Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Crónica Festival TerrorMolins 2017 día 5


Martes 14 de Noviembre

Hoy es uno de esos días en los que la duda nos asalta. Bendita sea esa duda por eso, los dos espacios que ofrece el Festival para ver cine del bueno se visten de gala y nos ofrecen una programación y actos paralelos que rayan a gran altura. Intentaremos no dejarnos nada y es que hoy se merece que pongamos los cinco sentidos.

La primera sesión, doble por cierto, empieza bien pronto. La primera de las películas que la componen es Phoenix Forgotten de Justin Barber que hace su debut en el largometraje. En el guion cuenta con la colaboración de T.S. Nowlin. Nos encontramos ante un film de ciencia ficción de metraje encontrado, lo cual encontrábamos a faltar dada la invasión que últimamente habíamos tenido por parte de zombis de todo tipo. Comentar que en la producción nos encontramos, entre otros, con Ridley Scott (Alien, el Octavo Pasajero; Blade Runner; Thelma & Louise, Gladiator). Como toda buena cinta found footage tiene que pasar el examen de la comparación con The Blair Witch Project. Por lo que parece no sale muy bien parada de ese examen, y es que el que da primero, da dos veces. Entre los actores nos encontramos con Florence Hartigan, Luke Spencer Roberts, Chelsea López y Clint Jordan. Tres adolescentes desaparecen al intentar encontrar la fuente del fenómeno OVNI de 1997 más conocido como las “Luces de Phoenix”

Como segunda parte de esta gran sesión nos llega la película australiana Hounds of Love, escrita y dirigida por Ben Young. Su carrera ha transcurrido en el mundo de la televisión, haciendo su estreno en el mundo del largometraje con este título. Con cierto aire al cine de Haneke, Ben Young le da una vuelta de tuerca al cine sobre asesinos en serie, todo ello mezclado con dinámicas de pareja, relaciones materno-filiales y opresión patriarcal. Sin ser un ‘torture porn’ es cine del que emana una tensión acentuada, intensa y perturbadora. Más de uno girará la cabeza para no ver lo que sale en pantalla, pero los espectadores más valientes se verán recompensados. En el apartado actoral contamos con la presencia de Emma Booth (La Masacre de Town Creek), Ashleigh Cummings y Stephen Curry. John y Evelyn White son una pareja aparentemente normal con un hobby nada normal: les encanta coleccionar colegialas. Un buen día se fijan en Vicki. Parece ser que esa elección no es tan acertada como habían pensado.

Hacemos un alto en el camino para dirigirnos a la Sala Gótica y asistir a la presentación del libro de esta edición del Festival editado por la Editorial Hermenaute: Michael Haneke. La Estética del Dolor, cuyo prólogo es obra del reconocido crítico de cine Carlos Losilla. Dicha mise-en-scéne corre a cargo del coordinador de la obra Albert Galera y de Lluís Rueda, editor. Entre los asistentes, y formando parte de la mesa, los autores del libro: Gerard Fossas, Joan Domènech, Jaume Claver, Albert Galera, Josep M. Luzán (redactor de TerrorWeekend.com) y Javier Rueda.

Volvemos a La Peni y al cine para iniciar la sesión nocturna. Para empezar, nos disponemos a ver Super Dark Times de Kevin Phillips. En el guion Ben Collins (Stephanie) y Luke Piotrowski. Nos encontramos ante otro debut. Kevin Phillips tiene una larga trayectoria en el mundo del cortometraje, tanto en la faceta de director como en la de director de fotografía, sin olvidar su vertiente como actor. En esta producción crea un estado de ánimo desde el primer plano, manteniéndolo durante toda la cinta. Lo que importa en Super Dark Times no es lo que sucede sino cómo sucede y como el paisaje (un pintoresco pueblo de Nueva Inglaterra) se filtra en la psique de los personajes como una especie de malestar frío y solitario. Por otro lado es una historia de adolescentes, virginales y frustrados cuya violencia latente lleva directamente a la tragedia. Owen Campbell (Boardwalk Empire) encabeza el reparto. Le siguen Charlie Tahan (Soy Leyenda), Elizabeth Cappuccino y Max Talisman. Zach y Josh son dos desgarbados estudiantes de secundaria que van en bicicleta por el suburbio norte de Nueva York disfrutando de las libertades cotidianas de una adolescencia sin supervisión.

