Darlin’ review


Han pasado 16 años desde que La Mujer volviera al bosque con el bebe y Peg, ¿qué ha ocurrido para que el bebe, convertido en una joven hermosa llamada Darlin’ y La Mujer se hayan separado?

Título original: Darlin’

Año: 2019

Duración: 100 min.

País: Estados Unidos

Director: Pollyanna McIntosh

Guion: Pollyanna McIntosh

Fotografía: Halyna Hutchins

Reparto: Lauryn Canny, Pollyana McIntosh, Bryan Batt, Cooper Andrews. Laura Ahsley Carter


The Woman vuelve con ganas de sangre.

Aunque ya conocía al director Lucky McKee de películas anteriores fue The Woman la primera que realmente me llegó cuando junto a Jack Ketchum, y el rostro anguloso – personalísimo – de Pollyanna Mckintosh, construyó una fascinante historia sobre la hipocresía en el mundo de los WASP, en esa América profunda donde unos rostros felices ocultaban horribles secretos. Ahora, Pollyanna McIntosh decide escribir y dirigir una continuación directa.


Han pasado 16 años desde que La Mujer volviera al bosque con el bebé y Peg, ¿qué ha ocurrido para que el bebé, convertido en una joven hermosa llamada Darlin’ y La Mujer se hayan separado?

En el discurso de Lucky McKee se agradecía la contención, mostrar sin dialogar, los hechos sucedían ante los ojos del espectador. Uno pensaría que Pollyanna McIntosh, después de haber rodado junto a directores de todo el mundo, tendría algo más que aportar al mundo de Ketchum y McKee, pero tristemente no es así: Darlin’ resulta una experiencia dura, a veces abochornante y otras veces inane, donde la directora/guionista está más preocupada en hacer avanzar la historia, con secuencias que no llevan a parte alguna, que en dar un paso atrás y preguntarse si algo de lo que cuenta tiene sentido.

Hay cierta fealdad en Darlin’, tal vez sea por el tono elegido por McIntosh para su película, la fotografía de Halyna Hutchins que resulta poco inspirada, o especialmente unos diálogos donde nada se deja intuir, todo se cuenta una y otra vez para que la gente entienda la crítica de Darlin’ sobre la iglesia, la hipocresía, la rebelión femenina contra el patriarcado… Como suele decirse: entre todos la mataron y ella sola se murió.


El casting podría ser otra de las bazas fuertes de Darlin’ ya que tenemos a la propia Pollyana McIntosh volviendo a uno de sus papeles icónicos, pero no parece entender que su personaje era el revulsivo que sacaba la realidad de cada uno, y aquí la convierte en una suerte de Terminator que mata sin pensar en las consecuencias; su contrapartida Lauryn Canny, como Darlin’, es expresiva y luce espectacular en pantalla, pero se ve más suelta como mujer salvaje que como joven atribulada. Atención a Bryan Batt que consigue algo imposible, da mucha grima aún antes de que hable y, cuando lo hace, da bastante asco; Lauren Ashley Carter se merece mejores papeles que esta monja con perpetuo gesto de tristeza.

Si te gustó The Woman, Darlin’ te decepcionará. Pero si eres fan de Pollyanna McIntosh y no tienes miedo a escuchar diálogos sonrojantes, alucinarás con alguna de las locuras – desaprovechadas, pero locuras – que McIntosh suelta en pantalla.

Firma: Javier S. Donate.