Polter review

José está en su casa cuando, de repente, una fuerza invisible empieza a atacarlo con todo el mobiliario. Aterrorizado llama a un servicio telefónico especializado en estos casos para que le ayude a lidiar con el problema.

Título original: Polter

Año: 2019

Duración: 10 min.

País: España

Director: Álvaro Vicario

Guion: Andrés Marín Soto, Álvaro Vicario

Música: Maese César

Fotografía: Jorge Roig

Reparto: Belén González, José Lozano, Iván Muelas, José Padilla


Disfrutable comedia paranormal.

Algunas veces te sorprenden. Aunque los cortometrajes tienen la sana costumbre de contar una historia con varios niveles de comprensión, en ocasiones bajas la guardia en pleno visionado creyendo que ya tienes controlada la trama, en este caso una simple historia de casas encantadas, para, en un giro que no esperas, descubrir que había un gag final brillante o una moraleja interesante. Y esto me ha pasado con Polter.


José está en su casa cuando, de repente, una fuerza invisible empieza a atacarlo con todo el mobiliario. Aterrorizado llama a un servicio telefónico especializado en estos casos para que le ayude a lidiar con el problema.

Polter es un cortometraje de humor que cuenta la extraña experiencia de un personaje que esconde un secreto. Si hablamos de terror, aunque lo pudiéramos incluir en el género por tratar temas paranormales y algún que otro intento de susto (con poco resultado) no se puede decir que no sea una comedia. Ya desde el mismo inicio, como si de una llamada para darnos de alta de internet se tratara, el personaje va buceando entre opciones y características de su necesidad por teléfono, mientras la casa se le viene encima. Esto da pie a unos gags que, aunque algo recurrentes, hilarantes para el espectador.

Se nota mano en su director Álvaro Vicario quien debuta en una producción. No es un cortometraje sencillo precisamente, toda la trama incluye prácticamente a un solo personaje y en un espacio reducido pero esto no limita la historia. También destacan dos departamentos, el apañado CGI que, aunque no luce muy detallado cumple perfectamente la función y añade más dificultad al tema, y una cuidada y colorida iluminación que parece que estemos leyendo un cómic. Un humor y una acción que me recordó mucho a Evil Dead II de Sam Raimi que parece una clara referencia para el director.


Un cortometraje divertido y recomendable que no puede no gustarte y con un giro final bastante sorprendente. Veremos que nos prepara el director en el futuro. Hay expectativas.

Firma: Oriol Hernández.
@Oriol_TW