Tumbbad review


En las afueras de una decrepita aldea llamada Tumbbad vive Vinayak, hijo bastardo del señor de la aldea. Se obsesiona con la idea que ronda la comunidad de la existencia un tesoro escondido. Sospecha que su bisabuela, una bruja que duerme durante siglos, conoce el secreto. En su enfrentamiento con ella descubre al guardián del tesoro, un malvado dios caído. Lo que comienza con unas pocas monedas de oro acaba convirtiéndose en un imprudente e inagotable deseo que dura décadas. La codicia de Vinayak lo hará descubrir algo mucho más valioso que el propio tesoro.

Título original: Tumbbad

Año: 2018

Duración: 104 min.

País: India

Director: Rahi Anil Barve, Adesh Prasad

Guion: Adesh Prasad, Rahi Anil Barve, Anand Gandhi, Mitesh Shah

Música: Jesper Kyd

Fotografía: Pankaj Kumar

Reparto: Sohum Shah, Deepak Damle, Jyoti Malshe, Anita Date, Ronjini Chakraborty, Mohd Samad


Aterradora historia llena de aventuras.

Sorpresa cinematográfica protagonizada por el film proveniente de la India Tumbbad. No podemos llegar a clasificarlo totalmente como una película de aventuras, pero introduce muchos de sus alicientes que hacen que su visionado se torne sumamente agradable, sin renunciar a una potente, tenebrosa y original historia basada en una especie de cuento que relata fielmente algo inherente al ser humano: la codicia.


En las afueras de una decrepita aldea llamada Tumbbad vive Vinayak, hijo bastardo del señor de la aldea. Se obsesiona con la idea que ronda la comunidad de la existencia un tesoro escondido. Sospecha que su bisabuela, una bruja que duerme durante siglos, conoce el secreto. En su enfrentamiento con ella descubre al guardián del tesoro, un malvado dios caído. Lo que comienza con unas pocas monedas de oro acaba convirtiéndose en un imprudente e inagotable deseo que dura décadas. La codicia de Vinayak lo hará descubrir algo mucho más valioso que el propio tesoro.

Magnífico trabajo de los debutantes Rahi Anil Barve y Adesh Prasad que se dejan ir para mostrarnos algo rodado de manera firme y convincente, a pesar de su separación con la realidad. Pero ¿a quién le importa?, lo que interesa es pasárselo bien y degustar de una cinta que no se pone ningún corsé. Todo va fluyendo de manera natural, con un gran ritmo y con unos personajes que bien podrían haber formado parte del elenco de cualquier film que tuviera a Indiana Jones como protagonista. Pero no os asustéis, introduce elementos fantásticos y algún toque de terror que hará las delicias de todo aquel que plantado delante de la pantalla adore dejarse llevar por una historia mágica muy bien explicada.

Puede que encontremos a faltar algo más de metraje en aras a dibujar más a los personajes. Esa precipitación nos deja en ascuas en algunas situaciones, pero el producto final tampoco se resiente demasiado.

Otro punto interesante es que su ubicación temporal, transcurre entre la dominación británica y la declaración de independencia de la India de 1947, arrancando la historia en las postrimerías del siglo XIX mostrándonos todo el recorrido vital de Vinayak, su protagonista.

De la fotografía de Pankaj Kumar destacar el tono oscuro y plomizo que utiliza en toda su duración. Esto unido a unas impactantes imágenes de la aldea, hacen que todo se torne mágico y decrepito al mismo tiempo.


En las interpretaciones tenemos a Sohum Shah que encarna a Vinayak en un trabajo notable puesto que dota a su personaje de un aire cínico totalmente adecuado a lo que estamos viendo. Del resto destacar a Mohd Samad y Deepak Damle.

Un film que me atrevería a decir que no defraudará nadie. Contiene muchos elementos que abarcan desde el cine de aventuras hasta un cine con un cierto toque histórico. Lo que está claro es que os hará pasar un rato verdaderamente cautivante.

Firma: Josep M. Luzán.
@Josep_Luzan