Buscador

Translate

Medio Oficial

lunes, 24 de marzo de 2014

Psicosis review


Título original: Psycho

Año: 1960

Duración: 109 min.

País: Estados Unidos

Director: Alfred Hitchcock

Guión: Joseph Stefano (Novela de: Robert Bloch)

Música: Bernard Herrmann

Fotografía: John L. Russell

Reparto: Anthony Perkins, Janet Leigh, John Gavin, Vera Miles, John McIntire, Martin Balsam, Simon Oakland, Patricia Hitchcock


Una mujer, una ducha, una cortina de baño y una sombra. Historia del cine.

Intenta recordar algunas de las escenas más emblemáticas de la historia del cine. Se te ocurrirán un puñado, quizás E.T. y Elliot volando con su bicicleta a la luz de la luna, Indiana Jones mesurando el peso de esa reliquia dorada o Chaplin imitando a Hitler en un discurso arrebatador... y seguro que llegarás a la escena de la ducha de Psicosis aunque no hayas visto nunca la película entera.

Marion planea marcharse con su amante, Sam. Para ello, roba 40.000 dólares a su jefe y se fuga. En el viaje para encontrarse con su novio, Marion decide pasar la noche en un motel de carretera, el “Motel Bates”.

Decir de esta película que es de suspense es quedarse corto, todo lo que ocurre en ella sirve para crear una atmosfera incomoda, primero con Marion escapando, cruzándose con su jefe con la peor de las suertes posibles, el policía despertándola en el coche... está claro que no es el plan mejor elaborado de la historia pero vas y te hospedas en el famoso motel, ya es de una mala suerte capital.

Hitchcock se la jugaba con esta película más de lo que parece, si bien era un director de renombre y de gran popularidad, sus dos anteriores películas (Vértigo y Con la muerte en los talones) no tuvieron la recepción que de ellas se esperaba, pese a que con el tiempo se las puso en el sitio que merecían, como dos de las mejores películas de la historia. A parte de la feroz competencia de directores en el género del suspense en esos días, Hitchcock se veía obligado a dar un golpe encima de la mesa y demostrar que estaba por encima de todos ellos, para ello debía elegir un proyecto que gustara al público menos especializado, acabo eligiendo la adaptación de la novela Psicosis, de Robert Bloch, publicada un año antes.

Bernard Hermann tendría que estar cabreado, compone una banda sonora perfecta, piezas melódicas que sirven para dar una ambientación terrorífica, en otras cogiendo total protagonismo con una utilización de tempos completamente locos... y que solo se te recuerde por la escena de la ducha en la que solo suena una nota desgarrada por instrumentos de cuerda una y otra vez, que impacta en la cabeza del espectador para no irse jamás. Un sonido completamente identificable para todo el mundo, parodiado hasta el infinito, siempre va de la mano, nunca se separa la imagen del sonido, simplemente no se puede.

Janet Leigh, hace un papelón, el de una mujer aparentemente frágil pero altamente traicionera, se cuenta que después de esta película solo se bañaba, nunca se duchaba debido a la impresión que le causo esa escena. Como curiosidad, es la madre de Jamie Lee Curtis, que ya tendría su ración de gritos en la saga Halloween. Anthony Perkins, es la autentica estrella de la película, un personaje muy denso y muy interesante que incluso ha sido objeto de estudios psicológicos en la vida real, interpretación desbordante y mucha curiosidad para el espectador de saber más de ese personaje, de su pasado, de su psique y de su situación después de terminar el film.

Psicosis, es otro pedazo de la historia del cine, quizás un escalón por debajo de las mejores obras de Hitchcock, pero de gran importancia. Película parodiada miles de veces, con unos planos y unos usos de la oscuridad muy interesantes y transgresores, una de las películas que tienes que ver al menos una vez antes de morir.

Firma: Oriol Hernández.