Buscador

Translate

Medio Oficial

lunes, 6 de noviembre de 2017

Belzebuth review


Título original: Belzebuth

Año: 2016

Duración: 115 min.

País: México

Director: Emilio Portes

Guion: Luis Carlos Fuentes, Emilio Portes

Música: Aldo Max Rodriguez

Fotografía: Ramon Orozco Stoltenberg

Reparto: Joaquín Cosio, Tobin Bell, Tate Ellington, Giovanna Zacarías, Yunuen Pardo, José Sefami, Aida López, Enoc Leaño, Felipe Tututi, Norma Angélica


Buenas ideas, pero falta de ritmo.

Películas de posesiones y posteriores exorcismos hay a cholones, cientos. Y Belzebuth, sin ser una gran cinta como desgranaré después, tiene una idea realmente original. Relaciona atentados terroristas, tristemente un tema muy actual, con posesiones demoníacas. Evidentemente, esto es pura invención pero relacionar la encarnación del mal más absoluto con atentados masivos y cobardes me parece, hablando en términos de guion, una idea muy acertada.


Tras perder a su familia de manera extremadamente trágica, al detective Ritter debe investigar una matanza en una escuela perpetrada por un estudiante. Lo que parecía un caso bastante claro se torna mucho más denso al aparecer un sacerdote del vaticano con otro punto de vista.

Una persona como yo, curtida en mil batallas, que ni pestañea viendo las escenas más sangrientas y macabras no pude evitar apartar la mirada en una potentísima primera escena. No cabe duda que consigue capturar la atención del espectador, desgraciadamente es el mejor momento de la cinta, tras eso nos esperan casi dos horas (mucho más de lo necesario) de un aburrimiento gradual, incluso supino, hasta el punto que ya solo quieres que termine, salir a la calle y despejarte. Y la cinta tiene buenas ideas y algunas escenas curiosas, pero la falta de ritmo y las idas y venidas de un argumento incoherente (incluso para su género) hacen de Belzebuth una cinta difícilmente recomendable. Pero los numerosos problemas de argumento se ven algo opacados (pero para nada salvados) ante el buen trabajo de dirección, producción y reparto.

Dirige y coguioniza el mexicano Emilio Portes, con una estética que recuerda, salvando las distancias, a Seven de David Fincher, lo cual está bien, pero con un argumento bastante similar a El fin de los días de Peter Hyams, lo cual está mal. Tiene en el ritmo su mayor problema, aderezadas con algunas escenas algo “extrañas” (solo diré una palabra: Jesucristo), que a ratos piensas que te están tomando el pelo. Película mejicana con algunos actores americanos con poco que aportar, aun así el trabajo es correcto, Tobin Bell (saga Saw) y Tate Ellington (The Endless, Sinister 2) como los típicos personajes que dan algo de luz en los enigmas, pero quien sale mejor parado en términos interpretativos es el mejicano Joaquín Cosio (serie The Strain), auténtico protagonista de la cinta que tras la primera escena vas con él a muerte.


Cinta que no aguanta el listón impuesto tras su gran comienzo. Suprimiendo un mínimo treinta minutos habría salido algo bastante disfrutable, pues su lento ritmo y repetitivo argumento hacen de Belzebuth una película mediocre. Destacar, en lo positivo, una estética y una dirección más que decentes y unas interpretaciones tan buenas como desaprovechadas.

Firma: Oriol Hernández.