Vivarium review

Una joven pareja decide que es momento de mudarse juntos. Al entrar en la inmobiliaria un inquietante vendedor llamado Martin les promete que les va a mostrar el vecindario idílico para parejas jóvenes que buscan empezar una nueva vida. Al llegar al barrio pronto se dan cuenta que todas las casas son idénticas, pero eso no será lo único curioso de ese misterioso y perturbador lugar.

Título original: Vivarium

Año: 2019

Duración: 97 min.

País: Estados Unidos

Director: Lorcan Finnegan

Guion: Garret Shanley, Lorcan Finnegan

Música: Kristian Eidnes Andersen

Fotografía: MacGregor

Reparto: Imogen Poots, Jesse Eisenberg, Jonathan Aris


Una de las sorpresas del año.

Estoy seguro que Vivarium será uno de los títulos que se oirá hablar mucho este 2019. Una de esas sorpresas de las cuales no te olvidas fácilmente. Desde su acertado reparto hasta su planteamiento caótico y perturbador atrapan desde el primer minuto. Lo que más destaca de este film es una puesta en escena tan quirúrgica y cuidada que pone la piel de gallina. Por momentos esa estética tan fría y espeluznante parece que nos traslada a otro mundo aun estando rodeados de elementos cotidianos.


Una joven pareja decide que es momento de mudarse juntos. Al entrar en la inmobiliaria un inquietante vendedor llamado Martin les promete que les va a mostrar el vecindario idílico para parejas jóvenes que buscan empezar una nueva vida. Al llegar al barrio pronto se dan cuenta que todas las casas son idénticas, pero eso no será lo único curioso de ese misterioso y perturbador lugar.

Estamos ante el segundo largometraje del director Lorcan Finnegan, el cual unos años atrás ya había debutado con una cinta de terror llamada Without Name, pero desgraciadamente a pesar de tener un gran recorrido festivalero, la crítica no fue nada benevolente.
Creo que con Vivarium no quedan dudas del talento del director irlandés. Aunque no solo puedo destacar la dirección de Finnegan, pues mención especial hay que hacer para el guión de Garret Shanley basado en una historia del propio director junto a él.

La única pega que puedo sacar de esta película sea una pequeña caída en su ritmo, cuando el director quiere mostrarnos la monotonía del día a día de la pareja protagonista, este momento se vuelve un tanto tedioso, ya que no juega con el espectador a ofrecernos misterios, con los cuales rompernos la cabeza como venía pasando durante toda la primera parte del film. Aun así esto se soluciona con un final realmente tan frenético como sorprendente, y es aquí donde creo que no todo el público acabará contento, pues este final no dejará indiferente a nadie.


En cuanto a las actuaciones tenemos tanto a una deslumbrante Imogen Poots como a un inspirado Jesse Eisenberg. Ambos dejan ver que entre ellos hay una química que funciona muy bien en pantalla, y la cual ya pude comprobar en la también reciente The Art of Self-Defense donde compartían protagonismo. Todo esto a pesar de la cara de palo a la cual ya nos tiene acostumbrados el señor Eisenberg pero que cuadra perfectamente con toda la avalancha de sucesos que sufren los protagonistas.

Estoy totalmente seguro de que estamos ante una de las cintas que más darán que hablar por el circuito de festivales de fantástico y de terror. Vivarium es una apuesta fresca en un mercado saturado de historias clónicas y plagios a grandes clásicos. Sorprendente y aterradora a partes iguales.

Firma: Omar Parra.
@Omar_FTW