Soy Tóxico review

Un hombre, apodado posteriormente como Perro, se despierta en un basurero de cadáveres sin recordar absolutamente nada. Parte del planeta ha sido azotado por una guerra bacteriológica y entre los pocos supervivientes se encuentra con un angelito empezando una extraña relación entre ellos. Ya no está solo, pero preferiría estarlo al descubrir los amigos de su nuevo compañero.

Título original: Soy Tóxico

Año: 2018

Duración: 76 min.

País: Argentina

Director: Daniel de la Vega, Pablo Parés

Guion: Pablo Parés, Paulo Soria, Daniel de la Vega

Música: Pablo Sala

Fotografía: Facundo Nuble

Reparto: Fini Bocchino, Gastón Cocchiarale, Horacio Fontova, Sergio Podelei, Esteban Prol.


Nueva visión de un mundo infeliz.

Por lo que repetidamente nos van mostrando los cineastas, parece que el fin del mundo que todos conocemos está más o menos cerca. Si nuestros tatarabuelos nos pudieran ver ahora dirían que eso está muy próximo. Me temo que algunos de esos señores que hacen películas se excedieron en sus previsiones. Como muestra la obra maestra de Stanley Kubrick 2001: Una Odisea del Espacio (2001: A Space Odissey, 1968) o Blade Runner (Ridley Scott, 1982). Ósea que váyanse a dormir tranquilos que la cosa parece que va para largo.


De Argentina nos llega Soy Tóxico que nos vende la idea, muy al estilo de Mad Max (George Miller, 1979), de que tras una guerra bacteriológica quedan cuatro matados que se las ven y se las desean para sobrevivir, usando todo tipo de estrategias no ya para llegar a fin de mes, sino incluso para pasar los siguientes cinco minutos. Como podéis ir viendo nada nuevo bajo el sol, vestido, eso sí, de gala a través de una producción exquisita adornada con una fotografía oscura y perversa, que está a cargo de Facundo Nuble y un trabajo de vestuario y maquillaje realmente encomiable. Todo eso para explicar algo que carece de originalidad y que le falta algo de profundidad en una historia bastante plana que adolece de lo que muchos esperan, alguna que otra macabra sorpresa.

Un hombre, apodado posteriormente como Perro, se despierta en un basurero de cadáveres sin recordar absolutamente nada. Parte del planeta ha sido azotado por una guerra bacteriológica y entre los pocos supervivientes se encuentra con un angelito empezando una extraña relación entre ellos. Ya no está solo, pero preferiría estarlo al descubrir los amigos de su nuevo compañero.

El guion es algo confuso, abusando de escenas demasiado largas, repetitivas y que no aportan demasiado al resultado final. Notamos a faltar algo más de chicha si hubiera tirado por esos derroteros, pero se recrea más en la parte menos atractiva de este tipo de films en vez de desarrollar la más pura acción, y algo más de terror todo sea dicho.


El dibujo de los personajes quizá sea uno de los puntos más positivos de esta cinta, ya que nos pinta unos tipos que representan de manera bastante eficiente la desesperación que acaba rayando la locura.

En las interpretaciones nos encontramos con unos actores y actrices muy desconocidos para nosotros. De todas maneras destacaremos a Fini BocchinoGastón CocchiaraleHoracio FontovaSergio Podelei y Esteban Prol.

Recomendada para los recalcitrantes seguidores de las cintas post apocalípticas. Encontrarán en ella todos los ingredientes para pasar un buen rato. A los que no lo sean y les pique la curiosidad, se pueden dar una vuelta y degustar las cosas positivas.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan