencia durante toda la cinta. Al inicio parece que nos encontramos ante otro home invasion, esta vez rodado en clave de found footage. Pero enseguida nos damos cuenta que esta película tiene un claro objetivo, dejarnos jodidos mentalmente, extenuados. No va a dejar a nadie indiferente.

Lo mejor de esta película es que sabe como ocultar sus carencias, pues estamos ante una producción de bajísimo presupuesto y en ningún momento se resiente, sí que es cierto que juegan muchísimo a ocultarnos según qué cosas con movimientos de cámara y encuadres muy estudiados, pero si no te pones quisquilloso por estas cositas, vas a pasar un rato genial, o más bien un rato terrible. Definitivamente es lo que quiere el director, dejar al espectador con mal cuerpo.

Una familia judía está celebrando el cumpleaños de su hijo menor, cuando se ven asaltados por un grupo de neo-nazis que están dispuestos a convertir sus vidas en una pesadilla.

James Cullen Bressack es un director que siempre se ha movido dentro del cine de género, y como dicen la experiencia es un grado. Esta no es una cinta de terror sobre sustos o monstruos, es terror real como la vida misma. Estas cosas están sucediendo en la actualidad, y eso es precisamente lo más terrorífico de todo. El guión de la cinta lo firman el propio director junto a Jarret Cohen, y aunque simple, el mensaje que quiere enviar al público es claro y conciso.

Como dije antes el presupuesto de Hate Crime es muy bajo, pero hay algo que ayuda y mucho a que nos creamos todo, aparte de unas maravillosas actuaciones, de las cuales cabe destacar a Maggie Wagner, como Melissa, la sufrida madre y a Ian Roberts, como Three, uno de los asaltantes que sufre algunos momentos de locura dignos de mención. Y como decía, a parte de las interpretaciones, otro de los motivos clave para que este film funcione como la seda es el trabajo de dos personas, Ashley Hooker y Katie Middleton, responsables del maquillaje y los efectos especiales, sobretodo lo primero, es un trabajo perfecto, tanto en el látex como en el mismo maquillaje de las heridas.

Si te gusta el género home invasion, estoy seguro que te gustará esta película, tiene elementos de películas como Los Extraños o Funny Games, pero lo mejor es que no tienes la sensación de estar viendo algo mil veces visto. Aunque si de verdad quieres disfrutar con este film tienes que tener en cuenta que estás viendo un producto independiente, con presupuesto reducido. Si esperas ver algo made in Hollywood, ni lo intentes, de lo contrario recomiendo darle una oportunidad, tal vez acabes por encontrar una pequeña joya, como yo he hecho.

Firma: Omar Parra.