El Pacto review


Clara ha caído en coma y los experimentados médicos no conocen ningún caso en que con este cuadro médico el paciente lo haya podido contar. Su madre Mónica se haya totalmente desesperada ante la posibilidad de perder para siempre a su hija, este estado de desesperación le hará recurrir a soluciones hasta límites insospechados para salvar a su hija de la muerte.

Título original: El Pacto

Año: 2018

Duración: 90 min.

País: España

Director: David Victori

Guion: Jordi Vallejo & David Victori

Fotografía: Elías M. Félix

Reparto: Belén Rueda, Mireia Oriol, Darío Grandinetti, Antonio Durán, Josean Bengoetxea, Carlus Fàbrega, Vanessa Buchaca


Un thriller al cincuenta por ciento.

Es bien sabido; España cinematográficamente hablando se ha convertido en un país referencia de thrillers bien ejecutados, bien escritos y de un nivel que nada tiene que envidiar a producciones mayores de países con más capital para la industria.

En esta oleada de nuevos thrillers encontramos piezas únicas y otras que lo podrían haber sido, pero por carencia o error en alguna de las coyunturas que forman una película no resultan el éxito que deberían, hablo de calidad, no de público. Pues incluso las que no son redondas del todo en ocasiones sí son entretenidas para la audiencia en general.


Clara ha caído en coma y los experimentados médicos no conocen ningún caso en que con este cuadro médico el paciente lo haya podido contar. Su madre Mónica se haya totalmente desesperada ante la posibilidad de perder para siempre a su hija, este estado de desesperación le hará recurrir a soluciones hasta límites insospechados para salvar a su hija de la muerte.

Esta clase de películas de géneros cruzados que suelen abanderarse en más ocasiones de las que nos gustaría con el género que más interesa comercialmente hablando y no con lo que realmente son, suelen pecar en la mayoría de los casos de lo mismo, el guion. Guiones, que a menudo parten de una historia que no resulta original para el público especializado, pero que además no está bien desarrollado, con acontecimientos poco razonables en un intento de dar un golpe de efecto con varios giros de guion que terminan por marear al espectador con un aire de incredulidad hacia la historia, lamentablemente El Pacto es una de ellas.

No todo es carbón, de ahí la nota media, técnicamente hablando y teniendo en cuenta el presupuesto esta película tiene un resultado redondo.

La dirección de David Victori es más que correcta, sobria en todo momento sin excesos continuos pero con dos planos en concreto muy bien realizados y que añaden calidad visualmente hablando a la historia. Uno de ellos es un plano a medio camino entre el nadir y el contrapicado con un giro de cámara de 180 grados bajando unas escaleras y el otro un plano detalle 360 grados en una dirección y su contraria para marcar unas reglas de juego dentro de la historia, quién vea la película lo entenderá.

El CGI no desentona del todo, mucho mejor en las escenas de la araña que en las más exigentes, pero es comprensible y no desentona dentro de la historia.

La fotografía de Elías M. Félix, me ha generado un dilema, está cerca de gustarme mucho, muchísimo, de hecho, desconozco si es un problema de proyección o de copia, pues es excesivamente oscura, aunque incluso siendo tan oscura, está cerca de ser ideal para esta historia, de ser la fotografía que todas estas películas merecen para ser tomadas en el tono que se pretende.


La banda sonora representa la cara y la cruz, es la cara y de manera muy acertada en los momentos de tensión, pero representa la cruz de manera totalmente errónea en el resto de la historia, donde la música dramatiza momentos que se entenderían bastante mejor con una música neutra menos intrusiva o incluso sin ella.

El elenco de actrices y actores es encabezado por Belén Rueda una de las piezas femeninas de referencia en el cine nacional de la última década con títulos como El Orfanato, Los ojos de Julia o El Cuerpo entre otras, el veterano Darío Grandinetti apuesta segura como siempre en su dilatada carrera y la joven Mireia Oriol en su segundo largometraje.

Apto como material de consumo y entretenimiento para una tarde de domingo.

Firma: Gerard FM.