Sitges - Offseason review

Marie acaba de recibir una misteriosa carta. Poco después decide viajar junto a su pareja a un pueblo costero quedando atrapados en una terrible pesadilla.

Título original: Offseason

Año: 2021

Duración: 83 min.

País: Estados Unidos

Director: Mickey Keating

Guion: Mickey Keating

Música: Shayfer James

Fotografía: Mac Fisken

Reparto: Jocelin Donahue, Joe Swanberg, Richard Brake, Melora Walters, Jeremy Gardner, April Linscott


Atmósfera escalofriante e imágenes espeluznantes.

Si alguna vez habéis paseado por un pueblo de la costa, cualquiera, fuera de lo que denominamos como temporada, seguramente habréis captado ese aire triste, de abandono que inunda sus calles, avenidas y, claro está, su playa. Si llevamos esto al extremo nos encontraremos con Offseason que, como su nombre indica, trata de los acontecimientos que pasan en un lugar parecido, concretamente en una isla cercana a Palm Beach, en Florida.


Como podréis adivinar, ese aire tristón, bien aderezado con niebla y otros elementos, acaba convirtiéndose en terrorífico. Resalto esto por una escenografía algo exagerada que permite que todo lo que va ocurriendo coja tintes acongojantes. Sin ellos, se hubiera perdido ese plus que toda película de terror ha de tener.

Marie acaba de recibir una misteriosa carta. Poco después decide viajar junto a su pareja a un pueblo costero quedando atrapados en una terrible pesadilla.

Estamos ante un film un tanto confuso. Realidad y ficción se mezclan llevándonos por un camino que bordea el surrealismo. Sin los aditivos que hemos comentado antes, la historia se quedaría en algo débil. Dicho en otras palabras, el envoltorio es más importante que el contenido. Es como si te ofrecieran unas palomitas en un cofre de oro.

A pesar de la contundencia de lo expuesto, sí que en algunos momentos lo que está pasando capta nuestra atención. Tenemos un poquito de todo: algo parecido a unos zombis, criaturas que no sabemos de dónde han salido, parajes semejantes a Silent Hill y oscuridad, mucha oscuridad con un tono azulado que nos pone los pelos de punta. ¡Fantástico! Pensaréis. Lo sería si la historia que lo acompaña fuera coherente y no tan dispersa como la que nos muestra su director y guionista Mickey Keating.

Tras lo dicho, es evidente que tenemos que nombras a Mac Fisken, el encargado de la fotografía, por conseguir crear esas atmósferas terroríficas que nos atrapan y que logra, no sabemos si con intención o no, que lo demás pase desapercibido.

A pesar de los pesares, Keating logra atraparnos en una cinta dividida en capítulos, todavía no sabemos el motivo de ello, y es que tiene algo que al mismo tiempo que la hace diferente te obliga a no despegar los ojos de la pantalla.


El papel principal corre a cargo de una excelente y magnética Jocelin Donahue (Insidious: Chapter 2) que dota a su personaje de una viveza totalmente necesaria en el devenir del film. Interpreta a su pareja Joe Swanberg (You’re Next, V/H/S) que recrea uno de los mejores momentos de la película. Richard Brake (31) se encarga de dar vida al encargado del puente levadizo, cosa bastante importante, por cierto. Melora Walters (El Club de los Poetas Muertos) interpreta a la madre. Acabamos con Jeremy Gardner (The Battery, After Midnight, Bliss) que con su eficiencia habitual encarna a un pescador algo atribulado.

Estamos ante una cinta que os dejará algo descolocados pero que, casi con seguridad, acabaréis amando. Tiene algo que engancha. A vosotros os toca descubrir la causa.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan

🎬 VOD