Underwater review


Un terrible fallo amenaza la vida de los trescientos habitantes de una planta de extracción subacuática. Con la estructura a punto de explotar debido a las fuertes presiones del exterior, cuando la tecnología es incapaz de ayudar, los supervivientes deben salir al exterior solo para descubrir que en su camino hay algo más que agua turbia.

Título original: Underwater

Año: 2020

Duración: 95 min.

País: Estados Unidos

Director: William Eubank

Guion: Brian Duffield, Adam Cozad

Música: Marco Beltrami, Brandon Roberts

Fotografía: Bojan Bazelli

Reparto: Kristen Stewart, Vincent Cassel, Jessica Henwick, John Gallagher Jr., T.J. Miller, Mamoudou Athie


Divertido terror bajo el agua.

Territorios inexplorados, personajes en perpetuo movimiento y una amenaza creciente… Estos elementos que conformaron durante el 2014 la película The Signal podemos volver a encontrarlo en Underwater, la siguiente película de William Eubank.


Un terrible fallo amenaza la vida de los trescientos habitantes de una planta de extracción subacuática. Con la estructura a punto de explotar debido a las fuertes presiones del exterior, cuando la tecnología es incapaz de ayudar, los supervivientes deben salir al exterior solo para descubrir que en su camino hay algo más que agua turbia.

Hay que reconocerle los bemoles a William Eubank al sumergirse en un mundo peligroso – repleto de turbidez -  y enfrentarse a una producción cara, con nombres con cara y ojos – aunque la presencia de Kristen Stewart suena más a reconducir carrera que a otra cosa – a la que debemos reconocer que ha aprendido mucho en estos años y sus aciertos en The Signal se ven amplificados en Underwater:  es capaz de mantener el interés y el brío a pesar de esos baches que tiene la historia, por cuestiones de guion, y que nos retrotrae a esos años noventa donde los personajes estaban encarrilados por la historia y no al revés.

No hay nada nuevo bajo el sol, cierto, y en el guion coescrito entre Brian Duffield y Adam Cozad hay minas antipersona debido a un exceso de tópicos y referentes peligrosamente reconocibles y entiendo que a Duffield no le ha salido tan bien la jugada como en un guion suyo anterior, la divertida The Babysitter, donde la acumulación de tópicos ayudaba a que el espectador entrase con rapidez en la historia.

Ignoremos ahora todas esas películas que vienen a mi mente cuando pienso en Underwater y centrémonos en lo que la distingue frente a otras propuestas similares, y aquí es donde defiendo la labor de Eubank, Duffield y Cozad: los personajes no existen y, por tanto, se prescinde de esos  innecesarios parones en la historia para que nos encariñemos con ellos, solo hay un final – en vez de esa manía de la factoría J. J. Abrams de alargar el metraje hasta irritar – y la culminación no es precisamente feliz de cara a una franquicia; podría haber secuela, cierto, pero a tenor del fracaso en taquilla sospecho que el secreto permanecerá bajo el agua para siempre.


Más allá de los tópicos voy a revelar lo que más brilla bajo esos kilómetros de agua: Kristen Stewart. Por primera vez soy capaz de interesarme por su trabajo, sufrir por ella cuando llega el caso, en vez de ver a Stewart haciendo de Stewart. ¿Labor de William Eubank o decisión propia de seguir el camino de Robert Pattinson, su excompañero de reparto? El tiempo lo dirá. Vincent Cassell aporta su profesionalidad y el resto de los actores están casi todo el metraje con traje de buzo, así que diré que cumplen.

Ante cintas como Underwater, hablo de mi experiencia personal como espectador, solo puedo hacerme unas preguntas ¿es menos disfrutable Leviathan de George Pan Cosmatos, con elementos sacados de The Thing o Alien, porque surgió a rebufo del maravilloso Abyss de James Cameron? ¿Deberíamos ignorar Predator solo porque tiene un argumento que mucha gente comparó con Alien en su momento?

Firma: Javier S. Donate.