Guns Akimbo review

Miles es un informático que ve pasar los días uno tras otro sin una visión clara de futuro. Aún sigue anclado en su pasado y en su exnovia Nova. Amante de los videojuegos y troll de internet profesional un día se topa con Skizm, un videojuego de la deepweb donde asesinos y demás calaña pelean a muerte por alcanzar la gloria. Miles pensaba que el anonimato de su ordenador le estaba dando total inmunidad ante esta gente, pero pronto se dará cuenta que estaba equivocado cuando reciba una desagradable visita.

Título original: Guns Akimbo

Año: 2019

Duración: 95 min.

País: Nueva Zelanda / Reino Unido / Alemania

Director: Jason Lei Howden

Guion: Jason Lei Howden

Música: Enis Rotthoff

Fotografía: Stefan Ciupek

Reparto: Samara Weaving, Daniel Radcliffe, Ned Dennehy, Rhys Darby, Natasha Liu Bordizzo, Hanako Footman



Un survival de locura.

Muchos no conocerán al director Jason Lei Howden, pues Guns Akimbo es tan solo su segunda película. El problema en las expectativas que uno tiene es que cuando tu ópera prima fue Deathgasm, película que dio mucho de qué hablar en su recorrido por festivales de todo el mundo, los amantes del género tienen puesta su atenta mirada en este nuevo trabajo. Para empezar, se aleja del terror que tanto abrazaba en su anterior obra, aunque ambas tienen algo en común, esto es su humor negro y sus altas dosis de acción y sangre.


Creo que el mayor problema en este film reside en el momento que observamos detenidamente su guion, el cual es un gran cliché de cintas de este mismo género. Si ya has visto unas cuantas cintas sobre el subgénero del survivial está claro que Guns Akimbo no te va a sorprender, pues dentro del género no innova nada, creo que tampoco lo busca, lo que, sí hace y en este caso con sobresaliente, es entretener al espectador.

Miles es un informático que ve pasar los días uno tras otro sin una visión clara de futuro. Aún sigue anclado en su pasado y en su exnovia Nova. Amante de los videojuegos y troll de internet profesional un día se topa con Skizm, un videojuego de la deepweb donde asesinos y demás calaña pelean a muerte por alcanzar la gloria. Miles pensaba que el anonimato de su ordenador le estaba dando total inmunidad ante esta gente, pero pronto se dará cuenta que estaba equivocado cuando reciba una desagradable visita.

Jason Lei Howden vuelve a demostrar que como director tiene mucho que aportar a la industria del entretenimiento. Después del gran éxito de Deathgasm, con esta nueva producción nos demuestra que aquello no fue producto de la casualidad. Puede que su nueva película no sea tan original como la antes mencionada, pero sigue teniendo esa frescura y emana la misma locura que tanto nos gustó en Deathgasm. Estamos ante un film que te atrapa desde el minuto uno y no te suelta, no hay tiempo ni de parpadear, pues el director se encarga de que en pantalla siempre veamos acción, al más puro estilo de los videojuegos Beat em up o más conocidos como “yo contra él barrio”. Ese aire comiquero a la par que videclipero y esa acción cargada de ultra violencia la cual casi roza el gore compensan ese guion un tanto simplón.


Aparte del acertado trabajo en la dirección por parte de Howden, creo que otra de las claves del éxito es el carisma de sus dos protagonistas, y si bien es cierto que aun hoy en día el bueno de Daniel Radcliffe sigue teniendo sus detractores, personalmente creo que este actor ya ha demostrado sobradamente que su papel como Harry Potter es cosa del pasado. Y no solo Radcliffe está a un nivel sensacional actoralmente hablando, pues su contraparte, hablamos de Samara Weaving, vuelve a demostrar que es una de las mejores final girls que nos ha traído Hollywood en los últimos años. Vamos, que en pantalla la pareja de antihéroes funciona como un guante y esa química entre ambos es palpable.

En resumidas cuentas, estamos ante un film que no va a defraudar siempre y cuando sepas lo que vas a ver. ¿Pues a quién no le gusta las muertes ultraviolentas, estilizadas a ritmo de buena música y aderezado con un buen slow-mo? Pues Guns Akimbo nos da eso y mucho más. Personalmente me quedo con la obra debut del director, pero eso no quita que durante 95 minutos aplaudiera y me lo pasara de lujo, al nivel de un crío viendo a los Teletubbies.

Firma: Omar Parra.
@Omar_FTW