Il Signor Diavolo review

A Furio Momenté se le ha encargado la investigación de un caso en absoluto convencional. Debe dilucidar todo el misterio que hay detrás de un asesinato de un chico deficiente mental a manos de un niño de 14 años argumentando que lo hizo porque él era el diablo.

Título original: Il Signor Diavolo

Año: 2019

Duración: 83 min.

País: Italia

Director: Pupi Avati

Guion: Antonio Avati, Pupi Avati, Tommaso Avati

Fotografía Cesare Bastelli

Reparto: Gabriel Lo Giudice, Filippo Franchini, Massimo Bonetti, Alessandro Haber, Gianni Cavina, Lino Capollicchio, Eva Antonia Grimaldi, Chiara Caselli


Absorbente thriller de terror.

Creo que es la primera vez que hablamos del gran Pupi Avati. Guionista, escritor y director italiano con una espectacular carrera que a sus más de 80 y viendo la energía que hay tras la cámara en Il Signor Diavolo parece que está lejos de terminar. El artista ha tenido tiempo a tocar prácticamente todos los géneros, desde la comedia surrealista hasta el drama más descarnado pasando por el romántico. Pero hablando de terror, que es lo que nos interesa, también ha tenido una gran aportación, películas como L'Arcano Incantatore (1996), Balsamus l'uomo di Satana (1970) o para mí su mejor película La Casa dalle Finestre Che Ridono (1976) por mencionar tan solo algunas, son de lo más representativo del terror italiano contemporáneo alejado del giallo.


A Furio Momenté se le ha encargado la investigación de un caso en absoluto convencional. Debe dilucidar todo el misterio que hay detrás de un asesinato de un chico deficiente mental a manos de un niño de 14 años argumentando que lo hizo porque él era el diablo.

Si amplificáramos la historia al máximo estaríamos hablando de una película de detectives, en los que un sujeto debe ir desentrañando todos los detalles de un macabro suceso, pero nos estaríamos perdiendo toda la salsa de la historia, pues Il Signor Diavolo donde realmente triunfa es en los detalles, en la ambientación y en las interpretaciones. La Italia rural (ubicados en zona veneciana) de los años cincuenta tiene un savoir faire que mete de lleno al espectador en la historia desde el primer momento y ya no lo suelta hasta el inesperado final. Es una historia contada con multitud de saltos temporales que tal vez hagan perder un poco el hilo argumental, no por ser una historia difícil de seguir, que no lo es, sino porque algunos acontecimientos de la historia se superponen a otros y no te queda claro la línea temporal definitiva. Esto no es un problema importante en lo absoluto, solo una advertencia a la atención del espectador.

Como decía, el nervio y pasión de Pupi Avati no disminuyen nada con los años. Más bien se refina y esculpe, llevando los ritmos y la tensión de una manera esplendida, sin grandes alaridos ni estridencias pero llevando al espectador a un nivel de tensión que no espera.  No obstante no estamos hablando de un trabajo perfecto, hay cierto apresuramiento en algunos pasajes que no tiene demasiado sentido, escenas terminadas rápido y mal cuando tal vez merecía algunos segundos para dejar que todo respirara un poco, y no es debido a una necesidad de recortar una excesiva duración, pues estamos hablando de una película de menos de hora y media a la que se le podrían añadir diez minutos más sin demasiados problemas y dejar que todo fluyera de manera algo más orgánica. Otro fallo y este sí que lo considero de los importantes es que en un par de ocasiones ves al equipo de filmación reflejado en algún elemento de la toma. Esto son errores bastante importantes que alguien del equipo se tiene que dar cuenta, no sé si el director de fotografía o el encargado de raccord, pero alguien tiene que haber pendiente de estas cosas. Película con un reparto bastante amplio en los que destaca, sin ninguna duda, el joven Filippo Franchini que debuta en esta película y, no sé de dónde ha salido el chico este, pero hace un trabajo espectacular.


Película muy recomendable para los amantes del thriller con toques de terror gótico y sin alardes efectistas de ningún tipo. Sin duda una más que correcta película.

Firma: Oriol Hernández.
@Oriol_TW