Buscador

Translate

Medio Oficial

miércoles, 11 de octubre de 2017

Crónica Festival de Sitges 2017 día 6


Martes 10 de Octubre

El ambiente se va caldeando por momentos y nuestras neuronas ya empiezan a acusar la asimilación de la ingente información que nos cae encima. Suerte que los momentos de descanso los aprovechamos al máximo y los contactos se multiplican. ¿Quién sabe?, cómo decía aquel: amigos hasta en el infierno.

¿Qué mejor que empezar el día que con un producto de procedencia japonesa? Nos estamos refiriendo a A Bride for Rip Van Winkle (Rippu Van Winkuru no hanayome) cuya autoría tanto en la dirección como en el guion recae en Shunji Iwai. De su filmografía destacaríamos New York, I Love You, Carta de Amor y All About Lily Chou-Chou. Ahora os imagino pensando que se nos ha ido la olla al hablar de un autor que destaca en el subgénero de Romance, pero no os preocupéis en la película que estamos destacando introduce algo de drama y misterio. El director japonés desgarra la falsa promesa del matrimonio y la vida burguesa. Es una historia cruel pero fascinante de la inexorable caída de la esposa cuando ella sucumbe a los servicios de un sombrío Mr. Fix It. Expone la desesperación y el engaño involucrados en la búsqueda del amor. Vamos con el plano interpretativo. Empezamos por Haru Kuroki (La Casa del Tejado Rojo), a continuación mencionamos a Cocco (Kotoko, Vital y Pulse) y finalmente nombrar a Gô Ayano (Ikari). Nanami es una apática profesora de secundaria a tiempo parcial, cuyo único consuelo viene de conectar con otros en “Planet”, una nueva red social. Un día, un joven llamado Tetsuya le envía mensajes y le pide conocerse en persona. Los dos empiezan a salir y pronto se comprometen. Cuando Testuya pide a Nanami que aumente su lista de invitados para la boda, Nanami recurre a su amigo online, Amuro, un auto-proclamado chanchullero, que contrata a actores para interpretar los invitados de Nanami en su gran día.

Nuestro deseo de más cine se ve recompensado ipso facto con la proyección de una de las películas más esperadas en la edición del Festival de 2017. Nos estamos refiriendo a Blade of the Inmortal (Mugen no jûnin) del también inmortal, cinematográficamente hablando, Takashi Miike. Como ya es habitual se desentiende del guion, estando a su cargo en esta ocasión Tetsuya Oishi. Está basado en el manga del mismo nombre cuyo autor es Hiroaki Samura. No os preocupéis os vamos a ahorrar una disección de la carrera Mr. Miike, solo indicar que es uno de los nuestros y un habitual de estar tierras al empezar el otoño. Como curiosidad decir que es la película centésima de uno de los más prolíficos autores del cine japonés, dando la sensación de que se siente como un guerrero sin edad que no puede ser mal criticado cada vez que se pone detrás de la cámara. El protagonista es Takuya Kimura (El Castillo Ambulante y 2046) en el papel de Manji. Le secundan Hana Sugisaki y Sôta Fukushi. Manji es un samurái con poderes curativos al cual le han permitido conservar su juventud y ganarse la fama de inmortal. Mani ayuda a una joven llamada Rin a vengar a sus padres, adentrándose ambos en un camino repleto de peleas y muerte.

Sin abandonar Asia nos disponemos a ver A Day (Ha-roo) del surcoreano Sun-ho Cho, autor también del guion. Nos encontramos ante un debut, cosa que ya nos hace abrir los ojos dada la calidad de las óperas primas de esta edición. La historia avanza en temas de culpa, venganza y perdón encontrando un final que es a la vez inesperado y conmovedor. Las películas en bucle pueden parecer a simple vista predecibles, tanto como las de metraje encontrado. En A Day la tropa tiene un montón de kilómetros. Vamos con las interpretaciones. Empezamos con Myung-min Kim (Deranged y El Otro Lado del Espejo). A continuación nos encontramos con Yo-han Byeon y Hye-Sun Shin. Un hombre que es testigo de un accidente de coche que involucra a su hija se encuentra atrapado en un bucle en el que los sucesos se repiten una y otra vez delante de él.

Abandonamos ya Asia para visionar la película francesa Hostile, escrita y dirigida por Mathieu Turi, que hace su debut en el largometraje. Turi alterna las sucesivas secuencias de horror post-apocalípticas con flashbacks contados en un estilo que requiere que los espectadores pongan lentamente juntas las dramáticas piezas del rompecabezas. Él mezcla estos dos aspectos magistralmente y lleva Hostile a lugares sorprendentes. Turi se muestra a sí mismo adicto al suspense, ya que nos proporciona emocionantes escenas dramáticas. La película ofrece a los espectadores la oportunidad de cuidar de verdad a sus personajes. Nos encontramos con un film que ofrece impresionantes efectos gore y espeluznantes monstruos. Entre los intérpretes nos encontramos con Brittany Ashworth, Grégory Fitoussi y Javier Botet (Mamá y la saga [Rec]). Juliette, sobreviviente solitaria de una era apocalíptica, lucha para sobrevivir contra el hambre, la sed, una pierna rota y extrañas criaturas perturbadoras que sólo salen por la noche.

Para acabar por nos disponemos a ver la producción alemana Fluidø de la taiwanesa Shu Lea Cheang, que también se encarga del guion y a la cual la podríamos calificar como artista multimedia, siendo una prominente figura del new media art. Comentar que en el año 2000 dirigió el largometraje I.K.U., una película pornográfica inspirada en Blade Runner y que estuvo nominada para el International Fantasy Film Award. Según palabras de la propia directora: "La propagación mundial de la epidemia del SIDA que comenzó a finales de los años setenta benefició principalmente a varias compañías farmacéuticas que trabajaban con los gobiernos para encontrar una cura. Desde la introducción del AZT en 1987, cada liberación de nuevas drogas experimentales trae nueva esperanza para poner fin a la crisis. Con la película FLUIDØ, la existencia de los GEN ZERO genéticamente mutados manifiesta los fracasados experimentos de fármacos contra el SIDA ideados por el gobierno y la industria farmacéutica a finales del siglo XX". En las interpretaciones tenemos a Bishop Black, Kristina Marlen y William E. Morris. Ubicado en el futuro post-SIDA de 2060, donde el Gobierno es el primero en declarar la era libre de SIDA, los virus del SIDA mutados dan a luz a ZERO GEN: seres humanos que han evolucionado genéticamente de una manera muy singular. Estos generadores ZERO son los portadores de bio-fármacos cuyo fluido blanco es el híper-narcótico del siglo XXI. La eyaculación de estos seres es intoxicante y la nueva forma de mercancía sexual en el futuro. El nuevo medicamento, el código llamado DELTA, se difunde a través del contacto con la piel y crea una gran adicción.

Un gran día de cine como habéis podido comprobar. Nos vamos a que nos dé un poco el aire para que las neuronas, de las que hemos hablado al inicio, se renueven y así estar preparados para la jornada de mañana.