Antes de seguir con la sesión vespertina, vamos a pasarnos por la Sala Gótica para ver que narices están haciendo y ¡Oh sorpresa!, y de las gordas. Están a punto de proyectar uno de los más destacados films del director austriaco Michael Haneke. Estamos hablando de Caché, del año 2005. Se trata de una coproducción Austria, Francia, Alemania e Italia. Se estrenó el 14 de mayo de 2005 en el Festival Internacional de Cannes, donde Michael Haneke recibió el galardón al mejor director. Como es habitual, en esta cinta Haneke juega con el espectador con la única premisa de que éste quiera participar en su juego. Las reglas de este pasatiempo no están claras del todo, quizás él tome ventaja. El camino está lleno de trampas y puede ser que cuando lleguemos al final no tengamos el merecido premio. Las interpretaciones son de altura, al menos los nombres, ya sabemos que a Haneke le gusta controlar hasta el más mínimo de los detalles. Empezamos con Daniel Auteuil (Asuntos Pendientes, El Juego de los Idiotas), seguimos con Juliette Binoche (El Paciente Inglés, Tres Colores: Azul, Godzilla) y Maurice Bénichou (Amelie, Le Temps du Loup) y acabamos con Annie Girardot (Rocco y Sus Hermanos, La Pianista, Votad al Señor Alcalde). Georges, de profesión periodista, empieza a recibir vídeos, rodados a escondidas en la calle, en los que se le ve con su familia, acompañados por extraños e inquietantes dibujos difíciles de interpretar. No sabe quién se los manda. Poco a poco, el contenido de los vídeos se hace más personal. Georges empieza a pensar que se trata de alguien que le conoce desde hace mucho tiempo. Siente que tanto él como su familia están amenazados. Por desgracia, dicha amenaza no es explícita y la policía rehúsa tomar cartas en el asunto.  

Volvemos a la sesión que dejamos abandonada. Tenemos que decir que ha sido por una buena causa. Sin más preámbulos nos disponemos a ver Mayhem de Joe Lynch. En el guion Matias Caruso. Con cierto bagaje a sus espaldas, Joe Lynch (Everly, Wrong Turn 2, 12 Deadly Days) se mueve como pez en el agua en el cine de acción. En Mayhem mezcla ese género con el que más nos gusta, el terror, saliendo de la coctelera una de las películas más entretenidas del año cinematográfico. Está protagonizada por Steven Yeun (The Walking Dead) que se deleita en su papel, sirviendo éste como un excelente recordatorio de porqué debería estar encabezando las listas de casting de Hollywood, con todo lo bueno y lo malo que esto conlleva en cuanto a comercialidad. Completan el reparto Samara Weaving (The Babysitter), Steven Brand (El Rey Escorpión, Hellraiser: Revelations) y Caroline Chikezie (Aeon Flux, Everly). Derek Cho es un trepa que descubre que el edificio de la firma de abogados está en cuarentena a causa de un peligroso virus que impulsa a los afectados a actuar según sus impulsos más salvajes.

No nos negaréis que ha sido un día muy intenso. Juramos y perjuramos que para poder seguir todos los acontecimientos solo hemos ingerido agua mineral sin gas con un par de aceitunas. De todas maneras, hay algo en nuestro interior que no necesita ningún tipo de aditivos, solo oler, como los tiburones, la sangre y ya seguimos el rastro del buen cine y de eso en TerrorMolins van sobrados.