Grossmann - Kratt review

Mia y Kevin son dos hermanos a los cuales sus padres dejan al cuidado de su abuela, quitándoles los teléfonos móviles. El aburrimiento les hace buscar y buscar hasta encontrar las instrucciones para crear un Kratt, una criatura mágica que hará todo lo que le pidan. Solo les falta un ingrediente: comprar un alma al diablo.

Título original: Kratt

Año: 2020

Duración: 107 min.

País: Estonia

Director: Rasmus Merivoo

Guion: Rasmus Merivoo

Música: Tauno Aints

Fotografía: Jako Krull

Reparto: Mari Lill, Nora Merivoo, Harri Merivoo, Elise Tekko, Ivo Uukkivi, Roland Treima, Mari-Liis Lill, Marek Tammets


Otra comedia de terror.

Creo que la crítica, el público o ambos tendrían que poner en marcha un nuevo galardón cinematográfico: a la película friki del año. Aquella que transita por festivales de terror varios y aquella a la cual la crítica no sabrá cómo calificar y el público no parará de recomendar a sus colegas. Lo dicho, cada año nos toca analizar un tipo de producto que no sabemos por dónde cogerlo. Por un lado intentamos divertirnos, cosa que a veces sucede, y por otro intentamos, también, dar nuestra aséptica opinión, esto nos tan fácil como parece.


Kratt es una buena muestra de lo que acabamos de decir. Cuenta con los alicientes para poder optar a ese desconocido premio: una historia demencial más bien pensada para un público infantil, multitud de escenas cómicas aderezadas con algo de gore y unos personajes de cuento que intentan ser coherentes.

Mia y Kevin son dos hermanos a los cuales sus padres dejan al cuidado de su abuela, quitándoles los teléfonos móviles. El aburrimiento les hace buscar y buscar hasta encontrar las instrucciones para crear un Kratt, una criatura mágica que hará todo lo que le pidan. Solo les falta un ingrediente: comprar un alma al diablo.

Rasmus Merivoo es el director y guionista de este film. O sea que, toda la culpa es suya, dicho esto con algo de sorna. En realidad si el espectador se engancha a esta loca aventura se lo pasará en grande. Pero aquí empiezan las dificultades y es que empatizar con todo lo que aparece en pantalla se nos antoja bastante complicado. Es un tipo de humor bastante local, el cual cuesta encajar en nuestra idiosincrasia. El cine estonio no es precisamente de los más conocidos y esto juega bastante en su contra.

Indicar, de todas maneras, que tiene gags bastante potentes, empezando por algunos más intelectuales hasta llegar a otros más escatológicos. Entre medio de ellos un film que va desgranando poco a poco toda la historia, dando la impresión que el formato corto le hubiera ido de perlas. ¿De qué sirve este exceso de metraje?, pues para darnos un repaso de unos personajes que cuesta creer que sean reales, no por el hecho de que puedan pertenecer a un cuento, sino por la poca credibilidad que transmiten.

Está muy claro que esta cinta se intenta alejar del cine, vayamos a decir, convencional, pero claro el exceso de celo también es malo y recurrir de una manera sistemática a provocar la hilaridad puede tener un efecto contrario al deseado. Es decir, puede llegar a aburrirnos, sin que esto sea malo del todo.


Del elenco destacaremos a los dos principales. Empezamos por la abuela, interpretada por Mari Lill la cual no cesa de demandar trabajo. Acabamos con Ivo Uukkivi que interpreta a un gobernador algo pasado de vueltas y con una interesante vis cómica.

Kratt es un film apto para todo aquel que adore las fabulas con un toque de humor. Seguramente la encontraréis en todo festival que se precie. De vosotros depende darle una oportunidad.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan

🎬 VOD