Escape Room review


Seis extraños acaban sin saber muy bien por qué, participando en un exclusivo escape room con la promesa de 10.000 dolares para los que consigan salir. No tardarán en percatarse de que el peligro que dentro acecha es completamente real y que deberán buscar las pistas antes de que sean “eliminados”.

Título original: Escape Room

Año: 2019

Duración: 99 min.

País: Estados Unidos

Director: Adam Robitel

Guion: Maria Melnik, Bragi F. Schut

Música: John Carey, Brian Tyler

Fotografía: Marc Spicer

Reparto: Taylor Russell, Logan Miller, Deborah Ann Woll, Tyler Labine, Jay Ellis, Nik Dodani, Adam Robitel, Kenneth Fok, Jessica Sutton, Vere Tindale

Entretenida mezcla de un poco de todo.


Es evidente en qué se basa la película Escape Room pero por si hay alguien que acaba de volver de la luna y está leyendo esta review vamos a hacer una pequeña introducción. Los escape rooms son un juego de pruebas y enigmas que se hacen dentro de un espacio reducido, de una temática concreta y en un tiempo límite, que te llevan a resolver un misterio mayor o a salir de la propia habitación. Los hay a miles, de todos los tamaños, géneros y dificultades. Es una actividad genial para trabajar en equipo y en diez años se ha convertido en la mayor invasión de locales comerciales conocida desde los bazares.


Seis extraños acaban sin saber muy bien por qué, participando en un exclusivo escape room con la promesa de 10.000 dolares para los que consigan salir. No tardarán en percatarse de que el peligro que dentro acecha es completamente real y que deberán buscar las pistas antes de que sean “eliminados”.

Película que va claramente de menos a más, de hecho, empieza bastante mal (todas las escenas afuera del escape room son altamente mediocres) pero una vez ya están dentro y te vas haciendo a los personajes, cosa que no es fácil, la cinta se convierte en un thriller angustioso, con momentos de mucha tensión y con situaciones bastante creativos (aunque el tráiler te los destripe casi todos). Por contra, y como medio comentaba antes, a los personajes les cuesta pillarles el punto (a alguno ni se consigue) además de que cuesta creer toda la infraestructura montada por una empresa privada, pero bueno, esto es cine.


Dirige Adam Robitel tras la interesante The Taking of Deborah Logan (2014) y la menos inspirada Insidious: La última llave (2018) con una clara intención de hacer de esto una saga, de hecho ya está confirmada su secuela para 2020, también dirigida por Robitel. Su mayor fuerza es la creatividad de los escenarios y no tanto la técnica cinematográfica ni lo potente de su guión, queda por ver cómo se desarrolla el argumento en próximas entregas pero no parece que haya para mucho más. Reparto coral enfocado en los seis participantes del juego en los que destacan Deborah Ann Woll (Daredevil) y Logan Miller (Scouts Guide to the Zombie Apocalypse) y en menor intensidad pero aún interesantes Taylor Russell (Blackwood), Tyler Labine (Reaper) y Jay Ellis (Shortwave).

Escape Room es una curiosa mezcla de un montón de películas, las más evidentes son Cube (1997) y Saw II (2005), pero también hay de Destino Final (2000), Hostel (2005), The Game (1997) e incluso de la española La habitación de Fermat (2007), con la que en realidad, tiene una premisa prácticamente idéntica. Película mejorable pero inofensiva, curiosa y entretenida.

Firma: Oriol Hernández.